Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Comprar y alquiler

Vehículos adaptados para minusválidos

Adaptar un vehículo para personas con minusvalías físicas puede suponer 4.500 euros

¿Cómo acelera el coche una persona que no puede mover sus piernas? ¿Cómo cambia de marcha o frena? Las personas con discapacidades físicas también conducen, por supuesto, aunque para ello deban superar algunas trabas. Una de ellas es la adaptación que han de realizar de sus vehículos. En España existen numerosas empresas que se dedican a adaptarlos en función de las necesidades concretas de cada minusválido. El coste de esas modificaciones depende de muchos factores y puede ascender a 4.500 euros. Al respecto, aún se escuchan muchas voces que no consideran suficientes las subvenciones prestadas desde las administraciones.

Adaptaciones más demandadas

La Fundación de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) impulsó en 1992 la adaptación de vehículos a las necesidades de los discapacitados. Para ello, creó Fundosa Accesibilidad, una sociedad pionera en la adecuación de turismos, furgonetas y autocares para personas discapacitadas. Así, su director general, Luis Alonso, confirma que en 2002 realizaron 180 adaptaciones (119 para particulares y 61 para taxistas) y en 2003, un total de 288 (214 para particulares y 74 para taxistas).

En general, el montaje y la puesta a punto de estos sistemas de ayuda se llevan a cabo en talleres especializados que cumplen con todas las normativas de seguridad europeas. En prácticamente todas las provincias españolas hay lugares que se dedican a estas adecuaciones. El tiempo necesario para llevarlas a cabo ronda el mes. El número exacto de vehículos adaptados en España es difícil de concretar, aunque, a modo de ilustración, se puede decir que la Junta de Andalucía ha autorizado desde 1998 a 2003 más de 3.840 casos de reformas, según declara un portavoz del Gobierno andaluz.

Tal y como aclara Miguel Ángel Fernández, técnico de la empresa Fundosa Accesibilidad, “cada vehículo se adapta a las necesidades específicas en función del tipo de discapacidad de la persona que lo vaya a conducir”. Además, aunque dos individuos puedan tener la misma lesión, “cada uno contará con unos hábitos de conducción propios”. Asimismo, asegura que estos vehículos podrán ser conducidos también por una persona que no tenga ninguna minusvalía, únicamente deberá desconectar los mecanismos especiales.

Fernández explica que las adaptaciones más demandadas son aquellas que pasan por instalar los distintos mecanismos de conducción en el volante, sustituyendo así los pedales de los coches tradicionales. De este modo, una persona parapléjica podrá manejar con las manos el acelerador, el freno y el embrague. Asimismo, suele optar por un cambio de marchas automático.

Indica, al respecto, que el acelerador se acciona mediante un aro situado encima del volante, del mismo tamaño que éste último, lo que permite al conductor mantener la velocidad que desea sin soltar las manos de la dirección. “Empuja el aro hacia el volante original y de esta forma va aumentando la velocidad”, explica el técnico. Por su parte, el freno, que sale de uno de los lados del volante, bien el izquierdo o el derecho, tiene forma de palanca.

Este especialista precisa que entre las solicitudes más demandadas se encuentra, además, el acelerador electrónico, que puede ser de palanca, es decir, se adapta a uno de los lados del volante y tiene como ventaja el conservar el ‘airbag’, o de pomo, que es el que tiene la opción de programar la velocidad. Cualquiera de estas alternativas posibilita la conservación del volante original. Por otro lado, hay comandos en los que se aglutinan varios dispositivos, como luces, limpiaparabrisas, claxon, intermitentes, etcétera, lo que contribuye a hacer más fácil al minusválido la conducción de su vehículo.

En el caso de personas que van en silla de ruedas y no pueden desprenderse de ellas, existe la posibilidad de realizar un cajeado, es decir, mover los asientos según la necesidad. De este modo, no tendrían por qué ir siempre en la parte trasera del vehículo, sino que podrían situarse en la posición del copiloto e, incluso, en la del conductor sin tener que abandonar su silla. De todos modos, esta alternativa es bastante costosa (desde 9.000 euros hasta 20.000).

Una de las empresas dedicada a la creación e instalación de cajeados es Adapta-Auto, situada en Murcia y que cuenta con clientes en todo el mundo. Según su gerente, Juan Carlos Carrión, es una de las pocas firmas que vende automóviles de segunda mano adaptados de diferentes formas: lateral, trasera, central, para conductor o copiloto, así como adaptaciones totales. “Todas ellas dan completa funcionalidad al vehículo para ser utilizado por el discapacitado”. Se trata de una iniciativa a tener en cuenta, dado el alto precio de un coche nuevo, al que hay que añadir el coste de las reformas.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Precios y ayudas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones