Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Lipotimias estivales

Aunque la pérdida transitoria de conocimiento es una de las patologías más frecuentes durante el verano, puede prevenirse fácilmente con una correcta hidratación

Sudoración fría, visión borrosa, malestar general y palidez. Son los síntomas más frecuentes de uno de los trastornos que más se repite durante la época estival: las lipotimias. Esta patología que, según los expertos, ha padecido alguna vez en su vida cerca de la mitad de la población es una pérdida momentánea del conocimiento debido a que no llega suficiente oxígeno al cerebro. Su recuperación suele ser rápida y completa y, aunque no siempre es posible evitarla, una correcta hidratación en los días de mayor calor puede ayudar a prevenirla.

Causas

Con la llegada del verano el número de desvanecimientos se incrementa de manera notable durante la temporada estival, según indica Asunción Mateo, enfermera y responsable de la Escuela de Formación de la fundación DYA Guipúzcoa. Estos mareos o lipotimias son, como explica Carlos Urkia, médico y técnico del Departamento de Salud y Socorro de Cruz Roja Española, una alteración transitoria del conocimiento, por un aporte insuficiente de oxígeno al cerebro. Se trata de un proceso leve (la pérdida de conocimiento dura alrededor de tres o cuatro segundos) y su recuperación suele ser rápida y completa en casi la totalidad de los casos.

Entre las causas más frecuentes que originan estos desmayos o desvanecimientos, el doctor Pedro Villarroel, coordinador del servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario San Carlos, de Madrid, destaca las siguientes:

  • Padecer enfermedades cardiovasculares, aunque esta razón tan sólo representa el 5% de los casos de lipotimias.
  • El miedo o el estrés ante una situación desagradable.
  • Tener tensión arterial baja.
  • Un dolor especialmente intenso.
  • Permanecer de pie y parados durante mucho tiempo.
  • Cambios bruscos de posición, como levantarse de la cama muy rápidamente. Estos cambios afectan de manera especial a niños y ancianos, ya que en los pequeños aún no está desarrollado el sistema de control de reflejos y en los ancianos, por la vejez, está alterado.
  • Calor excesivo. Tanto al aire libre, especialmente cuando a las elevadas temperaturas se une una gran humedad ambiental, como en espacios confinados, donde el aire no se renueva y la cantidad de oxígeno disminuye.

El exceso de calor es la causa de la mayor parte de los desvanecimientos que se producen durante el verano El exceso de calor es la causa de la mayor parte de los desvanecimientos que se producen durante el verano porque, como señala el doctor Urkia, los vasos sanguíneos se dilatan y ello hace disminuir la presión con que circula la sangre, lo que da lugar a que no llegue al cerebro. Cuando esto ocurre, el cerebro provoca que perdamos el conocimiento y caigamos al suelo, “ya que en posición horizontal la cabeza y el corazón quedan al mismo nivel, al corazón le es más fácil bombear y llega sangre a los dos”, dice el especialista.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Medidas preventivas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones