Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Por qué no debes usar guantes de látex en la cocina

La crisis sanitaria ha obligado a extremar las medidas higiénicas en casa, pero hay algunos utensilios que podrían ser perjudiciales en la preparación de alimentos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 septiembre de 2020

La pandemia de la covid-19 nos ha llevado a tomar precauciones de manera extrema. No es para menos, la crisis sanitaria aún está lejos de ser derrotada y no es momento de bajar la guardia. Todas las medidas de protección son importantes. Pero hay algunas que ofrecen una falsa sensación de seguridad, como el uso de guantes (sobre todo de látex) en la preparación de alimentos. En las siguientes líneas detallamos por qué su empleo en la cocina no es para nada recomendable.

Por qué no usar guantes al manipular alimentos

Los guantes se han convertido en una medida de protección frente a la covid-19. Sobre todo en los meses más álgidos de la crisis sanitaria, su utilización era muy habitual, sobre todo en los supermercados y en los medios de transporte.

Sin embargo, su uso en ciertas actividades no está aconsejado, como ocurre en el tratamiento de alimentos. “En general, son poco recomendables porque dan una falsa sensación de higiene”, asegura Beatriz Robles, experta en seguridad alimentaria.

¿Por qué? Al llevar guantes no somos conscientes de la suciedad que se queda impregnada en ellos (algo que no pasa cuando trabajamos con las manos). Con su utilización, cualquier persona que manipule alimentos tiene la sensación de estar tratándolos de forma correcta, descuidando la renovación frecuente de los guantes o su limpieza, destaca Robles. “Además, facilitan la contaminación cruzada y podemos estar transfiriendo microorganimos entre distintos alimentos y utensilios de la cocina”, argumenta. Y hasta el Centro de Control para la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos indica que cuando se emplean guantes en la preparación de alimentos el lavado de manos es significativamente más bajo.

El peligro de los guantes de látex

Y en concreto, el uso de guantes de látex no está recomendado para el tratamiento de la comida por el riesgo de que origine algún tipo de reacción entre los consumidores, alerta la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). La entidad explica que si el látex entra en contacto con los alimentos puede causar respuestas anafilácticas (alergias generalizadas) en personas sensibilizadas con este producto, incluso aún después de que el producto haya sido cocinado.

La alergia a este material es la respuesta que ofrece el organismo al contactar con las proteínas que se encuentran en el látex de caucho natural, tal y como detalla la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex. El mayor peligro de una reacción severa se produce cuando objetos de paredes finas y elásticas (guantes, globos, preservativos…) entran en contacto con las mucosas corporales y órganos internos.

La gravedad de la reacción inmediata dependerá del grado de sensibilidad de la persona y de la cantidad de alérgeno de látex que ingrese en su cuerpo. Podría presentar los siguientes síntomas:

  • leves: picor, lagrimeo o enrojecimiento ocular, irritación nasal, enrojecimiento y habones en las manos y tos seca.
  • graves: dificultad respiratoria, asma, opresión torácica, palpitaciones y mareo, hipotensión y hasta choque anafiláctico.

La alternativa a los guantes en la cocina

lavado manos cocina
Imagen: Burst

La mejor alternativa al uso de los guantes es el constante lavado de manos, tal y como recomiendan los especialistas. Pero en caso de tener que usarlos por protección real de la piel del trabajador, es preferible que no sean de látex.

Tanto la AECOSAN como la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) coinciden en recomendar el no empleo de guantes de látex en la empresa alimentaria, donde no es necesario.

En cambio, “la FDA [autoridad sanitaria y de alimentación de EE.UU.] sí recomienda utilizar guantes cuando se manipulen alimentos listos para consumo, es decir, productos que se sirven directamente y ya no van a sufrir un tratamiento térmico: platos preparados, loncheados, patés, vegetales para ensalada”, señala Robles. En ese caso, explica la especialista, se pueden usar de otros materiales, como el nitrilo.

La AECOSAN da ciertas recomendaciones en caso de que el empleo de guantes sea imprescindible en la cocina:

  • Que sean de colores que no puedan confundirse con ningún alimento. De esta forma se podrá distinguir cualquier fragmento que se haya desprendido durante su manipulación.
  • Lavar y secar bien las manos antes de usar guantes y retirar anillos y relojes que puedan romperlos.
  • Cambiar de guantes cada vez que se cambie de actividad.
  • Los guantes no desechables se lavarán por ambas caras después de su uso y se dejarán secar del revés.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones