Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Voluntariado familiar

Una práctica que permite compartir con los hijos diferentes experiencias y valores

Img familia campo Imagen: Colin Jackson

El voluntariado familiar es una práctica poco extendida en nuestro país. Sin embargo, cada vez más organizaciones se animan a proponer alternativas conjuntas para padres e hijos. La posibilidad de compartir esta experiencia supone una oportunidad única para transmitir valores a los más pequeños y fomentar los lazos de unión.

Acompañamiento a menores discapacitados

/imgs/2009/03/volunt-fam-articulo.jpg

El voluntariado familiar es una experiencia enriquecedora. Supone una oportunidad única para que padres e hijos compartan un mismo espacio en el que aprender valores con los que no siempre es fácil toparse en la vida diaria. La propuesta de la Fundación Pablo Horstmann, en marcha gracias a la ONG Desarrollo y Asistencia, se acerca a menores discapacitados con parálisis cerebral.

La idea es que los voluntarios establezcan vínculos de amistad con los menores y que sus familias disfruten de un tiempo de respiro. Con este programa, se persigue integrar a los niños con discapacidad en un ambiente normalizado y se enseña al resto de menores a acercarse de manera natural a una realidad distinta a la suya. “Permite, rompiendo barreras sociales, ayudar a integrarse y a desarrollarse a niños que de otra forma están bastante aislados socialmente”, asegura la Fundación.

El acompañamiento se inició en el verano de 2007, tras consultar con Desarrollo y Asistencia. “Se nos ocurrió adaptar uno de los programas que manteníamos con niños con discapacidad y, el curso pasado, empezamos con un grupo”, rememora María del Valle Pinaglia, responsable del programa de voluntariado familiar de la ONG. En la actualidad, la iniciativa cuenta con el apoyo de diez centros de educación especial. “En total, participan unos 25 niños y cerca de 60 familias”, apunta Pinaglia.

La cita es quincenal y tiene un doble objetivo. Por un lado, se busca la normalización de los niños con discapacidad, “que veamos que en la sociedad hay todo tipo de personas”, y, por otro, es un intercambio inigualable de cariño, experiencia y valores. De hecho, muchos niños con discapacidad son inmigrantes, lo que favorece además la interculturalidad y el acercamiento a otras costumbres.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Atención a mayores »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones