Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

Depresión y trastornos psicológicos, principales problemas de los usuarios del Teléfono de la Esperanza

Las mujeres casadas de entre 32 y 52 años son las que más demandan los consejos de este servicio

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 10 junio de 2003
El Teléfono de la Esperanza es un servio asistencial a través del teléfono para casos en los que peligre la integridad física o psicológica de las personas.

Por lo general, los problemas de la gente que pide la ayuda de los voluntarios que atienden este teléfono las 24 horas del día varían dependiendo de la edad, aunque son la depresión y los trastornos psicológicos los mayoritarios, seguidos de los familiares y relacionales y la asesoría en materias jurídicas y matrimoniales, según explicó Juan Sánchez, director de esta ONG en Málaga.

En cuanto al perfil de los usuarios, suelen ser mujeres casadas de entre 32 y 52 años las que más demandan los consejos y la escucha de los psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales o asesores que dedican su tiempo al Teléfono de la Esperanza, añadió Sánchez, quien ha observado un cambio en las causas que provocan la soledad o la crisis que lleva a la gente a necesitar este servicio.

Así, afirma que "los roles son otros, los tipos de familia van cambiando, la mujer se ha incorporado al mercado de trabajo". Este último aspecto hace que mujeres en torno a los 30 años llamen preocupadas por "la maternidad, la adaptación a la vida de pareja y, posteriormente, porque no se les gratifican las tareas del hogar o no saben compartir las tareas de la casa y de fuera".

Por su parte, los hombres sólo se ven necesitados de este tipo de servicio entre los 28 y 32 años, ya que "cuando llega la vida del matrimonio llaman menos", señaló Sánchez. No abundan demasiado las llamadas de ancianos, pero cuando se producen son causadas por problemas de soledad, indicó.

Por último, Sánchez destacó que los voluntarios se enfrentan a cada vez más casos de adicciones a las nuevas tecnologías. "La adicción a Internet provoca, como cualquier otra adicción, satisfacciones rápidas que provocan también una frustración rápida y, por consiguiente, insatisfacción, inseguridad y ansiedad", concluyó.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones