Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Enrique Fernández Segovia, director de operaciones de Bomberos Unidos Sin Fronteras

Sólo 36 horas después del terremoto, nuestro equipo ya trabajaba en Haití bajo los escombros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 6 febrero de 2010

Siempre alerta. Así viven los voluntarios de Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF). Por ello fueron los primeros en reaccionar tras el terremoto que asoló Haití hace varias semanas. El director de Operaciones de BUSF, Enrique Fernández Segovia, explica que esta respuesta no es fortuita, sino el resultado de un excelente trabajo de formación y coordinación a lo largo de todo el año. Al menos dos equipos de personas y el material suficiente se mantienen siempre a punto para acudir de manera simultánea, si fuera necesario, a dos lugares diferentes. Es una tarea dura, pero «los trabajos de rescate siguen un protocolo que conocen y aplican a la perfección todos los rescatistas de BUSF», subraya Fernández Segovia.

Bomberos Unidos Sin Fronteras fue la primera ONG española que partió hacia Haití, con un contingente formado por ocho bomberos rescatistas de Madrid y Huelva. ¿Qué panorama encontraron al llegar?

Los compañeros desplazados hasta Haití llegaron cuando todavía se intentaba asimilar lo ocurrido. Apenas se había decidido nada, debido al fuerte shock vivido horas antes. En esos momentos, no se sabía ni por dónde empezar a trabajar. Al haber coordinado previamente nuestra salida con diversas instituciones y con la Oficina Técnica de Cooperación (OTC) de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en República Dominicana, el paso de nuestro contingente hasta la zona asignada de trabajo fue inmediato, apoyado por vía aérea por el ejército chileno de Naciones Unidas. Sólo 36 horas después del terremoto, nuestro equipo ya trabajaba bajo los escombros del hotel Montana.

¿En qué condiciones trabaja el personal de BUSF en Haití?

«La adrenalina mantiene en guardia y permite trabajar durante largos periodos de tiempo»

Los primeros días se trabajó prácticamente en turnos de 24 horas, sólo se hacían pequeños relevos para tomar un poco de aire y reponer fuerzas. El calor, unido al trabajo de desescombro y las prendas y medios de protección que utiliza el equipo de rescate obligan a dosificar las fuerzas, pero la adrenalina mantiene en guardia y permite trabajar durante largos periodos de tiempo.

¿Cuál es su labor? ¿Trabajan en una zona concreta?

Los comités de emergencias nacionales o la propia ONU nos asignan la zona en la que trabajamos, no la seleccionamos nosotros. Así debe ser para una mejor coordinación de todos los equipos internacionales presentes en terreno.

¿Cómo se coordinan las tareas de rescate?

Se trabaja desde España en coordinación con los equipos en Puerto Príncipe, pero es el equipo que está en terreno quien toma las decisiones más inmediatas. Los trabajos de rescate siguen un protocolo que conocen y aplican a la perfección todos los rescatistas de BUSF, por lo que el trabajo es bastante fluido.

¿En qué consiste ese protocolo? ¿Cómo consiguen llegar pocas horas después del desastre?

«Mantenemos a diversos grupos preparados durante diferentes etapas del año para que puedan partir de inmediato»

Es un trabajo que supone varios años de preparación y, en líneas generales, consiste en mantener a diversos grupos preparados durante diferentes etapas del año para que puedan partir de inmediato. El material también está siempre preparado para facilitar una salida rápida, incluso, aunque se den dos situaciones de emergencia simultáneas. De forma paralela, se inician las gestiones de coordinación tanto con instituciones españolas como en el país afectado. Este proceso supone una preparación específica para garantizar una intervención eficaz y con un perfecto seguimiento en todo momento. Requiere una gran dedicación durante todo el año.

¿Qué parte es la más complicada?

La llegada del equipo, los perros y el material en condiciones de seguridad y en la mayor brevedad posible a la zona de trabajo. Cada minuto cuenta.

¿La rapidez en la actuación es vital?

Tanto o más que la rapidez, es fundamental la coordinación. No se puede intervenir en este tipo de situaciones sin que todas las instituciones implicadas tengan conocimiento del equipo que desplaza una organización, el material, la especialización y la zona de trabajo. Es imprescindible para que los equipos de rescate y ayuda puedan tener mayor fluidez en sus actividades. A partir de ahí, cuenta la rapidez, como es lógico, ya que el tiempo corre en contra de las víctimas.

¿Habían participado con anterioridad en una actuación similar a la de Haití?

«El terremoto de Haití ha sido el episodio más catastrófico en cuanto a número de fallecidos y falta de infraestructuras»

Desgraciadamente, ha habido otros terremotos bastante devastadores, como el de Irán (2003), Pakistán (2005), Pisco (Perú, 2007) o el tsunami del sudeste asiático (2004), entre otros. Pero sin duda éste ha sido el episodio más catastrófico de todos, en cuanto a número de fallecidos y falta de infraestructuras.

En Haití se unieron miembros del Grupo de Intervención en Catástrofes, de la filial peruana de BUSF. De nuevo, destaca la importancia de la coordinación.

La Red Iberoamericana de Bomberos Unidos nació para este fin. Pretende atender catástrofes de manera inmediata en Caribe, Centroamérica y el resto de países de Iberoamérica, mientras nuestros equipos llegan desde España. Tenemos delegaciones en Perú, Bolivia, Nicaragua, Guatemala y Argentina y representación en varios países más. Esta colaboración es de suma importancia para disponer de muchos más medios cuando afrontamos una gran catástrofe natural. Su eficacia y aportación ha quedado patente en los últimos años.

¿Todo el personal voluntario está en activo? ¿Qué requisitos debe cumplir?

«Quienes trabajan en una crisis humanitaria provocada por la naturaleza deben tener claros sus objetivos y las situaciones extremas que pueden vivir»

Hay una serie de normas básicas y éticas que todo cooperante debe cumplir, no sólo en BUSF. A partir de ahí, ésta es una dedicación que exige una determinada formación y, por qué no decirlo, vocación. Todas las personas que trabajan en una crisis humanitaria provocada por la naturaleza deben tener claros no sólo sus objetivos, sino las situaciones extremas que pueden llegar a vivir.

Como ha indicado antes, se trasladan con perros adiestrados en la localización de personas sepultadas con vida. ¿Se encarga BUSF de su adiestramiento y mantenimiento?

Contamos con la inestimable colaboración de la Unidad Canina del Ayuntamiento de Huelva, pero al margen de su propia formación y preparación, que es de élite, realizamos simulacros y maniobras periódicas para trabajar la coordinación de los equipos.

Antes ya habían trabajado en Haití, en el distrito de Miragoane, tras el paso de cuatro huracanes por el Caribe. ¿Participarán también en las tareas de reconstrucción o es pronto para hablar del futuro?

En la actualidad, y en paralelo a nuestra intervención en materia de atención médica, obtención y distribución de agua potable, hemos iniciado los estudios para el fortalecimiento del servicio del Hospital General de Puerto Príncipe, con el envío de dos ambulancias equipadas y el refuerzo de sus servicios de atención urgente y restablecimiento permanente del servicio de agua.

¿Han notado que en esta ocasión ha habido una mayor implicación debido a la magnitud de la catástrofe?

Tenemos la suerte de que nuestros voluntarios mantienen siempre este ritmo de trabajo, pero sí se ha vivido con más intensidad dada la magnitud del desastre. Lo hemos notado en la gente y en las instituciones, que se han volcado con Haití.

La mayoría de los ciudadanos de Puerto Príncipe y habitantes de Haití, en general, se han quedado sin techo, ¿pero en qué situación se encuentran allí los voluntarios y cooperantes?

Nuestros cooperantes se trasladan con sus propios medios para pernoctar y descansar en sus turnos, así como sus propios alimentos, pero la familia de Nadine, la gerente del hotel Montana que pudimos rescatar con vida, nos ha cedido una vivienda para nuestros voluntarios durante el tiempo que permanezcan en Puerto Príncipe. Este tipo de gestos no tienen precio en las circunstancias que envuelven al país.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto