Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Iñigo Icaza, presidente de Imagen en Acción

La realidad a veces es dura y así hay que transmitirla, sin caer en imágenes catastrofistas o alarmantes

Imagen en Acción es una ONG al servicio de otras ONG. Ofrece cobertura fotográfica gratuita de eventos, actividades y proyectos para que las organizaciones más modestas ganen visibilidad en la sociedad. La idea comenzó en septiembre de 2007 con una decena de personas y todavía se está consolidando, pero sus objetivos son claros: trabajar en el campo de la acción social y la cooperación para el desarrollo, ser testigos e informadores de situaciones de injusticia y marginación social y promover la dignidad de las personas. La fotografía social es su punto fuerte. Pero siempre ligada a la realidad, “sin caer en imágenes catastrofistas, alarmantes o idílicas”, señala el presidente de la entidad, Iñigo Icaza (Bilbao, 1980).

Una ONG que trabaja para otras ONG. ¿Realizan un trabajo cien por cien altruista?

Sí. Aunque parezca curioso, Imagen en Acción es una ONG que presta servicios a otras ONG para promover sus actividades, darles la posibilidad de ser conocidas y ofrecerles, en definitiva, visibilidad en un entorno en el que cada día es más difícil llegar a la gente. ¿Cómo lo hacemos? Todos nuestros fotógrafos son personas voluntarias que disponen de una cámara de fotos, pero sobre todo, que están comprometidas con el cambio social. Además, no solicitamos contraprestación alguna por la labor que realizamos, aunque por supuesto dejamos abierta una puerta por si quieren cubrir los gastos de nuestros voluntarios.

Una imagen vale más que mil palabras. ¿Está de acuerdo?

Es una frase muy manida, pero poco ajustada a la realidad. Una imagen, por si misma, puede tener mucho valor, retratar un momento exacto, pero no puede explicar una situación. Es necesario acompañar la fotografía con palabras que expliquen qué ocurre. Por ello, realizamos reportajes fotográficos en los que conjugamos una serie de imágenes con un total de mil palabras que las contextualizan.

¿Cuál debe ser, por lo tanto, la finalidad de una fotografía?

Retratar la imagen fiel de lo que está ocurriendo, transmitir lo que sucede en nuestro mundo y conseguir que llegue a todos los rincones del planeta.

“La manipulación la realiza la persona, consciente o no de ello, cuando retrata una situación, procesa la foto, la explica o la interpreta”

Sin embargo, a veces, la realidad se puede manipular a través de la cámara.

La cámara, el objetivo o la lente no dejan de ser objetos y los objetos sólo captan lo que nosotros queremos que capten. La manipulación la realiza la persona, consciente o no de ello, cuando retrata la situación, procesa la foto, la explica o la interpreta. Esto no siempre se hace a propósito y con unos fines concretos. A veces, la falta de información veraz acerca de la situación que se está reflejando favorece que la persona a la que llega la fotografía manipule la realidad al asimilarla según sus juicios y experiencias. Por ello, es importante que junto a la fotografía haya palabras que expliquen y formen.

¿Qué realidad le gustaría retratar?

Una que reflejara el compromiso de los líderes mundiales con los más desfavorecidos, comprendiendo su situación, viendo cuáles son sus problemas diarios y decididos para ser la punta de lanza de un cambio social que cada día exige más gente.

En este sentido, entre las actividades que realizan, ayudan a elaborar campañas de sensibilización. ¿Una buena estrategia de comunicación es fundamental para dar a conocer el trabajo de las ONG?

Es fundamental, pero debe ser parte de una estrategia global. No sólo se ha de difundir el trabajo que se realiza, sino que esta difusión se debe enmarcar dentro de un posicionamiento de la organización. Entre otras cosas, se deben establecer los canales adecuados para conseguir una respuesta por parte de la sociedad y fomentar la colaboración en un entorno estable y con vocación permanente.

“Todos conocemos organizaciones que realizan campañas de mayor dureza visual debido a que sus estudios demuestran que son las que más sensibilizan a la sociedad”

Sin embargo, en ocasiones, algunas campañas recurren a imágenes de gran dureza para llegar al público. ¿Cree justificada esta actuación?

Éste es un debate que va a existir siempre, no sólo en el ámbito social, sino en el de la comunicación. Todos conocemos organizaciones que realizan campañas de mayor dureza visual debido a que sus estudios demuestran que son las que más sensibilizan a la sociedad. Pero también cada cierto tiempo realizan campañas más amables para evitar la insensibilización a la que pueden llegar las personas. En mi opinión, la realidad a veces es dura y así hay que transmitirla, sin caer en imágenes catastrofistas o alarmantes, pero poco significativas, ni en imágenes idílicas.

En ese caso, ¿son más visibles los esfuerzos o los resultados del trabajo de una organización?

Ambos pueden ser visibles. El problema radica en que, en un entorno como el nuestro, es muy difícil conseguir esa visibilidad. Las grandes ONG disponen de departamentos de comunicación encargados de editar revistas, publicar reportajes, realizar campañas a gran escala, etc. Sin embargo, las organizaciones más modestas carecen de los recursos necesarios para dar a conocer su trabajo. Por ello Imagen en Acción pretende dar satisfacción a esa necesidad, con personas comprometidas con sus causas y con una amplia formación en fotografía social. Buscamos formar a nuestros voluntarios en técnica fotográfica y en aspectos sociales, facilitando un reportaje de calidad, pero también apoyo y consejo a la hora de difundir la labor que realizan.

Formamos a los voluntarios en ética social, compromiso, desigualdades y cuestiones de género. A partir de ahí, entendemos que este mismo compromiso lo tienen también las ONG con las que colaboramos

Para ello, cuentan con un código ético que asegura un uso responsable de las imágenes. ¿Pero cómo controlan que ese código se cumpla?

En nuestro caso, el cumplimiento lo controlan el fotógrafo oficial que ha coordinado el reportaje, el coordinador de la zona, el equipo de editores y el coordinador nacional de ética. Además, formamos a los voluntarios en ética social, compromiso, desigualdades y cuestiones de género, entre otras cosas. A partir de ahí, entendemos que este mismo compromiso lo tienen también las ONG con las que colaboramos, por lo que siempre existirá un respeto hacía la dignidad e imagen de aquellas personas que han sido fotografiadas.

Han de ser escrupulosos en este sentido, ya que entre sus objetivos a medio plazo está crear un banco de imágenes con licencias abiertas de temática solidaria y social.

Sí, éste es el complemento adecuado a los servicios que prestamos. Hemos detectado que a veces hacen falta imágenes que no hayan sido tomadas en un acto o en una situación concreta, sino que reflejen aspectos o sentimientos generales. Es ahí donde entra la posibilidad de buscar y utilizar imágenes de uso libre en nuestro banco. Además, es una consecuencia lógica de nuestra razón de ser, ya que como ONG de fotógrafos sociales llevamos nuestro compromiso a nuestra vida diaria y eso se refleja en las fotos que realizamos en el día a día. Recoger esas fotos cedidas por nuestros fotógrafos nos permite dar un servicio más.

Otro de sus grandes proyectos consiste en una colaboración con la asociación portuguesa Associação para o Estudo e Protecção do Gado Asinino, AEPGA, en una iniciativa auspiciada por la Unión Europea bajo los programas para jóvenes (Youth in Action). El objetivo es trabajar con ellos a través de la fotografía para que den su visión del mundo rural en el que viven. ¿Cuál es su intervención concreta en este programa?

La iniciativa surgió de AEPGA, que contactó con diferentes asociaciones europeas y marroquíes. Formamos parte del proyecto tres ONG de Portugal, España y Grecia. Nuestro objetivo es básicamente el mismo: trabajar con jóvenes del mundo rural para dotarles de la técnica fotográfica y la visión necesaria para que puedan transmitir la realidad de su entorno, su cultura y sus tradiciones, que peligran debido al éxodo de los jóvenes. Mediante nuestro apoyo, podrán implicarse en la proyección del entorno en el que viven, retratar su vida en las aldeas y pueblos. Posteriormente, estas fotografías se recogerán en un libro y en diversas exposiciones.

Ser voluntario de Imagen en Acción

Las personas interesadas en colaborar con Imagen en Acción deben cumplir tres requisitos: tener ganas, implicación y compromiso social. Las ganas, a juicio de Iñigo Icaza, “están relacionadas con la iniciativa”. “Es necesario disponer de personas que quieran moverse, buscar, reflexionar, preguntar y preguntarse”, precisa.

“Es necesario disponer de personas que quieran moverse, buscar, reflexionar, preguntar y preguntarse”

Los fotógrafos voluntarios han de salir a la calle para retratar realidades, pero también para buscar nuevas formas de colaborar y ONG que puedan requerir los servicios de Imagen en Acción.

Respecto a la implicación, Icaza considera que “tiene que ver con que no te importe madrugar un sábado lluvioso para irte a un pueblo vecino a realizar un reportaje, tener reuniones por videollamada los viernes a las diez de la noche o estar una semana entera colgado del teléfono y del correo electrónico para entender y plasmar lo que la ONG necesita”. Y añade: “Tampoco te tiene que importar hacer esto de manera constante y duradera”.

Por último, el compromiso social es imprescindible: “Es el plus que da motivación para empaparse y coger un resfriado por una buena causa”. Todo esfuerzo permite a los voluntarios de esta organización ser conscientes de que están aportando un grano de arena “para conseguir mejorar la situación de muchas personas que no tienen la suerte que tienen ellos”.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones