Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los afectados por legionella en Mataró rozan el centenar sin que se conozca el origen del brote

Según la Generalitat, a principios de la próxima semana debería cesar la aparición de nuevos casos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 25 agosto de 2002
Los afectados por el brote de legionela en Mataró rozan ya el centenar, tras confirmarse ayer un nuevo caso que eleva a 99 las personas enfermas. Un mes después de aparecer el foco, se desconoce todavía su origen, si bien se apunta a una fábrica de hielo ilegal como causante de esta infección.

La Generalitat informó de que el último afectado por la legionela en Mataró es un hombre de 48 años, que tenía síntomas de la enfermedad desde el día 19 y que no ha requerido ingreso hospitalario. Así, los infectados hasta ahora por el brote más importante registrado en Cataluña en los últimos tiempos son 99 vecinos del barrio de Cerdanyola. De éstos, 16 se encuentran ingresados en el Hospital de Mataró, uno de ellos, un hombre de 42 años, en la Unidad de Cuidados Intensivos. Este brote se ha cobrado la vida de dos personas: una anciana de 83 años con problemas cardiovasculares que falleció el pasado día 12, y un hombre diabético de 49 que murió el 17.

Cuando el día 10 de este mes, el director general de Salud Pública de la Generalitat, Lluís Salleras, dio a conocer la existencia de este brote comunitario, había nueve personas afectadas que habían ido ingresando desde el 23 de julio. Los análisis epidemiológicos habían hallado legionela en tres torres de refrigeración y se estudiaba una cuarta. La torres habían sido desinfectadas y, en un intento de rebajar la alarma, el brote se daba por controlado casi a la par que se anunciaba.

El goteo de enfermos no cesó y en las jornadas siguientes, la progresión fue de entre ocho y doce nuevos casos diarios. Aunque a mediados de mes se hablaba de estabilización del foco, ya que en dos días sólo se registró un ingreso, el 17 se produjo la segunda muerte y los afectados eran ya 61. Desde entonces, el número de enfermos no ha dejado de aumentar hasta rozar ayer el centenar.

En este tiempo se ha confirmado que las cuatro torres de refrigeración en las que se encontró legionela estaban censadas en el registro municipal. Dos pertenecen a empresas del polígono industrial Pla d´en Boet, lindante con Cerdanyola, otra a un edificio de Telefónica y la última al Centro de Atención Primaria Maresme, uno de los dos que hay en el barrio afectado, lo que ha causado gran sorpresa entre los vecinos.

A estas cuatro, se ha sumado en la última semana una nueva torre contaminada a la que -en espera de los análisis definitivos sobre qué instalación albergaba el tipo de bacteria que presentan los afectados- se apunta como principal sospechosa de haber provocado el brote. Se trata de una torre clandestina perteneciente a una fábrica de hielo. El hecho de que la mayoría de los afectados vivan en la calle donde está la empresa y en las adyacentes, así como el historial de ilegalidades que arrastra en su actividad, ha situado en el punto de mira a Hielos del Maresme, S. A., que fue clausurada el día 16.

Los dueños regentaban otra fábrica de hielo en Cabrils, población cercana a Mataró, llamada Cubitos Sabadell y Eurocubitos. Desde 2000 habían recibido varias amonestaciones del Ayuntamiento, que no sanciones, por diversas irregularidades, entre ellas, funcionar sin licencia. El 19 de marzo pasado se decretó el cierre. Entonces, los dueños trasladaron la empresa al pasaje Orrius de Mataró, aunque dejaron tres congeladores en Cabrils que se clausuraron el 21 de este mes. La nueva empresa de Mataró tampoco estaba inscrita en el registro de actividades, ni tenía la torre de refrigeración censada, entre otras ilegalidades.

La Generalitat considera que si esta industria es la responsable del brote, a principios de la próxima semana debería cesar la aparición de nuevos infectados, teniendo en cuenta cuándo cerró la torre y el periodo de incubación de la legionela, de alrededor de diez días.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones