Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Reposacodos

Su uso está indicado para quienes pasan muchas horas al volante y suelen conducir apoyando el brazo en la ventanilla o en el tirador de la puerta

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 28 agosto de 2006
Apoyar el codo izquierdo sobre el marco de la ventanilla o el tirador de la puerta es una postura muy común entre los conductores. Sin embargo, estos elementos no están pensados para esta función y habitualmente son demasiado duros o están mal situados.

El escaso espacio sobre el que descansa el codo y la mala postura que conlleva hacerlo de esa forma puede producir, con el tiempo, molestias crónicas como bursitis, tendinitis, codo de tenista o nódulos reumáticos.

Pensando en los conductores profesionales o aquellos que pasan muchas horas al volante y suelen conducir en esta postura, una empresa alemana ha diseñado un reposacodos de muy fácil instalación en el vehículo. Los derechos de patente y fabricación en España pertenecen a una empresa cántabra.

Este reposacodos es en realidad un objeto mullido y ergonómico, fabricado en poliuretano de baja densidad, que ha sido diseñado para adaptarse a las características del brazo. En la actualidad está disponible en varios colores, entre ellos negro, gris y azul.

El montaje se realiza mediante unas piezas de chapa que se colocan entre el cristal y la junta de goma de la ventanilla. Estos soportes vienen en dos tipos de cortes, rectangular y curvado, para adaptarse a la mayoría de los marcos de las ventanas. No es válido para todos los modelos, por lo que antes de comprar es necesario comprobar que se adaptará a nuestro automóvil.

Para fijar este dispositivo en los tiradores de las puertas dispone de una lámina adhesiva. La sujeción, si se prefiere en este lugar, se efectúa con velcro. Para hacerlo, es conveniente limpiar primero con alcohol la superficie sobre la que se va a adherir.

Al parecer, el uso de este reposacodos podría prevenir en algunos casos los síndromes cubital y del nervio ulnaris, conocidos como "codo de camionero".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones