Daño cerebral adquirido: qué gestiones hacer y cómo acceder a los recursos

Tras sufrir un daño cerebral, las personas necesitan distintos tipos de apoyo. En esta guía práctica de recursos, te explicamos cuáles son los principales trámites que hay que hacer y dónde buscar ayuda
Por Fegadace 6 de julio de 2022
daño cerebral qué tramites hacer
Imagen: Melk Hagelslag
Desde que se produce el daño cerebral adquirido (DCA), tanto la atención a la persona afectada como a su familia pasa por diferentes etapas: la fase aguda (hospitalaria), la subaguda (rehabilitación) y la fase de estabilización. Cada una de ellas requiere de diferentes recursos y servicios de apoyo y atención, así como de trámites sociales específicos en cada una de las fases, y que se describen a continuación.

1. Fase aguda: trámites durante la estancia hospitalaria

En ese primer momento de hospitalización del paciente, los trámites que se deben realizar pueden ser los siguientes:

🔶 Incapacidad Temporal

Si la persona con DCA estaba de alta en la Seguridad Social o en situación asimilada al alta (percibe prestación de desempleo, permiso de maternidad o paternidad…), se debe solicitar su baja laboral a su médico de cabecera y presentarla en la empresa, INEM, Seguridad Social o mutua de referencia según el caso.

Eso le permitirá a la persona percibir una prestación económica que trata de cubrir la falta de ingresos durante el tiempo que no pueda trabajar. Esta situación de incapacidad temporal puede durar un año o alargarse por un máximo 18 meses, según la valoración que vaya haciendo durante ese tiempo la Seguridad Social.

🔶 Permisos de trabajo para algunos miembros de la familia

Los permisos por accidente, enfermedad grave u hospitalización pueden ser remunerados (de la Seguridad Social) o no remunerados (según el convenio colectivo de cada sector).

🔶 Denuncia en los casos de accidentes de tráfico

Si la propia persona no está en condiciones, puede hacerlo la persona de la familia más cercana. La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene un servicio de Atención a Víctimas de Accidentes de tráfico, donde la persona o su familia pueden encontrar información.

🔶 Trámites en las aseguradoras

En los casos de accidentes laborales, accidentes de tráfico o de personas vinculadas a mutuas de funcionarios públicos o personal militar (como MUFACE, ISFAS o MUGEJU), se debe informar lo antes posible de cuál es la aseguradora con el fin de hacerles llegar los informes médicos del hospital y las necesidades al alta del familiar con DCA: tratamientos futuros, ayudas técnicas o soportes necesarios.

qué tramites hay que hacer tras daño cerebral
Imagen: congerdesign

2. Fase subaguda: recursos y trámites al volver al domicilio y en la rehabilitación

Existen centros públicos específicos a través del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) con servicios de rehabilitación. Son estos:

🔶 Centros de Referencia Estatal (CRE)

Entre ellos destacamos el CEADAC (Madrid), especializado en DCA, donde además se realiza una rehabilitación integral en régimen de internado o de atención diurna.

🔶 Centros de Recuperación de Personas con Discapacidad Física (CRMF)

Estos centros, con un enfoque integrado de la rehabilitación, prestan un conjunto de servicios de contenido médico, psicosocial y de orientación y formación profesional ocupacional para personas con discapacidad física o sensorial en edad laboral. El centro ubicado en Bergondo (A Coruña) dispone de unidad específica de DCA.

🔶 Asociaciones de daño cerebral

Son entidades sin ánimo de lucro, impulsadas por personas con DCA y sus familias, que ofrecen apoyo desde el primer momento de la lesión cerebral hasta la fase de estabilización. Muchas de estas entidades disponen de servicios de rehabilitación integral.

En cuanto a los trámites más comunes en esta fase, enumeramos los siguientes:

🔷 Paso de la situación de incapacidad temporal a la de incapacidad permanente

Si la persona estaba trabajando en el momento del DCA y al finalizar el periodo de baja laboral no puede volver a incorporarse al mundo laboral, se inicia el expediente de incapacidad permanente de cara a la percepción de una pensión económica.

Hay cuatro grados de incapacidad permanente, cada uno de ellos con diferente cuantía:

  • Parcial
  • Total
  • Absoluta
  • Gran invalidez

La incapacidad permanente puede ser revisada si lo indica la resolución.

🔷 Reconocimiento de discapacidad

Se expresa en un porcentaje que indica las dificultades que una persona puede tener en su vida diaria. A partir del 33 % se puede acceder a una serie de beneficios: fiscales, laborales, económicos, educativos o sociales, entre otros.

🔷 Reconocimiento de la situación de dependencia

Una persona es “dependiente” cuando necesita ayuda de otra para realizar actividades de la vida diaria como vestirse, asearse, preparar comidas… Se contemplan tres grados, en función de las necesidades de apoyo que requiere la persona para realizar actividades diarias. Este reconocimiento sirve para poder acceder a servicios o prestaciones económicas incluidos en la cartera de servicios sociales para la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.

ayudas por daño cerebral
Imagen: aldineiderios

3. Fase de estabilización: vivir con el daño cerebral, mantenimiento e inclusión social

En esta etapa, los principales recursos son los siguientes:

🔶 Centros de día

El centro de día para daño cerebral ofrece atención diurna para preservar y mejorar la autonomía funcional y social de las personas usuarias, que una vez terminada la fase de rehabilitación tienen dificultades de inserción social, familiar o profesional. Este tipo de recursos reducen la carga que los cuidados diarios suponen para las familias. Combina actividades rehabilitadoras y acciones de convivencia e inclusivas con otras personas.

🔶 Residencias con atención específica

Las residencias con atención específica a personas con daño cerebral brindan un servicio para personas con DCA que, por diferentes circunstancias, no pueden residir en su propio domicilio, habitualmente en situación de gran dependencia. En ellas se atiende a la persona abordando objetivos en las áreas de autonomía personal, las relaciones sociales, la ocupación y el ocio.

🔶 Viviendas tuteladas

Las viviendas tuteladas para personas con daño cerebral son otra opción. Las personas jóvenes con daño cerebral y con cierto grado de autonomía pueden llevar una vida con bajos niveles de supervisión y con expectativas de lograr un empleo. Estas viviendas facilitan que estas personas construyan un proyecto de vida independiente. En este entorno, con apoyo de profesionales y de otras personas con DCA, aprenden a vivir en convivencia para, poco a poco, hacerlo de forma autónoma.

🔶 Servicio de orientación laboral

Promueve la búsqueda de empleo, la formación y la cualificación de las personas con DCA, reforzando sus capacidades y reduciendo sus limitaciones. Con la formación idónea, las adaptaciones del puesto de trabajo, información de calidad y sensibilización del entorno laboral, muchas personas con DCA pueden volver a trabajar.

🔶 Asociaciones de daño cerebral

Además de los servicios de rehabilitación citados, el programa principal que impulsan las asociaciones de daño cerebral es el de información y apoyo a las familias. Asimismo, han puesto en marcha otros proyectos orientados a la promoción de la autonomía personal y a la inclusión de las personas con DCA.

recursos para daño cerebral adquirido
Imagen: Fegadace

Recomendaciones para tener en cuenta en los trámites y gestiones sociales

  • Anotar la fecha en la que se recibe la resolución, ya que en caso de reclamar, el plazo cuenta desde que se recibe.
  • Crear carpetas donde guardar la documentación del familiar. Puede ser tanto física (impresa) como digital (en ordenador) escaneando la documentación para evitar que se pierda o se estropee.
  • Derecho a tener la copia de la historia clínica y social. Se recomienda solicitar copia de los trámites realizados (valoración discapacidad, dependencia, etc.), así como de cualquier informe médico o social que se haya hecho.
  • Aportar información clara y real para poder llevar a cabo una intervención social ajustada a la situación de cada persona. A veces, cuando un individuo no comunica u omite información, puede verse perjudicado. Por ejemplo, si una persona tiene deudas con la Seguridad Social o Hacienda, esto impide que pueda solicitar una ayuda pública. De igual manera, no informar de un cambio en la situación familiar o económica puede conllevar un incumplimiento de los requisitos y, por tanto, la suspensión de la ayuda con la devolución de todos los importes percibidos de modo indebido.
  • Informarse en cada ayuntamiento de ayudas específicas. Hay ayudas y servicios que gestiona cada ayuntamiento de manera independiente, por lo que es importante acudir a Servicios Sociales del municipio donde reside la persona con DCA para informarse.

Independientemente del momento del DCA en el que esté el paciente, siempre es posible recurrir a los trabajadores sociales que se encuentran en el hospital durante la fase inicial. También a los que están en Servicios Sociales, el centro de salud y las asociaciones especializadas de DCA, que informarán sobre derechos y trámites de recursos o ayudas a los que se pueden acceder.

Este artículo ha sido escrito por Eugenia Veloso Osuna, Olalla Domínguez Díaz y Laura Segade Fernández, trabajadoras sociales de Sarela.
Sigue a Consumer en Instagram, X, Threads, Facebook, Linkedin o Youtube