Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Prueba de uso: 6 relojes inteligentes que prometen cuidar tu salud

Comparamos las prestaciones de varios smartwatches que miden el ritmo cardíaco, la actividad o el sueño, entre otras funciones vinculadas a la salud

Imagen: Getty

Los smartwatches nacieron en 2013 como una revolución: unían en un solo dispositivo funcionalidades de comunicación (llamadas, notificaciones del móvil…) con otras relacionadas con la salud (registro de actividad, sueño…). Seis años después, viven un nuevo despertar: en 2018, las ventas aumentaron un 56 %, según datos de la consultora Strategy Analytics. Una de las causas de este repunte es la precisión de las funciones relacionadas con la salud, entre ellas, la medición del ritmo cardíaco. Pero ¿podemos confiar en estos datos? Analizamos los seis dispositivos más vendidos en la actualidad.

Existen dos tipos de sensores para registrar el ritmo cardíaco: los que toman una lectura directa del pulso a través de electrodos en contacto con la piel, y los ópticos, que emplean una serie de ledes, rojos o verdes, para detectar el pulso del torrente sanguíneo. Esta última medición es la que usan la mayoría de los smartwatches y, también, muchos médicos.

El hándicap de estos relojes es que, para realizar una medición correcta, dependen de muchos factores, como la sujeción de la correa, la perfusión sanguínea (cuánta sangre fluye, lo que llamamos “pulso”), las temperaturas extremas e incluso el tipo de ejercicio: los movimientos rítmicos –correr, andar o montar en bici– arrojan registros más precisos que cuando se practica un deporte con ritmo más irregular, como el tenis o el boxeo. Para saber si los datos que ofrecen estos dispositivos son exactos, analizamos las últimas versiones de los seis relojes más vendidos del mercado.

Xiaomi Mi Band 4

  • Peso: 22,1 g. Tipo de pantalla: AMOLED. Tamaño (pantalla): 0,95 pulgadas. Duración de batería: hasta 20 días. Resistencia al agua: 50 metros. GPS: sí. NFC: no. Bluetooth: sí. Dependencia del móvil:

Es el último (y más popular) lanzamiento en la serie de
dispositivos que se pueden vestir. Las Mi Band de Xiaomi han
conquistado a muchos usuarios al ofrecer unas prestaciones
completas a un precio competitivo. Aunque, por su diseño
alargado, no parece un reloj convencional, en su pantalla no
solo podemos encontrar la hora, sino también información
relativa a nuestra actividad diaria: pasos, ritmo cardíaco… Con 22
gramos de peso, es muy ligero, y ofrece un panel AMOLED (cada
píxel se ilumina solo cuando se activa, por lo que el gasto de
la batería es menor) más limitado que otras opciones que hay
en el mercado, debido a su menor tamaño. Resistente al agua,
dispone también de un sistema de medición de entrenamiento
en natación –mide tiempo, distancia del ejercicio, brazadas y
ritmo cardíaco– cubriendo así una asignatura pendiente, ya que
el anterior modelo no era sumergible. Cuenta con un sistema
propio que se controla desde la aplicación MiFit del móvil, en
la que podemos encontrar diferentes fondos de pantalla. Esta
aplicación es la que recoge también todos los informes de
actividad y sueño, pero, aunque completa, resulta también una
de las más limitadas, pues ofrece menos funcionalidades que
otras marcas.

  • Lo mejor. Sin duda, el precio, para un producto que, además,
    ahora ofrece una pantalla a color. Su rendimiento general es
    interesante, pero donde ha destacado siempre esta serie de
    productos es en su autonomía: hasta 20 días sin tener que
    cargar la Mi Band 4, lo que la hace muy útil para
    monitorizar el sueño.
  • Lo peor. Si la autonomía es su punto fuerte, no lo es tanto su
    sistema de carga (hay que llevar puerto y cargador propios).
    Carece de NFC (tecnología inalámbrica para conectarse a otros
    dispositivos), de GPS propio y de micro-USB. Por último, conviene
    recordar que las pruebas que diferentes medios especializados
    (Xataka, Computer Hoy…) le han hecho al equipo señalan que la
    medición de pasos o del ritmo cardíaco es bastante pobre y no del
    todo precisa, lo que hace que, aunque este pueda ser un producto
    interesante para principiantes, no lo es para usuarios expertos.
  • Precio. Desde 34,99 euros.

Huawei Watch GT

  • Peso: 46 g (sin correa). Tipo de pantalla: AMOLED. Tamaño pantalla: 1,39 pulgadas. Duración de batería: hasta 2 semanas. Resistencia al agua: 50 metros. GPS: sí. NFC: no. Bluetooth: sí. Dependencia del móvil: sí.

Con el Huawei Watch GT, la marca china apuesta por un
producto con una pantalla a color y un diseño idéntico al de
cualquier reloj convencional, que es capaz de ofrecer hasta dos
semanas de autonomía. Viene equipado con una versión del
sistema operativo Wear OS llamada Lite OS, que, sin embargo,
no permite instalar más aplicaciones que las de serie.
Cuenta con acceso a tres redes de posicionamiento por
satélite: GPS, Glonass y Galileo. Podemos, por tanto, dejar el móvil
en casa y seguir contando con el reconocimiento de ruta al salir a
hacer deporte. Nos ofrece, además, una larga lista de modos para
actividades tanto de interior como de exterior. Es resistente al
agua y sumergible, por lo que se puede aprovechar en natación
o en cualquier otro deporte acuático. Cuenta con dos tamaños,
42 y 46 mm de diámetro, pantalla AMOLED (acrónimo del inglés
“matriz activa de diodos orgánicos emisores de luz”) de doble
corona y correas con sistema Quick Fit, que permiten cambiarlas
sin necesidad de utilizar herramientas.

  • Lo mejor. La relación calidad/precio. Pensado para los
    que buscan algo económico con buen rendimiento. Es el
    smartwatch más completo, con reconocimiento de frecuencia
    cardíaca 24 horas, 7 días a la semana y monitorización del sueño
    en cuanto nos dormimos, avalada por un estudio realizado en
    colaboración con el Harvard Medical School CDB Center. Pero,
    sobre todo, destaca por una batería que puede llegar a las dos
    semanas sin necesidad de cargarlo en los modelos Active, Sport
    o Classic (la versión Elegant alcanza una semana).
  • Lo peor. Lo limitado de su sistema Lite OS: está cerrado a
    cualquier aplicación de terceros y, de hecho, no se pueden
    instalar nuevas watchfaces (esferas de reloj) o interfaces más
    allá de las de serie. En sus últimas actualizaciones se ha incluido
    un modo Always On, pero solo dispone de dos posibles diseños
    para un estilo analógico o digital. Finalmente, aunque contamos
    con notificaciones de mensajes o llamadas, no podemos
    contestar a los primeros y, en el caso de las segundas, solo
    podemos colgar, cuando lo útil sería poder recibir la llamada sin
    sacar el móvil del bolsillo al llevar un auricular Bluetooth.
  • Precio. Desde 159 euros.

Firbit Versa

  • Peso: 22,1 g. Tipo de pantalla: Color LCD. Tamaño (pantalla): 1,34 pulgadas. Duración de batería: hasta 4 días. Resistencia al agua: 50 metros. GPS: no. NFC: sí (solo Special Edition). Bluetooth: sí. Dependencia del móvil: sí.

Aunque conocida por sus pulseras, la compra de Pebble por
parte de Fitbit hace dos años dio como fruto la aparición
de sus relojes inteligentes Fitbit Versa. Con un diseño
que recuerda al Apple Watch, ofrece su propio sistema
operativo, el Fitbit OS. Es compatible con un buen número
de aplicaciones para monitorizar el ejercicio o recibir
notificaciones, pero no podemos interactuar con ellas.
Además de brindar hasta cuatro días de autonomía,
lo que más destaca de este Fitbit Versa es su carga al 100 %
en apenas una hora, algo que pocos pueden garantizar.
Monitoriza el pulso cardíaco las 24 horas, además de
muchos otros elementos como pasos, minutos de actividad
o kilómetros. Incorpora la función de coach, un entrenador
virtual y de vida saludable que nos puede ayudar a llevar
unos hábitos más sanos, incluyendo vídeos para realizar
de modo correcto los ejercicios sin mirar la pantalla del móvil,
sino fijándonos directamente en la muñeca. Cuenta con chip
NFC, lo que permite usarlo para hacer pagos con las apps
compatibles con su plataforma Fitbit Pay. Su diseño encaja
tanto en un entorno deportivo como en el día a día.

  • Lo mejor. La alta precisión de la monitorización que hace
    del ejercicio y de las constantes vitales es uno de sus puntos
    más fuertes. Y también, su batería, que puede cargarse
    en apenas una hora y posibilita una duración de cuatro días.
    Además, la opción de visionado de vídeos directamente en su
    pantalla puede ayudarnos a corregir nuestros ejercicios, lo
    que ofrece la posibilidad de optimizar nuestro entrenamiento.
  • Lo peor. Incorporar un software propietario (no puede ser
    modificado) limita su compatibilidad, tanto de apps como para
    personalizarlo con diferentes pantallas. Por otra parte, tanto
    el sistema de notificaciones como su faceta de reloj para las
    rutinas diarias nos ofrecen un rendimiento que, según los
    análisis realizados, se ha mostrado francamente mejorable
    (las notificaciones a veces no están sincronizadas, no se puede
    interactuar con ellas, admite un número muy limitado de apps…).
  • Precio. Versa edición Lite: 159,95 euros. Versa: 199,95 euros.
    Versa edición especial: 229,95 euros.

Mobvoi Ticwatch S2

  • Peso: N/D (no declarado). Tipo de pantalla: AMOLED. Tamaño (pantalla): 1,39 pulgadas. Duración de batería: hasta 2 días. Resistencia al agua: hasta 50 metros. GPS: sí. NFC: no. Bluetooth: sí. Dependencia del móvil: sí.

De entre las opciones con el sistema operativo Wear OS (el
Android de Google para los dispositivos móviles portátiles),
esta es quizás la que tiene una mejor relación calidad-precio. Su software permite el acceso a una gran cantidad
de apps. Entre las ventajas de contar con este sistema
operativo, tenemos que, por ejemplo, y a diferencia de lo que
encontramos en Huawei o Xiaomi, se puede, no solo recibir
notificaciones, sino interactuar con ellas, además de controlar
remotamente muchas aplicaciones Android. Ofrece una
pantalla de 1,39 pulgadas AMOLED, sensor de ritmo cardíaco
y resistencia al agua, aunque no es tan sumergible como
otras opciones, ya que carece de la certificación de protección
IP68 (título que garantiza la seguridad del dispositivo contra
el polvo y el agua hasta niveles de un metro sumergido). Su
batería alcanza, en teoría, los dos días de uso, lo que, como
en otros casos, es un inconveniente: en una semana habrá,
probablemente, dos noches en los que se esté cargando, por
lo que durante esas horas no tendremos la lectura del sueño.

  • Lo mejor. La versatilidad y compatibilidad de Wear OS: brinda
    mucho más contenido que podemos instalar para aumentar las
    posibilidades del reloj con nuevas apps o funciones. Su software
    nos permite tener guardado el móvil en el bolsillo durante más
    tiempo, ya que casi todas las apps son compatibles y podemos
    controlarlas, en su mayoría, desde la muñeca. Su relación
    calidad-precio es muy interesante: ofrece prestaciones por
    encima de una pulsera de actividad (la que sirve para monitorizar
    ejercicio) y similares a las de otros productos de mayor coste.
  • Lo peor. Cuenta con una base de carga propia, con los
    inconvenientes ya señalados en otros modelos. Al disponer de
    su propio cable integrado, no deja utilizar otro cable que
    no sea ese. La pantalla no es de gran calidad debido a su menor
    resolución. Tampoco cuenta con NFC (la tecnología inalámbrica
    que permite el intercambio de datos entre dos dispositivos
    cercanos), por lo que no podemos usarlo para hacer pagos como
    con los relojes de Samsung o Apple. Y, aunque se prometen dos
    días de autonomía, el reloj se debe recargar cada día.
  • Precio. Desde 179,99 euros.

Samsung Galaxy Watchactive

  • Peso: 25 g. Tipo de pantalla: Super AMOLED. Tamaño (pantalla): 1,1 pulgadas. Duración de batería: hasta 90 horas. Resistencia al agua: hasta 50 metros. GPS: sí. NFC: sí. Bluetooth: sí. Dependencia del móvil: sí.

Es el último de los relojes inteligentes de Samsung y el que
ofrece un diseño mucho más funcional, discreto y adaptado
a la actividad deportiva. Pesa 25 gramos y cuenta con una
pantalla de 1,1 pulgadas SuperAMOLED (mejor calidad
de imagen que las convencionales y una respuesta táctil
mejorada). En su interior, el sistema operativo es el Tizen OS,
que, aunque es más limitado que el Wear OS de Android, tiene
ya una buena base de contenido, aplicaciones y añadidos para
los wearables de Samsung a través de su plataforma Samsung
Apps. Este reloj está totalmente enfocado al monitoreo del
ejercicio y la salud, ya que cuenta con un sistema de objetivos
diarios saludables similar al que tienen los Apple Watch con
su famosa interfaz de círculos concéntricos. En el móvil, toda
esta información la centralizamos en la aplicación Samsung
Health, donde también se pueden controlar otros aspectos
como el número de vasos de agua que bebemos, las calorías
de la comida, la calidad del sueño, etcétera. Cuenta, además,
con modos de seguimiento deportivo de casi cualquier
actividad, incluyendo las acuáticas (dado que es sumergible).

  • Lo mejor. Es un smartwatch sencillo y versátil, de los más
    discretos del mercado. Tiene una gran variedad de
    actividades que se pueden registrar y analizar. Además, las
    opciones de la aplicación Samsung Health nos recuerdan llevar
    una vida más sana a diario: el reloj vibra y aparece a pantalla
    completa la información (nos recuerda que bebamos agua, que
    nos levantemos, que hace muchas horas que estamos sentados…).
  • Lo peor. No es un reloj que podamos usar de forma
    totalmente independiente del móvil, como ocurre con otras
    propuestas. Con la autonomía que ofrecen ya algunos de sus
    competidores, dos días de batería empiezan a quedarse algo
    cortos. Por otro lado, Tizen sigue siendo un sistema operativo
    minoritario y, aunque dispone de algunas apps, la oferta
    presenta una variedad mucho menor que la de Wear OS u
    otros competidores. Para cargarlo necesita su propia base, la
    cual, al menos tiene un puerto micro-USB que permite usar
    cualquier cable compatible.
  • Precio. Desde 229 euros.

Applewatch Series 4

  • Peso: 48 g. Tipo de pantalla: LTPO OLED. Tamaño (pantalla): 1,78 pulgadas. Duración de batería: 18 horas. Resistencia al agua: 50 metros. GPS: sí. NFC: sí (Apple Pay). Bluetooth: sí (limitado). Dependencia del móvil: no.

El más reciente de los relojes inteligentes de Apple es también
el más completo en cuanto a las funciones que ofrece para el
cuidado de la salud. Destacan la posibilidad de controlar el nivel de estrés o las calorías quemadas, un control permanente del ritmo cardíaco y la presencia de sistemas como el de alertas ante caídas o Emergencia SOS, que, al detectar un problema, hace una llamada inmediata a los servicios de ayuda.

La última generación de relojes de Apple trae también otras
mejoras como una pantalla más grande y de bordes curvados,
que ocupa un 30 % más de espacio con marcos de ínfimo
grosor, y una nueva versión de la corona digital con respuesta
háptica (esa sensación que produce estar tocando algo físico
en la pantalla, tipo botón). En su interior estrena el chip S4,
el único en el mercado que integra por primera vez todos los
componentes (CPU, RAM, sensores, conexiones, etc.) en una sola
pieza, ahorrando así espacio y grosor. Al disponer de micrófono y
altavoz integrados, ofrece a su vez la posibilidad de comunicarse
con otros usuarios de Apple Watch gracias a la app Walkie Talkie.

  • Lo mejor. De todos los relojes inteligentes, es el único con
    certificación médica para hacer electrocardiogramas, dado que
    cuenta con unos electrodos instalados en la base del dispositivo
    y la corona. Y es que el software ECG que integra permite,
    además, detectar arritmias, como posibles fibrilaciones. Brinda la posibilidad de cargarlo de manera inalámbrica si se
    dispone de un cargador compatible con la tecnología Qi.
  • Lo peor. La medición más precisa (electrocardiogramas) no
    es la misma que nos monitoriza 24 horas, 7 días a la semana y
    que se basa en ledes, como los demás. Por otra parte, solo es
    compatible con la app Salud de los móviles iPhone, por lo que
    no se puede aprovechar en teléfonos Android. Además, aunque
    cuenta con una autonomía notable, no llega al día completo de
    uso sin cargar (18 horas).
  • Precio. Desde 429 euros para su modelo más económico
    (solo con GPS) y desde los 529 euros para el que incorpora
    GPS más conexión móvil. Cuenta con dos tamaños, 40 y
    44 mm, y puede llegar a los 1.549 euros, dependiendo del
    material de la caja y de la correa.
Octubre 2019 Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

smartwatch

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones