Estrés laboral

Afecta al 28% de los trabajadores de la Unión Europea
Por Luis Osma 10 de marzo de 2003

El estrés es el segundo problema de salud en la Unión Europea relacionado con el trabajo, tras el dolor de espalda, y afecta a más de cuarenta millones de personas cada año. Además, es la causa de la mitad de las jornadas perdidas por absentismo laboral. Sin embargo, existen fórmulas concretas para luchar contra él, y empresas de toda la UE ya lo están haciendo, contribuyendo así a mejorar la calidad de vida de sus trabajadores.

Las dos caras del estrés: estímulo y depresión

El estrés es un mecanismo programado en los genes de nuestros antepasados prehistóricos que les permitía huir o luchar ante una amenaza, según la definición de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Fisiológicamente, incrementa la producción de las dos hormonas necesarias para la actividad física, la adrenalina y el cortisol, elevando el ritmo cardiaco, la presión arterial y el metabolismo.

En algunos casos el estrés resulta beneficioso, ya que nos estimula para afrontar nuevos retos. No obstante, a cierto nivel también puede provocar ansiedad y depresión, indigestión, palpitaciones y trastornos musculares.

En la UE el estrés relacionado con el trabajo es el segundo problema de salud laboral más común, tras el dolor de espalda. Afecta al 28% de los trabajadores de la Unión, o lo que es lo mismo, a 41,2 millones de personas, según la Tercera encuesta europea sobre las condiciones de trabajo publicada en 2001 por la Fundación Europea. Esta cifra es mayor que la población total de España o la suma de los habitantes de Portugal, los Países Bajos y Bélgica.

El estrés puede afectar a cualquier persona, en todas las organizaciones y sectores y a todos los niveles. Con todo, la proporción de mujeres que dicen experimentar estrés es más elevada que la de los hombres, según datos del estudio Salud y seguridad de los trabajadores elaborado por Eurostat en 2002.

Causas principales

Los estudios de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (AESS) demuestran que el estrés laboral se debe a un desajuste entre los trabajadores y sus condiciones de trabajo, el contenido del mismo o la manera en que está estructurada la organización. Las causas que destaca la AESS son las siguientes:

  • Exceso y falta de trabajoAusencia de una descripción clara del trabajo o de la cadena de mando
  • Falta de reconocimiento o recompensa por un buen rendimiento laboral
  • No tener oportunidad de exponer las quejas
  • Responsabilidades múltiples, pero poca autoridad o capacidad de tomar decisiones
  • Falta de control o de satisfacción del trabajador por el producto terminado fruto de su trabajo
  • Superiores, colegas o subordinados que no cooperan ni apoyan
  • Inseguridad en el empleo, poca estabilidad de la posición
  • Verse expuesto a prejuicios en función de la edad, el sexo, la raza, el origen étnico o la religión
  • Exposición a la violencia, a amenazas o a intimidaciones.
  • Condiciones de trabajo físico desagradables o peligrosas
  • No tener oportunidad de servirse eficazmente del talento o las capacidades personales
  • Posibilidad de que un pequeño error tenga consecuencias serias o incluso desastrosas.

Repercusiones sobre la salud

Según diversas investigaciones independientes publicadas por la Comisión Europea en la Guía sobre el estrés relacionado con el trabajo de la UE, las enfermedades cardiovasculares -que son la causa principal de muerte en la Unión- aparecen relacionadas con el estrés en un 22% del total de casos de trabajadoras y un 16% de trabajadores.

La Guía remarca también la relación entre el estrés y el cáncer; si bien no lo causa de manera directa, diversos comportamientos relacionados con éste aumentan de forma secundaria el riesgo de padecer la enfermedad. Los más importantes son el abuso del tabaco y la sobrealimentación, especialmente a base de alimentos grasos.

El estrés se encuentra relacionado con trastornos musculoesqueléticos, sobre todo de los brazos, el cuello y la región lumbar; y gastrointestinales, entre los que destaca el síndrome del colon irritable, que causa dolorosos espasmos del intestino grueso.

La ansiedad, los sentimientos de tristeza y aflicción y sus comportamientos relacionados también suelen formar parte de las reacciones al estrés por parte de muchas personas. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo apunta que también es probable que contribuya a los 5 millones de accidentes laborales con más de tres días de baja, a los 48.000 suicidios y los 480.000 intentos de suicidio que se registraron en la UE en 2001.

Por último, la Guía sobre el estrés relacionado con el trabajo subraya la vinculación entre el estrés y las enfermedades relacionadas con el alcohol, el tabaco y el abuso de drogas.

Impacto económico

Según la Comisión Europea, el estrés relacionado con el trabajo y los problemas mentales que implica cuestan a la UE 20.000 millones de euros anuales. Además, apunta que entre el 50% y el 60% de las jornadas laborales perdidas están relacionadas con este trastorno.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo destaca que el estrés laboral está relacionado con un elevado volumen de rotación del personal, menor productividad y medidas de seguridad, y la baja moral y mayores demandas de compensación por parte de los trabajadores, así como con la falta de innovación.

La AESS añade que según informes no confirmados, una organización o departamento que tenga más del 40% del personal con problemas de estrés no es comercialmente viable.

Medidas legales contra el estrés

En estos momentos no existe una legislación específicamente dedicada a evitar el estrés laboral, ni a escala comunitaria y nacional. Sin embargo, existen normativas que pueden aplicarse con toda claridad a este problema.

La legislación de la Unión Europea -de obligado cumplimiento en los países miembros- incluye la Directiva Marco (89/391/CEE), que dice: “los empresarios deberán garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo”.

Además, las Directivas 90/270/CEE y 92/85/CEE se refieren respectivamente a las medidas mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización y a la mejora de la seguridad y la salud laboral de las trabajadoras embarazadas. Ambas se refieren específicamente a la necesidad de tener en cuenta la fatiga mental.

En España la Ley de Prevención de Riesgos Laborales aborda el problema del estrés de una forma parcial. Sin embargo, Charo Rodríguez, técnica en Salud Laboral de UGT, considera que dicha ley no es suficiente. La especialista apunta que existe una relación directa entre el estrés y los accidentes laborales, y se lamenta de que “mientras resulte más barato un accidente que la prevención no se acabará tan fácilmente con este problema”.

Por su parte, Juan Chozas, Secretario General de Empleo, reconoce que el estrés caracteriza el mercado de trabajo español pero la Administración no cuenta con información suficiente sobre este problema. Por eso, ahora se está elaborando la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Trabajo, que permitirá conocer mejor las causas para evitarlas.

Soluciones al problema

En la lucha contra el estrés, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo recomienda a las empresas considerar cuestiones como la influencia de los trabajadores en la manera de hacer su trabajo y la carga de trabajo y los riesgos físicos. Sugiere también que se debe prestar atención a la comunicación interna, el apoyo de colegas y superiores y a que los trabajadores reciban la formación necesaria para cumplir con su tarea.

Por su parte, Amaia Bakaikoa, psicóloga especializada en estrés y trastornos de ansiedad, explica que la relajación muscular y el control de la respiración son opciones que ayudan a la adaptación del problema. Además, en algunos casos será necesaria una reconstrucción cognitiva para enfrentarse a las ideas irracionales relacionadas con el trabajo y aprender a solucionar problemas y delegar funciones.

La terapeuta recomienda mejorar la calidad de vida mediante el ejercicio, el deporte y el descanso suficiente; así como no consumir alcohol, tabaco y drogas en exceso.

Empresas que luchan contra el estrés

La prevención del estrés laboral puede desarrollarse en todo tipo de empresas, al margen de su tamaño o la actividad que lleven a cabo.

El Llar D’Ancians de Calvia, por ejemplo, recibió un galardón europeo por su lucha contra los riesgos psicosociales y el estrés en el lugar de trabajo. En esta residencia de ancianos se realizó un estudio de las necesidades de los trabajadores para después tomar medidas tendentes a mejorar sus condiciones de trabajo, los horarios o las tareas que desempeñadas por cada uno.

A una escala totalmente diferente, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 ha realizado también una consulta a sus 70.000 trabajadores, en todos los niveles de la organización. El objetivo de dicho estudio -el primero que se ha realizado en unos Juegos Olímpicos- era conocer los conocimientos, las actitudes, los días perdidos y las medidas que la plantilla proponía para luchar contra factores como el estrés, la violencia, el tabaquismo y el consumo de drogas y alcohol.

Sus resultados indican diferencias en la forma en que el estrés afecta a los trabajadores en función del género, el nivel educacional y el trabajo. Además, resaltan que todos están afectados por el estrés más allá del cargo que ocupen.

Marios Rivans, miembro del Comité Organizador, considera que en estos momentos los niveles de estrés son positivos, pero reconoce que los trabajadores están preocupados porque perderán su empleo tras los Juegos. Por eso, la empresa organizadora de los mismos ya les está formando en habilidades que puedan aplicar después a otro trabajo.