Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El pez cebra ayudará a conseguir terapias más eficaces contra la leucemia

La progresión de la enfermedad en este animal y en los humanos es similar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 10 febrero de 2003
Los científicos que buscan genes responsables de la leucemia aguda linfoblástica de las células T poseen ahora una nueva herramienta, un sistema que se vale de potentes técnicas genéticas en un modelo de pez cebra, según publica la revista "Science".

Investigadores del Instituto Oncológico Dana-Faber, en Boston (EE.UU.), han creado un modelo de pez cebra que ayudará a los científicos a señalar o marcar los genes que aceleran o retardan la expansión de las células en la leucemia aguda linfoblástica de células T.

Y es que en este animal acuático la progresión de esta enfermedad se produce de forma similar a como lo hace en los humanos. De esta manera, los científicos esperan encontrar respuestas sobre este proceso oncológico y conseguir terapias más eficaces.

La creación del pez cebra genéticamente programado para desarrollar la leucemia permitirá a los investigadores estudiar miles de genes de este animal para observar si algunas mutaciones o la falta de ciertos genes contribuyen a la formación de esta enfermedad o a su prevención. Aunque ya se conoce que el gen Myc está involucrado en el proceso cancerígeno, en la evolución del cáncer intervienen más genes.

Los autores del estudio indican que el pez cebra es un buen modelo para estudiar el cáncer humano. Su genoma contiene alrededor de 30.000 genes, que viene a ser casi el mismo número de genes que el genoma humano, y muchos se corresponden estrechamente entre las dos especies.

Los expertos del Dana-Faber fusionaron el gen Myc, que tiene una función importante en la leucemia humana y en el linfoma, a otro del pez cebra que trabaja exclusivamente en las células linfoides, aquellas que se encuentran dañadas en este tipo de cáncer. Esta pareja genética fue unida a su vez con un tercer gen responsable de que las células leucémicas mostraran un color verde al ser iluminadas con una luz fluorescente.

Días después de haber inyectado los genes en el ADN de los embriones se detectaron las primeras concentraciones de células leucémicas verdes fluorescentes alrededor del timo (glándula implicada en el desarrollo del sistema inmune), cerca de las branquias y en los tejidos que están al lado de los ojos. Poco después, estas células se diseminaron hasta el sistema músculo-esquelético y hacia los órganos abdominales.

El nuevo modelo proporcionará una forma más rápida y directa de testar nuevos medicamentos contra la enfermedad.

Etiquetas:

cebra Leucemia pez

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones