Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Fumadores pasivos

Pese a no fumar, presentan un 30% más de posibilidades de padecer cáncer de pulmón y afecciones cardiacas

Fumar es un vicio que mata. De hecho, ya existen países como Irlanda que han prohibido hacerlo en todos los lugares públicos, permitiendo su uso exclusivamente en habitaciones de hoteles y pensiones, prisiones, psiquiátricos y conventos. Entienden que es la forma más eficaz de proteger a los no fumadores del humo nocivo, ya que éste afecta a la salud de todos. Esta práctica irlandesa ya se ha extendido a otros países europeos, entre ellos España y Noruega, adoptando medidas más restrictivas.

Mueren 10.000 personas al año en España

Fumar mata, y no sólo a los que encienden, degustan e inhalan el humo de sus cigarrillos. Esta afirmación es una evidencia constatada. De hecho, en los últimos quince años se han realizado un centenar largo de estudios en Estados Unidos que así lo atestiguan. Éstos explican que en el 65% de los casos analizados se detectaron efectos nocivos del tabaco sobre los fumadores pasivos. Otros datos, aportados por el Ministerio de Sanidad de Irlanda, certifican que el tabaquismo ambiental aumenta entre un 20% y un 30% el riesgo de padecer cáncer de pulmón y un 30% el de sufrir una enfermedad cardiaca. Por dichas circunstancias, el mencionado país se convirtió el pasado 29 de marzo en el primer Estado de la UE en prohibir totalmente el consumo de tabaco en cualquier lugar público, sean bares, restaurantes o lugares de trabajo. Lo hizo, en parte, para evitar que las personas que no fuman estén expuestas al humo nocivo de otras.

La medida, pese a parecer drástica, tiene justificación argumental. Este tipo de legislación restrictiva ha dado sus frutos, por lo que el Gobierno irlandés extrapoló leyes similares vigentes en California, Nueva York y en el Estado australiano de Nueva Gales del Sur y en la capital de éste, Sydney. De hecho, los beneficios de la prohibición absoluta de fumar en espacios públicos se pueden contabilizar. Así lo explica un estudio realizado en una pequeña ciudad norteamericana en la que se denegó cualquier posibilidad de encender cigarros en zonas comunes. Los datos del análisis reflejaron una disminución de hasta un 40% en el número de ataques al corazón en el periodo del ‘veto’ al humo. Asimismo, se comprobó que los fumadores disminuían el número de cigarrillos que consumían, al no poder encenderlos ni en bares ni restaurantes.

Este tipo de leyes tratan de remediar un problema de importantes consecuencias entre las personas que no fuman. Según dictan las investigaciones vigentes, en Europa existe un 80% de personas mayores de quince años que están expuestas al humo de los cigarrillos. También indican que en los Estados Unidos el 88% de los no fumadores lo son de forma pasiva.

Estos porcentajes devienen en números alarmantes. En California explican que las muertes anuales de los no fumadores relacionadas con dolencias típicas del tabaco son de hasta 250 por cada millón de habitantes. Bajo estos parámetros, en la Unión Europea podrían fallecer hasta 95.000 fumadores ambientales anualmente y en España, cerca de los 10.000.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones