Adenovirus, qué es y qué infecciones causa el patógeno relacionado con la hepatitis infantil

Este grupo de virus causa cuadros generalizados de síntomas respiratorios y oculares, aunque dependiendo del serotipo de adenovirus también puede provocar otras enfermedades como gastroenteritis y hasta hepatitis
Por EROSKI Consumer 25 de abril de 2022
adenovirus hepatitis infantil
Imagen: Tima Miroshnichenko
Un agente infeccioso podría estar detrás de los más de 160 casos de hepatitis aguda severa de origen desconocido detectados en menores de 11 países (13 de ellos en España), según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. La característica ictericia (coloración amarilla de la piel) y algunos síntomas gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, vómitos) se registraron en muchos de los niños, la mayoría menores de 10 años; en cambio, no fue así con la fiebre. Algunos requirieron atención en unidades hepáticas y unos pocos, trasplante de hígado. Además, ya se ha reportado la primera muerte. Pero ¿qué tipo de microorganismo patógeno (virus, bacteria, hongo…) ha podido ocasionar esta inflamación del hígado que tiene en vilo a medio mundo y cómo proteger a nuestros hijos de él? Aún no se sabe. No conocer la causa de ciertos casos de hepatitis es bastante común, pero lo extraño es que se hayan producido tantos en pacientes con un perfil tan parecido y en tan poco tiempo. Las primeras investigaciones han excluido que sean hepatitis viral de los tipos A, B, C, D y E, pero no descartan que el SARS-CoV-2 o algún adenovirus tengan relación. En este artículo nos fijaremos en los adenovirus, las enfermedades (y síntomas) que causan y las medidas de prevención que se deben tomar.

Qué son los adenovirus

Los virus son partículas infecciosas de pequeño tamaño, de 18 a 300 nm, que contienen ADN o ARN y que, como parásitos, necesitan células hospedadoras para su replicación. Los adenovirus son uno de ellos. ¿Y qué tipo de virus son los adenovirus? Son un grupo de virus pertenecientes al género Mastadenovirus de la familia Adenoviridae. De estos pequeños virus con ADN de doble cadena existen más de 100 serotipos, aunque solo unos 57 de siete especies distintas (A a G) pueden afectar a los seres humanos.

Este virus está presente en todo el mundo. Algunos serotipos son endémicos. Otros aparecen en brotes en ciertos momentos del año. Los adenovirus causan infecciones a personas de todas las edades, pero son más comunes en niños menores de cinco años. Los que mayor riesgo de complicaciones graves tienen son los pacientes inmunocomprometidos.

¿Qué síntomas producen?

El periodo de incubación de los adenovirus oscila entre los 4 y los 12 días. La mayoría de las infecciones que causan son asintomáticas, como pasa con la covid-19. Pero cuando no lo son, se presenta una amplitud de síntomas. Y es que los adenovirus atacan a numerosos y variados aparatos de nuestro organismo.

¿A qué órganos afecta? Sobre todo, causan cuadros generalizados de síntomas respiratorios y oculares, aunque dependiendo del serotipo de adenovirus también pueden provocar otras enfermedades como gastroenteritis, cistitis hemorrágicas, meningitis, miocarditis, hepatitis, lesiones cutáneas… Es decir, tiene predilección por los pulmones, la faringe, la laringe y los oídos, pero no escatima en perjudicar a otros órganos como el estómago, los ojos, la piel, el corazón o el mismo cerebro.

adenovirus gastroenteritisImagen: CSIC

Entre las infecciones que produce y sus síntomas destacan:

👃 Infecciones respiratorias

Son muy frecuentes las infecciones de las vías altas, como las faringitis, pero también de las vías bajas causando bronquitis, y son raros, pero posibles, los cuadros de neumonía, como también que estos sean mortales. â€œLas infecciones por adenovirus son cada vez más reconocidas como causa de enfermedades respiratorias graves y otras enfermedades clínicas en adultos inmunocomprometidos”, comentan en los Manuales Merck.

En niños, además de fiebre, se manifiestan como síntomas respiratorios habituales faringitis, otitis media, tos, dolor de garganta y amigdalitis, mientras que los adenovirus tipos 3 y 7 son los responsables de un síndrome de conjuntivitis, faringitis, rinitis y fiebre (fiebre faringoconjuntival). En lactantes, por su parte, pueden darse bronquiolitis grave y neumonía.

👀 Infecciones oculares

Las infecciones en los ojos (conjuntivitis) son, por lo general, contagiosas y duran unas tres semanas. Además de la fiebre faringoconjuntival, otra patología frecuente pero más grave se llama queratoconjuntivitis epidérmica (asociada con los serotipos 8, 19 y 37). Aparece de forma repentina en uno de los ojos, pero termina afectando a los dos con lagrimeo, fotofobia, dolor, sensación de arenilla…  hasta puede llegar a invadir la córnea.

👄 Infecciones digestivas

Los adenovirus entéricos de los serotipos 40 y 41 se asocian con casos de diarrea en niños, por lo general, menores de tres años, pacientes inmunocomprometidos y trasplantados de médula ósea. Estas infecciones cursan con fiebre, gastroenteritis y duran más de una semana. Complicaciones raras pueden ser la colitis hemorrágica, hepatitis, colecistitis y pancreatitis.

Precisamente en febrero de 2021, un equipo internacional, liderado por investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), reveló por primera vez la estructura del adenovirus de tipo 41, lo que puede contribuir a desarrollar terapias dirigidas de manera exclusiva al tracto gastrointestinal.

💧 Infecciones genito-urinarias

En este grupo de patologías entran la cistitis hemorrágica como la forma más habitual, pero también se dan casos de cervicitis, uretritis y úlcera genital como manifestaciones de una enfermedad de transmisión sexual.

❤️ Otras infecciones

Otras patologías menos frecuentes o raras relacionadas con adenovirus son: miocarditis, nefritis, invaginación intestinal, enteritis, hepatitis, exantema, meningitis o encefalitis.

adenovirus hepatitis infantilImagen: Ron Lach

Tratamiento para adenovirus

Hoy en día, no hay un tratamiento médico específico para las infecciones por adenovirus, aunque sí muchas investigaciones para conseguir alguno. Y como son virus, tampoco los antibióticos funcionan. El tratamiento, por tanto, es de los síntomas.

Cómo se contagian los adenovirus

Los adenovirus carecen de envoltura lipídica, por lo que son resistentes a muchos agentes externos, incluso a la radiación ultravioleta utilizada para la desinfección de aguas residuales. Así, sobreviven de siete días a tres meses en superficies y durante muchos días en el agua.

La infección principalmente se contrae por contacto directo con las secreciones respiratorias u oculares (o por aerosoles) de un paciente infectado con las mucosas (boca, nariz u ojos) de otra persona. Pero también ocurre por contacto con objetos contaminados y, de manera ocasional, por el agua (al nadar en lagos o piscinas no bien tratadas con cloro).

Cómo prevenir la infección por adenovirus

Existe una vacuna oral contra los serotipos 4 y 7 que se ha usado en centros militares, para prevenir la enfermedad respiratoria aguda (ERA), que puede ocurrir en condiciones de estrés y hacinamiento. Es segura y efectiva para prevenir epidemias, pero no se comercializa.

Por tanto, las medidas de prevención contra los adenovirus son las mismas que hemos aprendido con virus respiratorios como el coronavirus SARS-CoV-2:

  • Ventilación adecuada.
  • Prácticas de higiene: lavado de manos con agua y jabón o desinfectantes de tipo alcohólico. Pero hay que tener en cuenta que los adenovirus son resistentes a los desinfectantes lipídicos, como al peróxido de hidrógeno al 3 % y al alcohol isopropílico al 70 %. Así que lo más eficaz en este sentido son los geles hidroalcohólicos (durante más de 2 minutos de contacto), cloro, lejía (dilución 1:5 durante 1-2 minutos) o alcohol etílico al 60-80 %.
  • Control higiénico-sanitario de las aguas potables y de las aguas de uso recreativo según la legislación específica.
  • Uso de equipos de protección individual, como mascarillas o guantes.