El Gobierno británico quiere abrir consultas médicas en comercios, gimnasios o farmacias

La medida pretende hacerlas más accesibles a los enfermos con limitaciones horarias para conseguir una cita
Por mediatrader 19 de septiembre de 2007

Con el objetivo de hacerlas más accesibles a los enfermos que puedan tener dificultades para conseguir una cita con su médico de cabecera por culpa de las limitaciones horarias, el Gobierno británico quiere abrir consultas médicas en comercios, gimnasios, farmacias y otros establecimientos.

El Ejecutivo pretende así apoyar de esa forma los llamamientos de los dirigentes empresariales, que abogan por una total reestructuración de esos servicios médicos porque el sistema actual lleva a la pérdida anual de millones de horas de trabajo. La Confederación de la Industria Británica (CBI) cifró el lunes en más de mil millones de libras (1.470 millones de euros) las pérdidas que soportan las empresas de este país por culpa de los horarios restringidos de las actuales consultas médicas. Los empresarios argumentan que los pacientes deberían poder acudir al menos a dos médicos de cabecera, uno próximo a su domicilio y otro al lugar de trabajo, y no sólo a uno, como ocurre ahora, para acelerar el proceso.

Así, el secretario de Estado responsable de Salud, lord Darzi of Denham, va a reunirse con empresas que cuentan con importantes redes de sucursales, desde las farmacias Boots o Lloyds hasta el grupo Virgin, para ver la posibilidad de abrir en ellas consultas médicas.

Por su parte, la Asociación Médica Británica se opone a los cambios y ha advertido de que el hecho de registrarse en más de una consulta médica puede llevar a conflictos entre distintos diagnósticos.