Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La siesta larga puede ser síntoma de alteraciones en el sueño nocturno

Los largos reposos después de comer se relacionan con la apnea

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 junio de 2006
Una siesta que se alarga más de media hora puede ser síntoma de alteraciones en el sueño nocturno. Así, quienes sufren apneas (paradas respiratorias cuando se duerme) durante la noche, recurren a media tarde al sofá o la cama para recuperarse del cansancio que producen esos momentos de interrupción, que oscilan entre las 600 y 700 veces en cada sueño largo.

Así lo ha demostrado el equipo del neumólogo Fernando Masa Jiménez, del Hospital de San Pedro de Alcántara (Cáceres), tras un estudio realizado en 400 personas con una media de edad de 46 años. Según este experto, quienes duermen siestas "duraderas" -de más de 30 minutos- no lo hacen por falta de sueño, ya que los pacientes analizados declararon dormir una media de 7,4 horas al día, lo cual es más que suficiente para un descanso normal.

Estos largos reposos de tarde se deben al sufrimiento de episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior, que tienen lugar mientras la persona afectada duerme. Quienes padecen esta patología -dos millones de españoles de forma estable y varios más esporádicamente-, cuando se despiertan se sienten cansados, y pueden recurrir a la siesta profunda como fórmula para recuperarse.

Pero este cansancio no es el efecto más preocupante del Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS); lo alarmante es que está asociada a la hipertensión arterial, que se erige en un grave factor de riesgo de mortalidad. Por ello, el doctor Masa recomendó ayer -durante la clausura del XXIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), donde presentó su estudio- que quienes duerman habitualmente siestas de más de media hora consulten a su médico, porque es posible que sufran apnea del sueño y, por tanto, hipertensión arterial.

No obstante, en el congreso se matizó que la siesta breve (de hasta media hora) supone un hábito "saludable", ya que tener sueño después de comer es "un hecho fisiológico".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones