Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Una nueva técnica pionera corrige las malformaciones del tórax

La edad establecida para aplicar esta técnica es "desde los 15 meses hasta los 40 años"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 julio de 2002
El Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Infantil La Fe de Valencia presentó ayer las primeras intervenciones mediante una novedosa técnica que corrige el Pectus Excavatum, malformación cóncava del tórax.

Las tres intervenciones, realizadas el lunes a niños de 11, 12 y 13 años, fueron un éxito. El doctor Carlos Gutiérrez, del Servicio de Cirugía Pediátrica La Fe, fue el encargado de aplicar la novedosa técnica, diseñada hace una década por el doctor Nuss del Children´s Hospital of The King´s Daughters en Virginia, y de la que se conocen pocos casos intervenidos en España. Consiste en la introducción de una placa de acero, de aproximadamente de un centímetro de ancho y cuatro milímetros de espesor, mediante unas pequeñas incisiones en los costados del paciente. Una vez pasada la barra, después de introducir una guía, es volteada, lo que eleva el tórax hasta conseguir su posición adecuada.

Se trata de una técnica sencilla opuesta a la utilizada hasta ahora. Según Gutiérrez, antes "se hacía una incisión horizontal, en la que se quitaban varios cartílagos. Era muy agresiva y sangrante y duraba unas seis horas'', por lo que pocas personas se sometían a ella.

Con la nueva técnica, la operación se reduce a una hora y el paciente pasa de tres a cuatro con dolor post-operatorio. La barra se retirará en unos tres años.

Uno de cada mil niños nacen con malformaciones en el tórax. La edad establecida para aplicar esta técnica es "desde los 15 meses hasta los 40 años, aunque las más frecuentes son desde los cinco hasta antes de la pubertad''.

Según el doctor Gutiérrez, esta enfermedad "es una malformación congénita sin que se conozca una causa clara'' que está asociada a enfermos altos y flacos. Los más sorprendente de esta técnica es que el niño "sale del quirófano con el tórax en su sitio'' y son ellos mismos los que reclaman la operación que les llevará a tener una vida normal que acabará con problemas estéticos y funcionales, ya que el tórax les oprime órganos como el pulmón o el corazón.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones