Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Todo lo que tienes que saber sobre el cólico nefrítico

El dolor fuerte que se origina a la altura del riñón y avanza hacia el abdomen puede ser ocasionado por una acumulación de sales minerales que impiden el avance de la orina

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 septiembre de 2020

Entre los cuadros clínicos asociados al calor y la deshidratación, el cólico nefrítico es el más común. La acumulación de cálculos urinarios (más conocidos como piedras en el riñón) se da con regularidad en medio o justo al final del verano, debido a un déficit en la ingesta de agua. Esto provoca una obstrucción en las vías urinarias y la aparición repentina de un dolor de la región lumbar que avanza hacia el abdomen. La sensación que produce es parecida a la de un pinchazo o quemazón. ¿Sabes cómo detectarlo?  Y sobre todo, ¿sabes cómo prevenirlo? Te lo contamos.

Cólico nefrítico: síntomas y causas

Brusco e intenso. Así de grave puede llegar a ser el dolor del cólico nefrítico, que se inicia en la región lumbar y que avanza hacia delante, muy cerca del pubis. En ocasiones viene acompañado de dolor al orinar, afectación general, sudoración, náuseas y vómitos.

¿La causa? Una obstrucción provocada por la acumulación de sales minerales que se convierten en arena y después crean un cálculo (o piedra), que impide el avance de la orina desde el riñón hacia la vejiga. Esto origina una dilatación de la vía urinaria y como consecuencia un malestar. “Existe una tendencia genética a formar cálculos, pero lo que más lo provoca es ingerir bajos volúmenes de líquidos”, aclara Fernando Simal, vocal de Nefrología Clínica de la junta directiva de la Sociedad Española de Nefrología (SEN). De ahí que en verano necesitemos incrementar el consumo de agua, ya el exceso de calor puede deshidratarnos y derivar este tipo de problemas.

Más conocida como piedras en el riñón, la litiasis renal es una afección muy frecuente, según la SEN. Aproximadamente, entre el 5 % y el 12 % de la población de los países industrializados sufre algún episodio sintomático, relacionado con este problema, antes de los 70 años de edad. En España, un 4 % de la población española experimenta esta afección, que es mucho más común en hombres, de acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “La mayor parte de las personas que tienen cálculos acaban expulsándolos, pero las posibilidades de que vuelvan a aparecer, al cabo de una década, son altas”, explica Simal.

Cómo se diagnostica el cólico nefrítico

Imagen: Pixabay

El diagnóstico de cálculos se realiza ante la sucesión de uno o varios cólicos nefríticos. No obstante, el paciente tiene que acudir a un médico para realizarse las pruebas necesarias. Una analítica de orina y sangre sería lo óptimo para dar con el diagnóstico. Pero en ocasiones también se recomienda hacer una radiografía de abdomen y la ecografía renal y vesical, que permiten visualizar dónde se halla el cálculo. Además, con estos últimos procedimientos, el médico puede saber las dimensiones de la piedra y la repercusión que provoca sobre el riñón, afirman los expertos de la Fundació Puigvert. En casos de duda o si se considera necesario, algunos especialistas realizan una tomografía axial computarizada (TAC).

Sin embargo, no hay que alarmarse. En el 70 % de los casos diagnosticados se expulsa la piedra por sí sola, así que solo hay que hacer frente al cólico renal. Esto se logra gracias a la ayuda de analgésicos y antiinflamatorios, pero sobre todo consumiendo muchos líquidos, de acuerdo con los expertos consultados. Cuando los cálculos no pueden deshacerse con medicamentos, la única alternativa es recurrir a un tratamiento invasivo, pero eso es decisión de los especialistas. Las piedras en el riñón pueden ser tan pequeñas como un grano de arena, según un estudio de la Fundación Americana del Riñón. Pero en ocasiones pueden ser grandes casi como una perla.

Beber agua, la mejor prevención

La forma más sencilla para evitar los cálculos, y los consecuentes cólicos, es beber agua. Una correcta hidratación requiere la ingesta de entre 1,5 litros y 2 litros de agua al día, como mínimo. Pero si tienes algún tipo de enfermedad renal, es necesario limitar los líquidos. Así que lo conveniente es que tu médico te indique la cantidad adecuada.

Además, los especialistas de la Fundación Americana del Riñón recomiendan evitar el consumo de alimentos ricos en sal y proteínas (carnes, huevos).

Etiquetas:

cólico riñón

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones