Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

El Serida recomienda a los productores de judías utilizar semillas libres de la enfermedad de la grasa

Aconseja limpiar los aperos, controlar las malas hierbas en el campo y eliminar los restos de la cosecha

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 14 mayo de 2010
El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) de Asturias recomienda a los productores de judías utilizar semillas libres de la enfermedad de la grasa y extremar las medidas preventivas como limpiar los aperos, controlar las malas hierbas en el campo y eliminar los restos de la cosecha.

La grasa de la judía es una enfermedad producida por la bacteria "Pseudomonas syringae patovar phaseolicola" y que se reconoce fácilmente en las vainas por ocasionar manchas de aspecto aceitoso. La grasa se transmite, sobre todo, a través de la semilla, por lo que Ana González, investigadora responsable del Programa de Patología Vegetal del Serida, recomienda a los agricultores utilizar semilla saneada, que esté libre de la enfermedad.

González es la autora de un trabajo en el que describe los principales síntomas de la enfermedad de la grasa de la judía y ofrece a los productores algunas recomendaciones para combatirla. "La mejor arma para controlar la enfermedad de la grasa es la prevención, puesto que los tratamientos con los productos fitosanitarios existentes no son muy eficaces", señaló la investigadora. En su opinión, los puntos clave para frenar la enfermedad son "semilla de siembra saneada, eliminar los restos de la cosecha, mantener limpias las herramientas y los aperos, y controlar las malas hierbas".

González revela en el estudio el trabajo del Serida, que busca huéspedes alternativos para la enfermedad, como son algunas malas hierbas que acompañan a la judía y en las que ya se ha detectado la presencia de la bacteria de la grasa. Este hecho puede tener una gran repercusión epidemiológica pues, según la doctora, "permitiría explicar los fracasos que se producen algunas veces en el control de la enfermedad, cuando se cambia de semilla pero no de parcela de siembra".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones