Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Multas en transporte público: ¿por qué me pueden sancionar?

Viajar sin billete válido, fumar en el vehículo, molestar al conductor o a los pasajeros y realizar actos que deterioren el equipamiento son acciones sancionables

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 27 diciembre de 2019
Imagen: Nick Walker

Como usuario de metro, autobús o tren debes saber que hay conductas en los transportes públicos que suponen una infracción y conllevan un apercibimiento y una multa. Incluso si la falta es muy grave, pueden desalojarte del vehículo e impedirte viajar. Hay infracciones recogidas en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT); otras acciones (y sus correspondientes multas) dependen de cada comunidad autónoma o de cada ayuntamiento. Sin embargo, coinciden en penalizar acciones como viajar sin billete o con el de otra persona, que son las más comunes por las que se ponen multas. Además, como explicamos en este artículo, está también sancionado fumar o comer en el vehículo, pedir limosna, molestar al conductor o a los pasajeros y realizar actos que deterioren el equipamiento o instalaciones. 

Acciones en el transporte público sancionables por la ley

Las causas  más habituales que son motivo de sanción en el transporte público son “no llevar título de transporte válido o llevar el de otra persona, además de la utilización incorrecta del título de transporte”, señalan desde Metro de Madrid.


Imagen: Public-domain-pictures

Al margen de estas causas hay toda una serie de acciones sancionables en el transporte público, que recoge de manera general la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres:

  • Impedir o forzar la apertura o cierre de las puertas de acceso a los vehículos.
  • Manipular los mecanismos de apertura o cierre de las puertas de acceso al vehículo o de cualquiera de sus compartimentos previstos para su accionamiento exclusivo por el personal de la empresa transportista.
  • Hacer uso sin causa justificada de cualquiera de los mecanismos de seguridad o socorro instalados en el vehículo para casos de emergencia.
  • Abandonar el vehículo o acceder a éste fuera de las paradas en su caso establecidas al efecto, salvo causa justificada.
  • Realizar, sin causa justificada, cualquier acto susceptible de distraer la atención del conductor o entorpecer su labor cuando el vehículo se encuentre en marcha.
  • Viajar en lugares distintos a los habilitados para los usuarios.
  • Toda acción injustificada que pueda implicar deterioro o causar suciedad en los vehículos o estaciones de transporte.

¿Qué otras conductas son infracciones?

Cada gobierno autonómico o ayuntamiento (los responsables del transporte público) incluyen diversas acciones que consideran infracciones leves o graves. Carolina Moreno, desde Metro de Sevilla, señala algunas de las conductas consideradas infracciones en su Reglamento de Regulación del Servicio en Andalucía, pero que coinciden con las actitudes sancionables en la mayoría de localidades y medios de transporte público. Entre ellas destacan “las que afecten a la seguridad”, como bajar a las vías o introducirse en los túneles, introducir objetos o materiales que puedan ser peligrosos o molestos para los usuarios, usar sin causa justificada los elementos de parada de emergencia, intentar entrar o salir del tren después de que haya sonado la señal acústica o subir y bajar del vehículo cuando ya esté en movimiento.

Fumar, comer o presentar síntomas de embriaguez son infracciones que tendrán su correspondiente multa

Molestar al resto de viajeros o distraer al conductor son también conductas sancionables, así como alterar el orden público. No se permite circular sobre patines o similares ni la utilización de equipos de música o radio sin auriculares. Todo comportamiento que implique peligro para la integridad física de los demás usuarios o pueda considerarse molesto u ofensivo para el personal de la compañía conllevará una sanción.

Fumar, comer o presentar síntomas de ebriedad son infracciones que tendrán su correspondiente multa. “También está prohibido distribuir publicidad, prensa gratuita, fijar carteles, mendigar, organizar sorteos o juegos de azar y vender bienes o servicios“, apunta Moreno. Y tampoco se permite grabar imágenes y sonido en las instalaciones, salvo autorización.

Las mismas o similares acciones se consideran infracciones en el caso de los trenes de Renfe. Como aseguran desde la compañía ferroviaria, el viajero que represente un peligro para la seguridad o que incomode a los otros viajeros “puede quedar excluido del transporte sin derecho a reembolso del precio de transporte”.


Imagen: StockSnap

Las multas varían según la comunidad y el ayuntamiento

Las infracciones llevan aparejada, por lo general, una sanción. En el caso de las señaladas en la LOTT es “de 200 euros, con una reducción del 30 % por pronto pago”, comentan fuentes de Metro de Madrid.

En caso del resto de infracciones, la multa económica dependerá del ayuntamiento o comunidad autónoma. Por ejemplo, en Ourense (Galicia) las sanciones en los autobuses urbanos (según la gravedad de la infracción) oscilan entre 400 y 1.700 euros; y en el metro madrileño, el uso incorrecto del título de transporte conlleva una multa de 100 euros en caso de la tarjeta de transporte público normal (es de 144 euros, para las tarjetas bonificadas y de 200 euros, si es la tarjeta de transporte público anual).

En el transporte público andaluz las infracciones se sancionarán según su gravedad, y para la graduación de las sanciones “se tendrán en cuenta la repercusión social de la infracción, la intencionalidad y el daño causado, en su caso”, como explica Carolina Moreno desde Metro de Sevilla. En el caso concreto de este suburbano, las infracciones leves suponen una multa de hasta 270 euros; las graves, de 270,01 euros a 1.380 euros; y las muy graves, de 1.380,01 euros a 2.760 euros.

¿Te pueden expulsar de un bus o metro? 

Al acceder a un transporte público conviene tener en cuenta que siempre es posible ser expulsado si así lo considera la autoridad competente. Puede ser motivo de expulsión cualquier circunstancia que suponga peligro para los viajeros, los trabajadores o la circulación de los trenes o autobuses.

Por ejemplo, como indican desde Metro de Madrid, en un medio de transporte público “se puede expulsar a cualquier viajero que repita insistentemente alguna de las conductas sancionables” o que realice cualquier conducta que la autoridad competente (Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local y seguridad interna) considere peligrosa.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones