Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Saliva: qué es y qué enfermedades podemos detectar con su análisis

La saliva es una secreción muy compleja, cuyo análisis es un método de diagnóstico moderno con muchas posibilidades médicas y científicas, también en el caso de detección de coronavirus

boca mujer Imagen: Denis Tuksar

Para saber si tu organismo ha generado anticuerpos frente al SARS-CoV-2, no tienes más que hacerte un test serológico (ELISA), para lo que es necesario tomar una muestra de sangre. Y para conocer si estás contagiado por la covid-19, tienes dos opciones: someterte a un test PCR o un test rápido de antígenos. Como explicamos aquí la fiabilidad en la detección es distinta, pero en los dos casos es preciso coger una muestra del fondo de la boca, la nariz o de un esputo (flema) del paciente para su análisis. Recientemente ha entrado en escena un nuevo fluido para poder detectar al nuevo coronavirus: la saliva. Te contamos más acerca de esta secreción, como su composición y funciones, qué problemas da para quien sufre su exceso o falta y qué otras enfermedades se pueden detectar.

Saliva: qué es, cómo se produce y para qué sirve

La saliva es una secreción muy compleja proveniente fundamentalmente (93 %) de las glándulas salivales mayores (glándula submaxilar, sublingual y parótida). La mayor parte (el 99 %) es agua, mientras que el 1 % restante lo conforman minerales, moléculas orgánicas y amilasa, una enzima muy importante para la digestión de los alimentos.

En nuestra boca continuamente se está generando saliva, pero es antes de las comidas, durante y después, cuando se produce el mayor volumen. Por el contrario, por la noche, durante el sueño, se reduce mucho su producción. Pero además del momento de día, hay otras causas que alteran la cantidad de secreción salival: la edad, el número de dientes, el sexo, el peso corporal, ciertos medicamentos, enfermedades (síndrome de Sjögren’s, depresión, diabetes, hipertensión…) y periodos vitales como la erupción dentaria, el embarazo o la menstruación.

Si bien la cantidad de saliva es importante, también su calidad. Como apunta Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España, “la saliva ideal es aquella que se produce en cantidades normales (entre 500-700 ml diarios), de manera continua, aumentando en los momentos de las comidas, que tiene una fluidez normal (no demasiado espesa), que posee una buena respuesta tampón (es decir, que es capaz de contrarrestar los ácidos producidos en boca) y que contiene pocas bacterias patógenas y, por el contrario, muchas bacterias ‘amigas’”.

¿Para qué sirve la saliva? Además de las funciones básicas de lubricación e higiene, Castro explica que, entre otras, posee funciones antimicrobianas (gracias a las inmunoglobulinas), mantiene la integridad de la mucosa oral, tiene capacidad remineralizadora, neutraliza la formación de ácidos en la cavidad oral y prepara los alimentos para la deglución y digestión. ¿Y cura? “A través de su acción antimicrobiana y de mantenimiento de las mucosas, es un elemento esencial en la curación de determinadas heridas bucales”, puntualiza el experto.

Tengo poca saliva, ¿debo preocuparme?

La disminución de la cantidad de saliva (hiposalivación) puede llegar a constituir un problema de salud muy molesto. Es lo que se conoce como xerostomía o síndrome de boca seca. Son muchas las causas que pueden provocarla, y no el uso de mascarillas: el estrés, determinados medicamentos, la radioterapia de cabeza y cuello y diversas enfermedades (autoinmunes, diabetes, depresión, hipertensión, etc.).

Y no son pocos los problemas que puede originar la reducción en la producción de saliva: más riesgo de caries, la boca es más vulnerable a determinadas bacterias, aumento del mal aliento, incremento del riesgo de enfermedades periodontales y, en algunos casos, debido a la sequedad de las mucosas, dolor.

?? Para prevenir estas complicaciones, el presidente del Consejo General de Dentistas de España recomienda estimular la producción de saliva masticando chicles sin azúcar, mejorar la flora oral empleando colutorios sin alcohol y beber agua a pequeños sorbos muy frecuentemente para rehidratar la boca. Pero también insiste en que es importante consultar a un dentista porque determinados fármacos o el uso de saliva artificial pueden estar indicados en determinados pacientes.

Exceso de saliva, ¿es perjudicial?

bebe boca
Imagen: Pixabay

A diferencia de la disminución de saliva, el aumento en su producción (hipersialia) no va asociado a problemas orales, pero sí que afecta a la boca: babeo, necesidad de escupir y tragar todo el rato, mal gusto, labios agrietados y hasta alternación del habla. Además, hasta puede generar complicaciones psicológicas y ansiedad social.

De manera fisiológica y normal, la hipersalivación pasa durante la erupción dentaria (sobre todo en los más pequeños), en la primera mitad del embarazo y durante la menstruación, como también en los primeros días después de la colocación de una prótesis. Y hay otras causas patológicas que producen aumento de saliva: el Parkinson, la epilepsia, algunos tumores, determinados medicamentos y algunas intoxicaciones (mercurio, plomo, arsénico).

?? El tratamiento dependerá de las causas. Y las pautas preventivas para evitar la salivación excesiva incluyen dieta libre de alimentos ácidos o ricos en almidón, higiene dental, dormir las horas necesarias, beber agua a pequeños sorbos y masticar chicle o chupar caramelos sin azúcar.

Pero ¿qué hacemos con los bebés? Como en ellos es muy frecuente la hipersalivación cuando erupcionan los dientes temporales, puede ser que sufran una irritación en la piel que rodea a la boca y barbilla. “Debe secarse el exceso de saliva y consultar con el pediatra sobre el uso de posibles cremas dermatológicas”, aconseja Castro.

Análisis de saliva, ¿qué enfermedades detecta?

El análisis de saliva es un método de diagnóstico moderno con muchas posibilidades médicas y científicas. Algunos investigadores apuntan que podría servir para diagnosticar enfermedades como el cáncer o la diabetes en sus estadios iniciales, como también para detectar trastornos neurológicos, como el autismo, y enfermedades autoinmunes. Incluso algunos hablan de que podría desbancar al análisis de sangre. “Los avances tecnológicos que se han realizado y siguen realizándose permiten ser muy optimista con relación a la utilización de la saliva, tanto como método diagnóstico como para evaluar la evolución de determinadas circunstancias o patologías”, sostiene el presidente del Consejo General de Dentistas.

saliva prueba
Imagen: Mufid Majnun

Prueba rápida, simple, no invasiva, indolora y de fácil uso son las características principales de este sistema de detección. ¿Qué hay que tener en cuenta para hacerla? Como apuntan desde el Instituto de Investigación Galicia Sur:

  • antes de recoger la muestra, el paciente no puede cepillarse los dientes, comer, beber, enjuagarse la boca o mascar chicle.
  • la producción de saliva se produce moviendo la lengua como si se chupara un caramelo.
  • no es recomendable carraspear, para evitar las mucosidades.
  • hay que depositar la saliva en el recipiente poco a poco.

Este análisis resulta muy útil para los dentistas. Ayuda a determinar el riesgo de caries o de enfermedad periodontal, por ejemplo. Pero, en el ámbito de la salud general, la saliva se emplea para diagnosticar enfermedades como la enfermedad celiaca, la fibrosis quística y determinados marcadores tumorales. También tiene gran utilidad en la determinación de infecciones bacterianas (el conocido Helicobacter pylori y su relación con la úlcera gastroduodenal) e infecciones víricas (hepatitis, VIH). Por supuesto, este método es habitual para detectar ciertas sustancias, como drogas, etanol y hormonas. Además, como test genético, una prueba de ADN con saliva se usa para determinar la paternidad y el parentesco de personas. Y según este estudio, hasta por medio de un análisis de saliva se pueden medir los niveles de la hormona del estrés.

Test de saliva para detectar coronavirus

También una PCR con muestra de saliva puede detectar el coronavirus SARS-CoV-2 de manera igual de eficiente que con una obtenida de la orofaringe. Así lo asegura una investigación de la Escuela de Salud Pública de Yale (EE.UU.) presentada el 28 de agosto en The New England Journal of Medicine.

De hecho, la misma universidad ha desarrollado un nuevo método que podría revolucionar este ámbito, después de haber probado durante más de un mes con jugadores de la NBA concentrados en Florida para disputar la recta final de la famosa competición de baloncesto. El protocolo se llama SalivaDirect, cuesta cinco dólares por persona y permite obtener 90 resultados en tres horas.

En este sentido los test de autodiagnóstico con el que poder hacerse la prueba en casa sin necesidad de personal sanitario son todo un avance. Un grupo de investigación del Hospital Universitario La Paz de Madrid desarrolla un ensayo clínico en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) con unos test rápidos que prometen resultados en solo 15 minutos.

Pero ya hay quien ha lanzado al mercado pruebas de saliva. La biotecnológica valenciana Igenomix es una de ellas. Su test PCR de saliva para la detección de la covid-19 se puede solicitar por Internet por 120 euros y se recibe en muy pocas horas en el domicilio. Según explica la empresa, la caja que envían contiene las instrucciones de recogida y un pequeño recipiente donde el paciente puede depositar la saliva, después de haber guardado un micro ayuno de 30 minutos. Veinticuatro horas después de recibir la muestra en el laboratorio (llega con uno de sus mensajeros), la compañía comunica los resultados al paciente a través de un correo electrónico.

Donde también están utilizando muestras de saliva autodiagnósticas para dar con el coronavirus es en Galicia. Y lo hacen con la técnica de pooling, un sistema de pruebas masivas que permite analizar en un único test las muestras de varios ciudadanos, multiplicando su capacidad de evaluación. Para ello, el Instituto de Investigación Galicia Sur, con sede en el Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo), cuenta con un laboratorio de microbiología capaz de procesar 100.000 PCR al mes bajo este sistema, con el fin de que más de 40 grandes empresas, además de más de una decena de servicios clínicos de la zona y de los trabajadores de todas las residencias sociosanitarias de la comunidad gallega, estén libres de virus para poder trabajar con normalidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones