Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Pequeña guía para limpiar la cocina

Mantener la cocina limpia es esencial para garantizar alimentos seguros; de lo contrario, las bacterias pueden crecer y propagarse

Una de las premisas en seguridad alimentaria es conocer dónde pueden propagarse las bacterias para no darles la oportunidad de sentirse cómodas. En la cocina, esto es esencial: encimeras, tablas de cortar y otras superficies, así como electrodomésticos y utensilios, entran en contacto con los alimentos y, por tanto, es importante mantenerlos limpios para prevenir la propagación de bacterias. Debe tenerse en cuenta además que la mayor parte de enfermedades de origen alimentario se deben a una mala práctica higiénica en el ámbito doméstico. El artículo explica cómo mantener la cocina limpia, cuáles son las seis zonas esenciales que deben tenerse en cuenta y cómo evitar la formación de biofilms.

Imagen: Worktop Projects
Limpiar y desinfectar las distintas superficies de la cocina, así como utensilios y trapos y otras zonas que no deben olvidarse, es fundamental para evitar que los microorganismos patógenos se transmitan a los alimentos. En la cocina, el consumidor es el primer y último responsable de minimizar los riesgos asociados a los alimentos. Para ello, es importante conocer cuáles son las zonas que más atención precisan y qué requerimientos tienen cada una de ellas para evitar la propagación de bacterias y la formación de biofilms.

Seis zonas esenciales

La limpieza debe realizarse con desinfectantes y productos destinados a su uso en la cocina, ya que se formulan de manera específica para que sean eficaces contra los gérmenes. La limpieza debe incluir un buen frotado. La combinación de un producto adecuado de limpieza junto con el movimiento mecánico y la presión acelera la disolución de las bacterias.
  • Encimeras y superficies de trabajo, así como tablas de cortar, deben mantenerse limpias porque entran en contacto directo con los alimentos. Deben lavarse antes de empezar a cocinar y durante la preparación de distintos tipos de alimentos (crudos y cocinados). Es fundamental contar con diferentes tablas de cortar para cada tipo de alimento.

  • La nevera es un electrodoméstico que requiere también ciertas pautas de manipulación y de mantenimiento. Deberemos asegurarnos de que se mantiene entre 0ºC y 5ºC y que los alimentos que se almacenan en su interior están correctamente envasados y separados entre ellos.

  • La despensa, cajones, estanterías y otras zonas donde almacenan alimentos deben vaciarse, limpiarse y desinfectar para que su uso sea más seguro.

  • El fregadero debe limpiarse siempre que se ensucie, es decir, a diario. Al ser una zona en la que hay humedad, se convierte en un lugar de riesgo. Es importante limpiar bien las juntas y secarlas y no almacenar los platos sucios en el fregadero.

  • La campana extractora suele acumular grasa que, si no se limpia, produce goteos. Por lo tanto, debe limpiarse y desinfectarse con periodicidad.

  • El cubo de basura es una de las principales fuentes de contaminación debido a que la materia orgánica tiene capacidad para acumular una importante cantidad de bacterias. Una de las mejores opciones son los cubos con tapa que se abren con el pie, ya que se evita el contacto con las manos. Estas zonas, además, acumulan insectos, por lo que debe prestarse especial atención. Deben mantenerse lejos de la zona donde se manipulan alimentos.

Debe tenerse en cuenta que el tiempo de contacto del desinfectante, la temperatura y la textura de la superficie que se ha de higienizar condicionan la eficacia del proceso. Otros aspectos que no deben olvidarse son:
  • Lavado de manos con agua tibia y jabón. Debe tenerse en cuenta que, por muy limpia que esté la cocina, si las manos no están limpias, es fácil que se propaguen las bacterias, no solo por contacto con los alimentos, sino con tiradores, abrelatas o paños de cocina. Deben lavarse antes de empezar a manipular alimentos, después de tocar alimentos crudos, de ir al baño o tocar mascotas.

  • Los trapos de cocina pueden ser un lugar perfecto para que las bacterias se reproduzcan. Es importante cambiar paños y estropajos con regularidad y dejar que se sequen bien antes de usarlos de nuevo. Una opción más segura es el uso de papel de cocina desechable, ya que es menos probable que se propaguen las bacterias de nuevo.

  • Cuchillos, cucharas y otros utensilios deben mantenerse limpios, sobre todo, después de usarlos con alimentos crudos.

Evitar la formación de biofilms

Los biofilms son un grupo de bacterias que forman una especie de microfilamentos con una gran capacidad adherente

Los biofilms son un grupo de bacterias que forman una especie de microfilamentos con una gran capacidad adherente. Los microorganismos se agrupan en zonas muy limitadas y unidas a un soporte sólido que les proporciona estabilidad, nutrientes y espacio. Cuando se ha formado el biofilm, pueden adherirse a él nuevos microorganismos. El problema es que la limpieza no es, en la mayoría de los casos, del todo eficaz para eliminarlos, por lo que se hace imprescindible una adecuada desinfección. Si no se realiza a tiempo, el biofilm crecerá y es posible que entonces se detecte cierta viscosidad en la superficie donde se forma.

Los biofilms se adhieren más rápido cuando disponen de una fuente continua de nutrientes. Pueden adherirse a superficies como el acero inoxidable, el aluminio o el vidrio, así como en superficies que entra en contacto con alimentos, como juntas, correas transportadoras o grietas. Algunas especies bacterianas, como Listeria monocytogenes, son más propensas a formar biofilms por su capacidad por colonizar ambientes húmedos. En el acero inoxidable pueden encontrarse Pseudomonas spp. en biopelículas.

Una de las formas más eficaces para eliminar los biofilms es frotar con intensidad con un producto que acelere la solubilización del biofilm. Si la limpieza se realiza de forma regular, se dificulta la formación de biofilms. En la prevención, juegan un papel importante los agentes de limpieza y desinfección, el tiempo de exposición y la temperatura.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones