Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Por qué suenan las tripas (además de por hambre)

El hecho de oír ruidos abdominales no debe preocuparnos, pues significa que nuestros intestinos están activos desarrollando su función

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 19 noviembre de 2021
intestino ruido Imagen: Saranya7

Las notamos en los momentos más inoportunos: cuando el silencio es sepulcral y estamos rodeados de gente (en una reunión de trabajo, en clase, en el teatro…) nos suenan las tripas. Tragamos saliva, pues las han oído los más cercanos, y nos encogemos de hombros disculpándonos y achacándolas al hambre. Pero no es del todo cierto. Las tripas rugen constantemente, aunque no siempre nos percatemos de ello. Y no solo pasa cuando tenemos el estómago vacío. Conoce por qué ocurre este curioso ruido abdominal.

¿Por qué me suenan tanto las tripas?

Es más frecuente de lo que parece y, por supuesto, normal. A todos nos suenan las tripas. De hecho, los intestinos hacen ruido a todas horas y en cualquier circunstancia y etapa vital: cuando nos acostamos, después de comer, antes de la regla, en el embarazo, de bebés… Pero no siempre los notamos.

El intestino, como otros órganos huecos del sistema digestivo, sufre una serie de contracciones (peristaltismo) en su musculatura para impulsar los alimentos más o menos líquidos. Y este ruido abdominal que se produce por los desplazamientos de ese contenido hidroaéreo (gases y líquidos) del intestino tiene nombre: borborigmo, más coloquialmente conocido como ruido de tripas.

En ocasiones, estos “ecos”, a veces como si tuviéramos agua en la barriga, los oímos sin necesidad de un fonendoscopio. De hecho, según la Real Academia Nacional de Medicina de España, este ruido intestinal es “audible a distancia”, mientras que el diccionario de la Clínica Universidad de Navarra (CUN) lo define como “a veces sordo y prolongado”. Y este fenómeno fisiológico será diferente dependiendo de qué y en qué cantidad pase por la “tubería” del intestino.

En cualquier caso, que estos sonidos se produzcan y que los oigamos no debe preocuparnos, pues significa que nuestros intestinos están activos, desarrollando su función. El problema vendría si no se originara ningún borborigmo. El íleo es una afección en la que no hay actividad intestinal se para el movimiento peristáltico del intestino, por lo que no se nota sonido abdominal alguno: incluso no se escucha ni en una auscultación médica. Y es un peligro, pues entorpece que los gases, líquidos y sólidos circulen y podrían acumularse y romper la pared intestinal.

Posibles causas del ruido de la tripa

El sistema digestivo está en un movimiento constante. Hay momentos de menor o mayor actividad, pero en todos ellos hay ruido de tripas. Según comentan desde la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), “no hay base científica” en las causas.

  • Hambre. Los intestinos se contraen todo el tiempo, pero, al no encontrar comida, empuja solo aire, así que al hacerlo se origina el sonido tan característico.
  • Digestión. Durante el proceso de la digestión, el intestino impulsa el alimento y produce otro ruido abdominal perceptible o no.
  • Gases. El intestino tiene gases, pero consumir alimentos que crean más gases o comer muy rápido también favorece una hiperactividad del intestino y, por tanto, el desarrollo de otros ruidos en las tripas.
  • Diarrea. Las heces acuosas que salpican el intestino son más fuertes por los movimientos del intestino, lo que produce también borborigmos. Seguir una dieta para la diarrea puede evitarlos.
  • Condiciones de malabsorción. El intestino delgado a veces no absorbe bien los nutrientes. Así sucede cuando hay intolerancia a la lactosa o celiaquía, por ejemplo. En estas circunstancias, como afirma la Fundación Internacional para los Trastornos Gastrointestinales Funcionales (IFFGD), es muy común que rugan las tripas.
  • Obstrucción intestinal. La misma institución internacional también achaca a este bloqueo el hecho de que se aprecien ruidos intestinales muy fuertes.
  • Enfermedades inflamatorias. Como detallan en la web MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los sonidos abdominales hiperactivos pueden darse por enfermedad de Crohn, enteritis infecciosa o colitis infecciosa.
  • Demasiados azúcares. La IFFGD considera que la fructosa o el sorbitol (presentes en frutas y como edulcorantes) pueden desencadenarlos.

Síntomas que acompañan al ruido de barriga y conviene consultar

Como los borborigmos son fenómenos fisiológicos muy normales y frecuentes, habrá que consultar al médico por ellos en el caso de que también aparezcan estos otros síntomas:

Etiquetas:

intestino sonido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones