Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Lesiones de gimnasio

Se producen por sobrecarga de trabajo muscular o por acciones traumáticas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 6 abril de 2005

Lesiones musculosas, tendinosas y de ligamentos

Muchas lesiones deportivas surgen de la reiteración excesiva de determinados movimientos y ejercicios. Otras, por el contrario, se deben a traumas puntuales relacionadas con gestos concretos y con movimientos explosivos. En cualquier caso, la actividad física, sobre todo la que se realiza en gimnasios, puede desencadenar afecciones musculares, tendinosas o también otras que inciden sobre articulaciones y ligamentos. Así lo explica Imanol Duandikoetxea, médico experto en osteopatía del bilbaíno Centro de Medicina Manual. Según sus apreciaciones, no es anormal que el ejercicio derive en ocasiones en tendinitis, sobrecargas musculares o roturas fibrilares, entre otras.

El citado facultativo explica que las lesiones musculares se dan, generalmente, debido a un mal gesto momentáneo o a un sobreesfuerzo puntual. De tales circunstancias pueden devenir desde microroturas, roturas fibrilares y sobrecargas. Su incidencia mayor hay que buscarla principalmente en las extremidades inferiores. Y dentro de ese conjunto anatómico se reproducen con cierta profusión en el gemelo interior. En esa zona muscular se encuentran incluidas estructuras como el cuadriceps o el bíceps femoral. Un poco más arriba están los abductores, que también se pueden ver afectados por este tipo de lesiones aunque con menor frecuencia. En cuanto a las extremidades superiores, las principales lesiones musculares hay que buscarlas en el bíceps braqueal y, en menor medida, en el trapecio o en los pectorales, según indica Duandikoetxea.

Aparte, hay que citar las lesiones sobre tendones. Al contrario de lo que ocurría con las afecciones musculares, éstas se reproducen por el “sobreuso” de ciertas estructuras orgánicas, con la repetición excesiva de determinados ejercicios un número excesivo de veces. Pueden aparecer pese a que la carga con la que se entrena no sea considerada como alta. De entrada, da la impresión de que no tendría por qué causar problema alguno y, sin embargo, con el tiempo, la repetición de una tabla concreta llega a producir molestias como lesiones crónicas en tendones y zonas musculares en las articulaciones. Para los expertos, este tipo de daños se producen principalmente en las extremidades superiores y, dentro de ellas, destacan aquellas que afectan a la musculatura del codo y, en concreto, al epicóndilo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones