Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Mal olor de pies

Infecciones y sudoración excesiva crean un importante problema social a quien lo padece

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 14 febrero de 2005

¡Te huelen los pies! Esta frase inocente y a menudo pronunciada en tono jocoso implica, en realidad, un importante trastorno provocado por infecciones y sudoración excesiva, que puede derivar en problemas de índole social y laboral para quien lo padece, en España una de cada cuatro personas. Y es que, aunque en un principio bastaría con mantener una correcta higiene y usar calzado transpirable, en casos extremos incluso puede ser necesaria una pequeña operación quirúrgica para interrumpir la emisión del sudor corporal. Preguntados por el mejor tratamiento, los podólogos abogan por acudir al especialista para establecer un diagnóstico adecuado y alertan del peligro de recurrir a remedios caseros cuando se desconocen las causas del mal olor.

Causas y consecuencias

Cada día, la piel se descama y libera una serie de bacterias que causan el mal olor de los pies. Se trata de una función habitual del cuerpo humano cuyas consecuencias, no obstante, pueden ser más graves de lo que parece. “El olor de pies no sólo es una sensación desagradable para las personas que rodean al que lo padece, sino que para la persona que lo sufre puede ser el motivo de frustración y la causa que lleve al paciente a la consulta del podólogo en busca de una solución”, explica Dionisio Martos, experto en Podología.

La excesiva sudoración de las extremidades o hiperhidrosis, producida por una sobre actividad del sistema nervioso simpático y que afecta a una de cada cuatro personas es, en la mayoría de los casos, la causa principal de este problema. Un trastorno frecuente pero que produce muchas molestias, ya que suele ir acompañado de una degradación de pequeños microorganismos, como los hongos, que también son causantes del mal olor y de numerosas infecciones.

En esta línea el mal olor de pies, también conocido como podobromhidrosis, puede considerarse una enfermedad de la piel, ya que, precisa Martos, “en un porcentaje altísimo, es originado por una colonización y crecimiento de gérmenes y debe ser considerado como una afectación infecciosa que requiere de tratamiento”. En concreto, la piel puede estar dañada por un germen o por varios gérmenes de distintas familias, como algunas bacterias y hongos, que en su metabolismo generan un gas causante directo del desagradable olor a pies.

En cuanto a las consecuencias, éstas pueden ser de:

  • Índole social: el paciente es consciente del fuerte olor que desprenden sus pies, “lo que limita, y en ocasiones mucho, sus relaciones sociales”.
  • Índole sanitaria: al ser una enfermedad causada por varios gérmenes, lo que se denomina infección polimicrobiana, en caso de no tratarse el problema, se puede acentuar y llegar a padecer alguna erosión en la piel que podría afectar a planos más profundos y originar ulceraciones de complicado tratamiento, sobre todo, en personas con diabetes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones