Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

El hipo

El hipo aparece debido a la contracción involuntaria y espasmódica del diafragma

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 18 julio de 2005

Afecta a adultos y a bebés indistintamente. Tampoco entiende de hombres o mujeres. En principio, aparece, y nadie sabe a ciencia cierta por qué surge esta afección casi anecdótica y hasta graciosa. En ocasiones su persistencia en el tiempo puede ser el síntoma de enfermedades gastrointestinales o neurológicas más importantes. Es muy sencillo acabar con él médicamente y a través de la sabiduría popular que aconseja beber agua agachado y hacia atrás o expulsar el aire en una bolsa.

Preocupante si dura más de 48 horas

El hipo es un sonido brusco que, generalmente, no ocasiona más consecuencias que las meramente anecdóticas. Procede de la sucesión de una serie de contracciones involuntarias y espasmódicas del diafragma -que es la membrana que separa los pulmones del estómago- y de la musculatura inspiratoria de las personas que finaliza con el súbito cierre de la glotis, en la garganta, que salta cerrándose repetidamente en el momento de respirar, causando el clásico ‘hip’. Son movimientos involuntarios provocados por la dilatación excesiva del estómago que irrita a la citada membrana y la obliga a contraerse. Puede afectar a personas de cualquier edad, incluso a bebés que aún no han nacido.

Pese a su carácter preferentemente benigno, en ocasiones el hipo puede mantenerse en el tiempo causando incomodidad al paciente ya que puede devenir en situaciones extremas de insomnio, pérdida de peso, infecciones o, en el peor de los casos, bloqueos auriculo-ventricular. En estos casos, lejos de ser una consecuencia simpática de un proceso fisiológico puede ser el signo inequívoco de una patología grave. De ahí que, en ocasiones, sufrir hipo, sobre todo, si éste es persistente -singultus, en terminología médica- requiere de la atención clínica correspondiente para que evalúe las consecuencias de la situación.

/imgs/2006/10/hipo2.jpg

Sufrir hipo ocasionalmente no deja de ser una situación normal. Sin embargo, hay situaciones que aconsejan tratamiento médico, sobre todo, cuando derivan en ataques de hipo recurrentes en periodos de tiempo determinados o ataques prolongados durante más de 48 horas. Estas circunstancias suelen atajarse con tratamiento farmacológico, aunque, en ciertas ocasiones, su solución necesita de un estudio más intenso ya que el origen del hipo puede ser diverso.

En cualquier caso, la clase médica coincide al señalar que las causas que pueden provocar hipo son muy diversas. Sin embargo, tras esa convicción llega otra que sitúa el origen de estos espasmos sonoros básicamente en los sistemas nervioso central y en el gastrointestinal. De hecho, las causas relacionadas con el esófago merecen una atención especial en los casos de hipo persistente. Son las más frecuentes en los estudios escasos realizados al respecto llegando a protagonizar hasta la mitad de los casos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones