Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Los riesgos del virus del Ébola

Los primeros síntomas de la enfermedad que provoca el virus del Ébola son similares a los de muchas otras enfermedades víricas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 septiembre de 2014

Por su potencial destructivo, la enfermedad hemorrágica del Ébola ha sido noticia en todo el mundo desde el pasado mes de marzo. Esta enfermedad infecciosa está causada por el virus del Ébola y produce fiebre hemorrágica en personas y primates (monos, gorilas y chimpancés). Su tasa de mortalidad puede alcanzar incluso el 90% y, de momento, a pesar de los esfuerzos de la comunidad científica, todavía no se ha descubierto un tratamiento o vacuna eficaz. Este artículo describe cómo se produce el contagio del virus del Ébola, qué medidas de protección se pueden tomar y cuáles son los síntomas de alarma.

Imagen: European Commission DG ECHO

Ébola: riesgo de contagio

La enfermedad producida por el virus del Ébola se contagia a través del contacto directo con carne de animales salvajes (monos, chimpancés, murciélagos y antílopes que provienen de la caza), de fluidos corporales (sangre, saliva, semen, sudor, orina o vómitos) de una persona enferma o mediante material contaminado, como agujas. Sin embargo, no se transmite por el aire ni por el agua.

El inicio de la enfermedad es de manera brusca, con fiebre alta, dolores musculares, debilidad, dolor de cabeza y de garganta

En algunas zonas de los países afectados, debido a los recursos limitados, la atención médica puede hacerse sin las medidas adecuadas de protección. Otras tareas laborales, como el traslado de los fallecidos por el virus del Ébola, también obligan a utilizar un equipo de protección específico e individual. Por ello, quienes tienen mayor riesgo de contraer la infección son los profesionales sanitarios, voluntarios o cooperantes al cuidado de los pacientes con la enfermedad y el entorno cercano de los afectados (familia, amigos).

Cómo protegerse de la enfermedad del Ébola

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. recomiendan unas medidas de protección para las personas que se encuentren cerca de una zona afectada por un brote de Ébola, o para quienes tengan que viajar a una de ellas:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el contacto con cualquier fluido corporal de cualquier persona pero, sobre todo, de los afectados.
  • Evitar las relaciones sexuales con una persona enferma o con una persona que haga menos de siete semanas que se haya recuperado de la enfermedad.
  • No tocar material que haya podido entrar en contacto con sangre u otros fluidos de una persona o un cadáver infectado con el virus del Ébola.
  • No tocar el cuerpo de una persona que haya fallecido por la infección.
  • No tocar murciélagos ni primates, ni sus fluidos corporales, ni vivos ni muertos. No tocar ni consumir su carne cruda o poco cocinada.
  • No acudir a los hospitales donde están las personas infectadas.

Síntomas de la enfermedad del Ébola

La enfermedad del virus del Ébola empieza a dar síntomas entre los dos días posteriores a la exposición hasta los 21. El inicio es de manera brusca, con fiebre alta, dolores musculares, debilidad, dolor de cabeza y de garganta, similar a la sintomatología de muchas enfermedades víricas. En la fase siguiente aparecen vómitos, diarrea y disfunción hepática y renal y, en algunos pacientes, hemorragias tanto internas como externas (sangrado o moretones sin explicación aparente) y fallo multiorgánico.

Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad español insisten a los viajeros que retornan de las zonas afectadas que si, durante los 21 posteriores a su regreso, presentan fiebre alta (a partir de 38 ºC) de manera súbita junto con algunos de los síntomas citados, deben llamar al teléfono 112, informando de su estado de salud y de su reciente viaje.

La OMS y el virus del Ébola

A principios de agosto, los miembros y los asesores del Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) redactaron medidas para intentar controlar el brote de la enfermedad provocada por el virus del Ébola, entras ellas, las dirigidas a países que tienen fronteras terrestres con estados afectados, como España.

Desde la OMS consideran que es poco probable que alguien que viaje en avión tenga la infección (por su mal estado de salud), y menos aún que los demás pasajeros o la propia tripulación entren en contacto con sus fluidos corporales. De todas formas, recomiendan no prohibir de manera generalizada el comercio ni los viajes internacionales, aunque sí restringir los viajes de los afectados y sus contactos.
También insisten en que los gobiernos deben proporcionar a quienes viajen a las zonas afectadas o de alto riesgo toda la información necesaria sobre los riesgos, las medidas de protección y recomendaciones para saber actuar ante una exposición.

Todos los estados, sostienen desde esta organización, deberían estar preparados para detectar, investigar y atender casos, procurar el acceso a laboratorios preparados para facilitar el diagnóstico, y para gestionar a los viajeros procedentes de esas zonas que lleguen a los aeropuertos o las fronteras con síntomas de enfermedad febril de origen desconocido. Asimismo, la población general debe disponer de información fidedigna sobre el brote y las medidas para minimizar el riesgo de exposición. En esta declaración de la OMS se recomienda que todos los estados que estén suficientemente preparados para facilitar la repatriación de las personas que hayan estado expuestas al virus.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto