La OMS aconseja abastecerse de mascarillas para prevenir una posible pandemia de gripe

El Ministerio de Sanidad considera que no es necesaria la compra anticipada
Por mediatrader 29 de noviembre de 2005

La pandemia de gripe parece «inevitable», según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La primera medida de protección que han tomado la mayoría de los países ha sido la compra de antivirales, fármacos que actuarían como primera barrera defensiva hasta que se desarrollara una vacuna específica. España ha comprado dos millones de dosis de estos fármacos y ampliará sus reservas hasta 10 millones a lo largo de 2007 para proteger al 25% de la población. Sin embargo, nuestro país carece de otra herramienta imprescindible: mascarillas.

A diferencia de otros países industrializados, los servicios de salud españoles aún no han realizado ninguna compra extraordinaria de equipos de protección respiratoria, tal y como aconseja la OMS. La utilización de estas mascarillas especiales aparece también en los protocolos de seguridad que ha elaborado el Ministerio de Sanidad para aplicarlos en caso de que el virus de la gripe aviar mute y pueda transmitirse de persona a persona.

«El personal sanitario o auxiliar que atienda directamente a casos confirmados o sospechosos de gripe aviar deberá utilizar protectores respiratorios FFP2 y FFP3», indica el plan de emergencia español. Estos protectores no son como las mascarillas quirúrgicas. Actúan como barrera, pero filtran también el aire inhalado, protegiendo a quien las lleva de la infección de patógenos que se transmiten por aerosoles de pequeño tamaño -de menos de cinco micras- como el virus de la gripe. La principal vía de transmisión de la gripe humana es aérea. Se transmite a través de minúsculas gotas originadas al hablar, toser o estornudar por la persona infectada. Las gotas no permanecen suspendidas en el aire, sino que se depositan rápidamente, por lo que sólo permiten la transmisión a una distancia de algo menos de un metro.

Pedidos millonarios

Los servicios de salud han empezado a hacer consultas a los principales fabricantes de este material sanitario sobre precios y perfil de seguridad. Aunque, de momento, no se han materializado adquisiciones importantes, según los fabricantes. Tampoco se han abierto concursos públicos de compra como ya han lanzado Francia, EE.UU., Austria o Suiza, entre otros países. Los mayores pedidos los han realizado, hasta la fecha, Francia y EE.UU., con órdenes de adquisición superiores a los 50 millones de mascarillas, cada uno.

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, no considera necesaria la compra anticipada. El pasado 21 de noviembre durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados aseguró que no hay ningún problema con el suministro de mascarillas. «De un día para otro si las necesitamos las tendremos», dijo. «No hay ninguna necesidad de hacer acopio de centenares de millones de mascarillas», aseveró.