Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Sólo a 300.000 de las 2,5 millones de españolas que sufren osteoporosis se les ha diagnosticado, según la AEEM

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Osteoporosis, que pretende concienciar acerca de la gravedad de esta enfermedad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 20 octubre de 2003

El riesgo de sufrir esta patología, que produce fracturas normalmente de cadera, columna y muñeca, va aumentando a medida que pasa el tiempo. En este sentido, las mujeres de más de 75 años tienen un 83% de riesgo de padecer osteoporosis, señala Santiago Palacios, presidente de la AEEM.

Las mujeres jóvenes pueden padecer esta patología en un 16%, mientras que las mujeres de 60 pueden ser un 30% osteoporóticas (de forma leve) y un 60% osteopémicas (grave).

Con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la gravedad de esta patología y la importancia de prevenirla se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis, este año bajo el lema “Calidad de Vida: ¿Por qué hay que prevenir la primera fractura?”. A esta pregunta, José Manuel Quesada, presidente de la SEIOMM, responde asegurando que la mujer con fractura de cadera fallece de un 22 a un 30% en los primeros meses y el 30% no va a poder vivir independientemente. Por esta razón, el especialista hace hincapié en la prevención secundaria, esto es, el tratamiento inmediato cuando se padece la primera fractura.

Huesos frágiles

La osteoporosis (hueso poroso) es una enfermedad que hace que los huesos se debiliten y se vuelvan frágiles, facturándose con facilidad. Pequeños golpes o caídas, que en huesos sanos no tendrían importancia, son letales para los huesos enfermos. A modo de ejemplo: una persona enferma de osteoporosis puede sufrir un aplastamiento de vértebra por intentar levantar una bolsa. Además, convivir con este mal es muy duro, porque el paciente presenta dolores óseos y articulares agudos y crónicos, lo que progresivamente limita su capacidad física.

La masa ósea va aumentando desde el momento del nacimiento y el valor máximo se alcanza sobre los 35 años de edad. A partir de ese momento se inicia la pérdida natural de pequeñas cantidades de hueso. Pero hay elementos que pueden acelerar el proceso. Las mujeres, por la disminución de los niveles de estrógenos que provoca la menopausia, son uno de los colectivos más afectados. Pero la osteoporosis en los hombres es cada vez una causa más frecuente de consulta clínica en reumatología. De hecho, el 35% de las fracturas de caderas se registra en varones, aumentando considerablemente a partir de los 70 años.

Causas y detección

Al margen de la menopausia, la mayor probabilidad de desarrollar osteoporosis se relaciona con el consumo de alcohol y cafeína, el tabaquismo, los periodos de amenorrea (retirada del periodo) y algunos medicamentos como el uso prolongado de corticoesteroides. Asimismo, mantener una dieta pobre en calcio, especialmente en la adolescencia y la juventud, también puede influir. Llevar un vida sedentaria con poco ejercicio físico, ser de constitución delgada y peso bajo o tener antecedentes personales o familiares de fracturas óseas, son otros factores de riesgo que se deben tener en cuenta, porque pueden intervenir en el desarrollo de la dolencia.

La densitometría ósea es la prueba más fiable, según los expertos, para medir la masa ósea y, por tanto, detectar un cuadro de osteoporosis. La desintometría ósea consiste en la utilización de dosis bajas de rayos X para observar un área del cuerpo, como la cadera, la mano o el pie, en búsqueda de señales de pérdida de minerales o debilitamiento óseo. Esta técnica mide la densidad de los huesos de la persona. Así, mientras menor sea ésta, mayor riesgo existirá de que se produzcan fracturas. La desintometría tiene la ventaja de ser indolora y de que se expone al paciente a una cantidad muy pequeña de radiación.

Tratamiento

Todos los médicos consultados coinciden en que el mejor tratamiento de la osteoporosis es la prevención. Una ingesta adecuada de calcio y la práctica de ejercicio físico durante la adolescencia y la juventud son factores que pueden contribuir a un incremento del pico de masa ósea, lo que redundará en una reducción de la pérdida de hueso y, por tanto, en un menor riesgo de sufrir fracturas en años posteriores. En la madurez, el consumo adecuado de calcio y vitaminas es esencial para la salud de los huesos.

Aquellas personas que no toleren (o no les gusten) la leche y los derivados lácteos, los productos que más calcio contienen, podrán ingerirlo en forma de medicamento. En situaciones de menopausia precoz, las mujeres deben tomar estrógenos para prevenir pérdidas óseas y posibles fracturas. En general, es conveniente practicar ejercicio regularmente, no fumar y beber de forma moderada. Al margen de estos consejos, válidos para todas las personas, existen medicamentos contra la osteoporosis, pero debe ser el médico el que valore cada caso particular.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones