Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

“Pedir ayuda es un acto de valentía”

Lydia Sempere, piloto del Campeonato de España de Turismos con sordera bilateral

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 1 octubre de 2021

Imagen: Lydia Sempere

Lydia Sempere es un maravilloso ejemplo de cómo el esfuerzo y la ilusión pueden convertir un sueño (o varios) en realidad. Nació con sordera bilateral profunda, una discapacidad que no le impidió subirse a una moto con tan solo cinco años. Al cumplir los siete se pasó a las cuatro ruedas, al mundo del karting, y ahora, con casi 24 años, rueda como piloto profesional del Campeonato de España de Turismos junto con la Fundación Renault. Durante su camino deportivo ha tenido que superar grandes obstáculos, como poner en marcha una campaña de micromecenazgo (“Pilotar en Silencio”) para financiarse la participación en el Campeonato de España de Turismos. O conseguir un casco adaptado a sus implantes cocleares (que lleva desde los nueve años) para poder escuchar durante el pilotaje. “El momento que recordaré siempre es cuando escuché por primera vez compitiendo”, rememora, un logro en el que tuvo mucho que ver el expiloto de Fórmula 1 Marc Gené. Consciente de que puede ser una fuente de inspiración para muchas personas, el pasado año Lydia lanzó la iniciativa “Pilotar Sin Barreras” para visibilizar y concienciar a la población sobre la realidad de las personas con discapacidad auditiva. En sus acciones fomenta los valores de igualdad e inclusión pero, sobre todo, anima a “no ponerse límites”.

Nació con sordera bilateral profunda. ¿Qué ha supuesto esta discapacidad en su vida?

Ha sido una característica más que ha formado parte de mi vida, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Considero que tiene su lado bueno, ya que puedo experimentar el silencio, dormir muy tranquilamente, desconectar del mundo cuando yo decida. El lado más duro de esta discapacidad es que es invisible; entonces, se sufre mucho la exclusión social. Yo sufrí bullying en la adolescencia.

¿Cuáles han sido los mayores retos a los que se ha enfrentado?

Mis mayores retos han sido sacarme la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ya que, teniendo esta deficiencia auditiva, el esfuerzo es mayor, y poner en marcha “Pilotar en Silencio”, la campaña de micromecenazgo para competir en el Campeonato de España de Turismos.

¿Cómo se inició en el mundo del motor?

Todo viene de mi padre, que fue piloto de motocross. Fui su primera hija y quiso transmitirme esa pasión. Empecé con la moto pero, debido a mi sordera, el equilibrio estaba afectado y no podía sostenerme bien. Por ello decidimos pasar al kart, mucho más estable gracias a sus cuatro ruedas. Tras terminar la trayectoria del karting, di el salto al Campeonato de España de Turismos. No fue nada fácil pasar a ese mundo competitivo. Dependes mucho del apoyo económico por parte de los patrocinadores.

¿Dos o cuatro ruedas? ¿Con qué se queda?

Las motos me encantan y, de hecho, volvería a probar correr en moto. Pero solo sería por una experiencia más. Me he enganchado a los coches y de ahí ¡ya no quiero salir!

¿Qué significa para usted ponerse detrás de un volante?

Es mi mejor momento para desconectar de todo, para disfrutar de la pura adrenalina. Me encanta la sensación de la velocidad y la lucha que llevas dentro de un coche, que desde fuera no se aprecia: llevas un coche muy veloz y tienes unos contrincantes muy cañeros. Es un deporte muy interesante, exigente, muy divertido, y saca el mayor lado competitivo de una persona.

¿Qué le ha aportado su progresión deportiva? ¿Qué recuerdo guarda con más cariño?

En cada etapa siempre me llevo cosas buenas, como la relación con mi padre, de ir juntos a todas las carreras y ser la pieza imprescindible durante las competiciones. El deporte también me ha permitido aprender a ser más constante, más luchadora y a sacar carácter en la pista, ya que era una persona muy tímida. El momento que recordaré siempre es cuando escuché por primera vez compitiendo gracias al casco adaptado a mis implantes cocleares.

Sin duda ese momento, el paso de conducir en silencio a hacerlo escuchando, marcó un antes y un después en su carrera deportiva. Y Marc Gené colaboró en ello.

Sí, la Escuela de Ricardo Tormo me dio acceso a hablar con Marc Gené, que me ayudó a conseguir el casco adaptado. Para mí fue uno de los momentos más emotivos de toda mi trayectoria deportiva. Me emocioné muchísimo y mejoré en mis resultados. El casco me ha ayudado a poder defenderme muy bien en las carreras. Pero no es la solución. Hoy en día, tengo grandes dificultades con los coches, me cuesta entender bien el motor. Para poder realizar el cambio de marcha dependo mucho de unas luces led que me marcan el momento. Este año he colaborado con Advanced Bionics, que me ofrecieron implantes cocleares con Bluetooth, lo que me permite conectarme a cualquier dispositivo. Gracias a este desarrollo tecnológico he podido comunicarme con mis ingenieros por primera vez y he recibido información o feedback durante las carreras, algo que anteriormente no había experimentado.

Al llegar al Campeonato de España de Turismos tiene que hacer una campaña de micromecenazgo para buscar apoyo económico. ¿Cómo fue?

Cuando llegué a las puertas del Campeonato de Turismos estaba totalmente desubicada. No sabía cómo avanzar, porque veía que era necesario tener mucho dinero y no podía permitirme correr una temporada por mi cuenta, como sí hacía con el karting, que es mucho más accesible económicamente. Por ello compartí mi historia por redes sociales y realicé una campaña para que la gente aportase su granito de arena ayudándome a cumplir mi sueño. Gracias a la difusión de “Pilotar en Silencio”, los recursos llegaron, y fue cuando empezó el impacto mediático hasta llegar a los patrocinadores.

¿Con qué sueña Lydia Sempere?

Me gustaría llegar lo más lejos posible a nivel profesional, dar lo mejor de mí. Mi meta es aprender, evolucionar y llegar a competir de forma internacional. También poder ser alguien referente a nivel social para muchas personas. Cuando yo lo estaba pasando mal con el bullying me hubiera gustado tener a alguien como yo de referente. Ahora siento que debo y quiero hacerlo por todos.

¿Por eso crea “Pilotar Sin Barreras”?

“Pilotar Sin Barreras” surgió después de ver todo el impacto mediático que tuve en su día antes de iniciar el Campeonato de España de Turismos. A la gente le encantaba mi historia, me escribía e, incluso, me pedían consejos madres preocupadas por haber tenido un hijo sordo. Pensé que podría ser ejemplo para muchas personas. Junto a mi equipo de organización creamos ese proyecto para hacer ver a todos los participantes con deficiencia auditiva e implantados cocleares que los límites no existen, que nos los ponemos nosotros en nuestra cabeza, y que hay que salir con ganas de comerse el mundo. En “Pilotar Sin Barreras” remarco mucho los valores de igualdad, inclusión, trabajo, esfuerzo… y, sobre todo, el no ponerse límites.

¿Qué le diría a una persona con discapacidad auditiva que tiene miedo a enfrentarse a sus metas?

Le mostraría mi ejemplo de historia. Le diría que algo que se imaginaba imposible por parte de mucha gente, como era tener un casco especial, se ha cumplido (es la primera vez que se adapta un casco a los implantes cocleares). Que vea que eso se ha conseguido por luchar por un sueño. Los límites existen si nos lo ponemos nosotros. Cualquier barrera que veamos hay que pisarla y avanzar en este camino que tenemos cada uno. Y, sobre todo, es muy importante que la persona sepa que nunca está sola, que siempre hay alguien a su lado que va a acompañarle. Pedir ayuda es un acto de valentía, como yo hice con Marc Gené en su día. Gracias a él estoy cumpliendo mi sueño.


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones