Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Ginés María Salido, catedrático de Fisiología de la Universidad de Extremadura y presidente de la Sociedad Española de Ciencias Fisiológicas

Con buenos hábitos de ejercicio y alimentación podemos reducir el proceso de muerte celular

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 23 junio de 2009

La apoptosis es una de las dos formas que tienen las células de morir. Aunque es un proceso natural, tiene dos caras. Resulta favorable para nuestro organismo si se produce en células alteradas o cancerosas, pero es negativo si ocurre en exceso en las células sanas. Ciertos hábitos de vida y de alimentación pueden ayudarnos a hacer más lento nuestro proceso de envejecimiento, evitando los fenómenos de apoptosis, asociados a la formación de radicales libres, según explica en esta entrevista el experto en apoptosis Ginés Mª Salido, catedrático de Fisiología de la Universidad de Extremadura (UEX), actual presidente de la Sociedad Española de Ciencias Fisiológicas y miembro del comité ejecutivo de la Federación Europea de Sociedades de Fisiología.

¿Cómo define la apoptosis?

Es un proceso fisiológico y, por lo tanto, normal y natural, por el cual la célula muere. Las células pueden morir de dos formas: por necrosis, debido a una agresión externa o circunstancia por la que se rompe la membrana celular, liberándose su contenido al medio y provocando inflamación; y por apoptosis o muerte celular programada, debido a la cual no se produce una rotura de la membrana celular, pero se forman pequeños corpúsculos, los apoptosomas, que son fagocitados por las células del sistema inmunitario, con lo que eliminamos las células que no sirven, sin que haya inflamación.

¿El proceso de apoptosis es negativo?

Como le decía, la apoptosis es un proceso biológico natural y normal. Ahora bien, si hay mucha apoptosis -eliminación- de células sanas, este proceso sería nocivo, mientras que la apoptosis de las células alteradas o cancerosas sería beneficiosa. Así que el mismo proceso, dependiendo de en qué células se dé, es positivo o negativo.

De modo que la apoptosis se da en todas las células.

Se ha descrito prácticamente en todos los tipos existentes de células sanas, sin embargo, las células cancerosas escapan este proceso por mecanismos que aún desconocemos.

¿Son inmortales?

Sí, son inmortales. Se multiplican y pueden migrar de un tejido a otro, mientras que si sufrieran apoptosis o muerte celular programada, la progresión del tumor sería más o menos nula. Simplificando, lo que nos ocurre al envejecer es que la apoptosis sigue eliminando más células sanas pero no las cancerosas, de forma que podríamos tener menos células sanas y más células cancerosas.

¿Es más frecuente la apoptosis a medida que envejecemos?

«Por mecanismos aún desconocidos, las células cancerosas escapan al proceso de apoptosis»

Sería mejor plantearlo del siguiente modo: no es bueno que este proceso se acelere en las células sanas. Pero, a medida que avanzamos en edad, tenemos más radicales libres en cada célula. El proceso por el que generamos radicales libres va ligado a la vida. Respiramos oxígeno de forma natural y, al hacerlo durante más años, generamos más radicales libres que aumentan la muerte celular.

¿Podemos conseguir que este proceso de envejecimiento que ha descrito sea más lento?

Con buenos hábitos de ejercicio diario y alimentarios podemos hacer que este proceso sea más largo, natural, ya que nuestros hábitos de conducta y de alimentación pueden ayudarnos a reducir los procesos apoptóticos y a que vivamos más sanamente.

¿Qué tipos de alimentos pueden ayudarnos a alargar este proceso de envejecimiento?

Los alimentos que son ricos en productos de origen vegetal denominados fitoquímicos, por su elevada capacidad antioxidante y de secuestrar los radicales libres, lo que dificulta la apoptosis. Los vegetales contienen muchas sustancias que tienen esta capacidad, como los isocianatos, los flavonoides, los licopenos y los polifenoles. Los polifenoles se encuentran en las nueces y, sobre todo, en las uvas rojas o tintas, que pasan al vino tinto, y tienen una gran capacidad antioxidante o antiinflamatoria; los isocianatos que contienen las coles, la coliflor y el brócoli; los flavonoides, abundantes en las manzanas e infusiones como el té y los frutos rojos, como la grosella, los arándanos y las fresas, y también en el chocolate y en el aceite de oliva; y los licopenos que se hallan en el tomate, por citar algunos ejemplos.

¿Y la leche, los lácteos y los yogures sirven?

Los lácteos sirven para lo que sirven. Los alimentos que tienen más antioxidantes y que son más antiapoptóticos son los que ya le he dicho. También son importantes vitaminas como la E y la C. Me estoy refiriendo a las vitaminas tomadas en productos no suplementados de forma industrial, como la manzana o el vino, productos que la contienen de forma natural, mientras que a los lácteos se les puede añadir casi de todo. Hay que recalcar que todas estas sustancias antioxidantes tienen un papel beneficioso para la salud por su capacidad antioxidante pero, y debido a esta misma capacidad, se oxidan muy rápidamente una vez que se han expuesto al aire. De ahí las recomendaciones que se hacen respecto al consumo de estos alimentos, para que sean frescos. El ejemplo más claro es la manzana, que se oxida enseguida una vez cortada, y los zumos elaborados con frutas rojas, que pierden mucha de su capacidad antioxidante una vez que se ha abierto el envase que los contiene y están fuera del frigorífico.

Además de estos alimentos, ¿se están desarrollando medicamentos para frenar el envejecimiento?

En algunos países como EE.UU. se cree de manera errónea que las personas por tomar muchos antioxidantes van a vivir muchos años, de modo que muchas se atiborran de preparados comerciales con un alto contenido en antioxidantes, como el resveratrol, que se ha puesto de moda últimamente.

Y que está en el vino…

Sí, y se ha demostrado en el laboratorio que suprime la progresión de determinados cánceres de piel. Pero esto son datos experimentales y, aunque ciertos, uno no debe pensar que tomando mucho resveratrol evitará morir de cáncer de piel, porque puede que muera de intoxicación. El público debe entender que esto sirve, pero otra cosa es el abuso. En el caso del resveratrol, presente en el vino tinto, ha habido un abuso en la adquisición de preparados comerciales cuando lo lógico es que el público coma buena fruta, tome vino moderadamente, haga ejercicio, deje de fumar y no desarrolle obesidad.

Es decir, que hay que ser coherente en los hábitos de vida.

Lo normal es que la ingesta de las sustancias antioxidantes se haga a través de los alimentos, dentro de unos hábitos alimentarios saludables. Pero si alguien con sobrepeso y estrés toma muchos antioxidantes, esto no le va a servir de mucho; en todo caso, puede intoxicarse.

Las vitaminas, ¿hay que consumirlas siempre a través de los alimentos?

Sólo en situaciones carenciales, como la avitaminosis, las concentraciones de vitaminas que se encuentran en los alimentos resultan insuficientes y, entonces, se deben consumir en forma de complemento vitamínico. En población normal o sana es absurdo recurrir a concentrados de vitaminas cuando se pueden conseguir suficientes a través de la dieta. Lo que está claro es que hay que tomar suplementos vitamínicos sólo en situaciones en las que existe una patología y la mejor forma de tomar estos y otros micronutrientes, cuando no hay patología, es hacerlo a través de una dieta sana.

CALCIO INTRACELULAR Y APOPTOSIS

Imagen: ATP/NIST

La estrecha relación que hay entre apoptosis y calcio intracelular, entre otros nuevos conocimientos científicos, se describe en el libro «Apoptosis: Participación del estrés oxidativo y la homeostasis del Ca2+ intracelular», de Ginés María Salido y Juan Antonio Rosado, escrito con la participación de otros especialistas en apoptosis de distintas universidades españolas. Según explica Salido, cuando se produce estrés oxidativo, las células están sujetas a un exceso de producción de radicales libres y a una sobrecarga de ión calcio, que actúan como disparadores de procesos de muerte programada. Existe, por lo tanto, una relación cruzada entre apoptosis, estrés oxidativo y el calcio iónico.

Pero, ¿por qué se halla el calcio en la célula y acaba actuando como disparador de la apoptosis? En las células, el calcio funciona como mensajero intracelular, que pone en comunicación unas organelas celulares con otras. Cuando hay una producción muy elevada de radicales libres, se produce una sobrecarga de calcio en el interior de la célula y esto conduce a una disfunción de las mitocondrias, una de las organelas que tiene la célula. Las mitocondrias liberan entonces al citoplasma factores responsables finales de la muerte celular por apoptosis.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto