Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Una técnica innovadora permite tratar las varices con vapor de agua

Este nuevo método no deja cicatrices ni hemorragias en la pierna tras el tratamiento

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 25 junio de 2010
Una técnica aplicada por primera vez en España, en el Hospital Quirón Zaragoza, permite tratar las venas varicosas con vapor de agua. Este método, "Esclerosis Venosa con Vapor", consiste en la ablación de las venas afectadas mediante la introducción, con inyección de pequeñas cantidades de vapor, de agua muy caliente a través de un catéter. A diferencia de las actuales cirugías, esta técnica no deja cicatrices ni hemorragias en la pierna tras el tratamiento. Además, los pacientes se reincorporan a su vida normal de inmediato.

Una de las ventajas de esta técnica es que las venas de gran tamaño que tendrían que extirparse de forma quirúrgica con anestesia general pueden tratarse con anestesia local sin los efectos secundarios de la cirugía convencional. Otra ventaja es que este método puede tratar cualquier tipo de vena varicosa, ya que el vapor se difunde a través de tortuosidades y curvas donde un catéter no puede navegar.

Las venas varicosas son venas hinchadas, retorcidas y dolorosas que llevan sangre a mayor presión de lo normal. Por lo general, se desarrollan en las piernas. A menudo, las válvulas en las venas hacen que la sangre fluya, de manera que no se acumule en un lugar, pero las válvulas en las venas varicosas están dañadas o ausentes. Esto provoca que se dilaten con sangre a mayor presión, sobre todo, cuando la persona afectada está de pie.

Esta nueva técnica consiste en inyectar, a través de un catéter, vapor de agua a presión en un microtubo -de 0,1 milímetros de diámetro interior-, que se calienta por corriente eléctrica. El agua se calienta y se emite a presión, para llevar el vapor por dentro de la vena hasta la zona a tratar. La temperatura de salida es de 120 grados centígrados. El vapor se condensa de nuevo en agua y el calor resultante se absorbe por la pared de la vena. Con esto se consigue cerrar la variz por el efecto calórico del vapor de agua sobre la pared venosa varicosa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones