Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Hepatitis C

Tatuaje y el Piercing, nuevos canales de transmisión de una enfermedad que afecta a 800.000 españoles

Síntomas y diagnóstico

El virus de la Hepatitis C (VHC) se transmite sobre todo a través de la sangre, ataca al hígado y provoca que éste se inflame y que realice de forma anómala sus funciones. El diagnóstico de la enfermedad se realiza a través de un análisis de sangre y puede aparecer a través de revisiones rutinarias efectuadas por los médicos de atención primaria o con motivo de una donación de sangre, según los expertos.

Uno de los principales problemas que presenta esta enfermedad es su complejidad para ser detectada. La mayoría de las personas con hepatitis C son asintomáticas, es decir, no presentan ningún síntoma de la enfermedad aunque la padezcan. En el caso de que estos aparecieran conviene saber varían en función de la persona, aunque los más específicos son los siguientes:

  • Oscurecimiento de la orina
  • Excrementos de color claro
  • Coloración amarilla en ojos y piel
  • Cansancio
  • Malestar general
  • Fiebre

Lo más recomendable es realizarse un análisis rutinario de sangre y – en caso de observar un aumento de nivel en un marcador hepático como las transaminasas – solicitar el test específico para virus C. Una vez constatado que se es portador del virus, el paso siguiente es determinar si ha permanecido más de 6 meses en nuestro organismo.

A través de este dato se puede saber si la enfermedad se presenta de forma crónica, así como el grado de lesión producido en el hígado. El método habitual se basa en una biopsia hepática, práctica en la que el médico extrae un pequeño fragmento de hígado que se estudia en busca de signos de daño hepático.

Tras el diagnóstico, el paciente debe ser informado de forma clara y precisa del estado de su enfermedad y de los posibles tratamientos aconsejados por un médico especialista. El objetivo es evitar la aparición de posibles problemas psicológicos como la depresión o ansiedad.

Respecto a la evolución de la enfermedad en pacientes infectados por el virus de la Hepatitis C, las investigaciones indican que la hepatitis por virus C evoluciona a la forma de hepatitis crónica en un 80% de los casos. En el estadio de hepatitis crónica, caracterizada por escasa o nula sintomatología, el paciente puede permanecer décadas sin problemas. Un 20% de esos casos acaban en cirrosis en 15-20 años, y un 4% desarrolla cáncer de hígado.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Grupos de riesgo »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones