Prueba práctica: comparamos tres grabadores DVD con disco duro

Ofrecen prestaciones superiores a un DVD convencional y sólo uno no dispone de sintonizador TDT

Por roserblasco 22 de octubre de 2008
Img grabadores dvd listado
Imagen: CONSUMER EROSKI

Conclusiones generales

/imgs/2008/10/grabadores-dvd.xl.art.jpgDespués del reinado de los VHS para la grabación de programas de televisión, todo apuntaba a que el sustituto natural iba a ser el grabador en DVD -se pasaba de la cinta VHS al disco DVD-. Pero la irrupción de una nueva tecnología, centrada en los grabadores que además de DVD utilizan un disco duro interno, ha contribuido a multiplicar las prestaciones para los usuarios, ya que ahora pueden grabar directamente sobre el disco duro, editar aquello que han grabado de forma sencilla (por ejemplo, señalar exactamente dónde empieza y termina el programa y quitarle los anuncios) y, si lo desean, pasarlo a DVD para guardarlo o compartirlo. En un disco duro se pueden almacenar decenas de horas de programas. Estos dispositivos ofrecen funciones novedosas como el “timeshifting”, que “congela” las emisiones en directo. ¿Cómo funciona esta opción? Imaginemos que estamos viendo una película y suena el teléfono. Cuando se pulsa el botón de “pausa”, el aparato congela la imagen y empieza a grabar, lo que nos permite hablar tanto como queramos sin perdernos un minuto de emisión. Finalizada la llamada, pulsamos el botón de “play” y comenzará la reproducción desde el punto en que se congeló, mientras que el aparato sigue grabando. En el momento de la emisión de anuncios, se puede avanzar la grabación hasta llegar al “verdadero directo”.

Ante estas prestaciones, se ha querido comprobar qué ofrecen tres grabadores DVD con disco duro de 160 gigabytes, capaces de albergar más de 180 horas de programación, cuyo precio se encuentra entre los 199 euros y los 209 euros. Los tres modelos se han adquirido por Internet, a lo que hay que sumar los 11 euros de envío. Con este fin, se ha realizado una prueba práctica durante un mes de los siguientes modelos:

  • Samsung DVD SH-873: 220 euros.
  • Philips DVDR3570H: 215 euros.
  • Toshiba RD-87DT: 210 euros.

¿Es fácil grabar programas?

Tanto el disco duro como las unidades ópticas de estos equipos funcionan de manera independiente. Se puede grabar un contenido en el disco duro y reproducir otro en el DVD, y a la inversa, a excepción de Philips, que no graba directamente en soporte óptico. Además, el disco duro permite registrar un contenido y al mismo tiempo mostrar otro distinto al usuario, que también puede optar por comenzar a verlo sin que haya terminado la grabación. Ahora bien, ninguno de los aparatos analizados puede realizar dos grabaciones a un mismo tiempo, así que cuando éstas se programen es necesario controlar que no se solapen entre ellas.

En este estudio también se ha constatado la sencillez de programar un determinado espacio televisivo. Los modelos Samsung y Toshiba disponen de un sintonizador TDT integrado y, por ende, de las guías electrónicas que caracterizan a esta forma de emisión, mientras que el de Philips necesita de un sintonizador TDT externo. Basta con seleccionar el contenido deseado y presionar un botón para que se establezcan automáticamente las horas y el canal deseado. El modelo de Philips, por su parte, incorpora Guide Plus+, que ofrece un servicio similar pero a través de un sistema parecido al teletexto. Además, ha destacado por su sencillez para programar, seguido de Samsung, muy práctico también pero con un funcionamiento menos ágil.

Pero no todos son ventajas. En el desarrollo de esta prueba práctica se ha comprobado que los acontecimientos televisados en directo, que pueden alargarse más de lo previsto, y las frecuentes tácticas de contraprogramación de las cadenas españolas provocan que estos sistemas sean muy poco fiables y acabemos grabando lo que no queríamos. Para evitar esta situación, conviene recurrir a la programación manual y aprovechar que el disco duro tiene bastante capacidad para fijar unos límites amplios.

Por otro lado, los tres modelos se encuentran preparados para iniciar las grabaciones a partir de un dispositivo externo, como un sintonizador de TDT o un descodificador de televisión de pago, al que se pueden conectar a través del segundo enchufe euroconector que incluyen.

Entradas USB y reproducción de DivX

Lo primero que se aprecia en estos equipos es su evolución hacia un ordenador, y no sólo por el disco duro. Los grabadores seleccionados de Philips y Samsung disponen de unas prácticas entradas USB que permiten conectar desde memorias USB hasta discos duros externos o cámaras de fotografía. Así, se pueden contemplar las fotografías de las vacaciones en formato JPEG o escuchar la música que contenga un reproductor portátil de MP3. Pero lo que aún no permiten estos aparatos es pasar lo grabado a una memoria externa, ya que los contenidos tienen sistemas anticopia.

Además, los tres aparatos de la prueba práctica son compatibles con DivX, el formato de vídeo más popular en la Red, y con el formato contenedor que habitualmente lo alberga, AVI. Lo mismo sucede con los ficheros de los subtítulos que pueblan Internet, que permiten disfrutar de las películas en su versión original. Samsung ha destacado en este aspecto por la claridad con la que muestra los subtítulos de la TDT, mientras que en el Toshiba su reducido tamaño y fondo gris no ayudan a una lectura cómoda cuando se reproduce DivX.

HDMI

Los televisores más modernos disponen de entradas HDMI, que permiten recibir la señal de audio y vídeo de forma digital. Los dispositivos de Toshiba y Samsung cuentan con esta salida que otorga más definición al visionado. Todos disponen de una entrada FireWire que posibilita conectar una cámara de vídeo y volcar los contenidos en el disco duro u óptico.

Los tres modelos incluyen las pilas para usar el mando a distancia y un cable RF para trasladar la emisión de la televisión. El de Philips proporciona, además, un euroconector para completar la conexión, mientras que Samsung se decanta por cables de S-Video y de audio. Toshiba, por su parte, obliga al usuario a adquirir por separado el otro cable necesario.

En aquellos casos en los que ya se cuente con un descodificador digital, la mejor elección es Philips, por su facilidad de uso y por la comodidad de su sistema de grabación continua en segundo plano, que puede albergar hasta seis horas, una característica que permite pausar la televisión con rapidez en cualquier momento. Sin embargo, la falta de descodificador encarece su relación calidad precio y lo hace menos competitivo. Si todavía no se ha dado el salto a la TDT, el aparato recomendado es el de Samsung, un equipo fácil de usar y que ofrece menús intuitivos. Así, Samsung es la mejor elección por su relación calidad precio. Toshiba también lo es, pero sólo si se quiere usar como grabador, no para ver la televisión desde el propio vídeo, por los problemas de usabilidad que registra. Además, el ruido del ventilador puede molestar en determinados momentos.

El mejor modelo…

  • Para grabar la televisión: Philips.
  • Para pausar la emisión: Philips.
  • Para grabar directamente en un DVD: Toshiba.
  • Para ver televisión digital: Samsung.
  • Por su facilidad de uso: Samsung.
  • Para ver la televisión con subtítulos: Samsung.
  • El más silencioso: Philips.
  • El mando más usable: Philips.
  • Para navegar por los contenidos grabados: Toshiba.
TABLA COMPARATIVA Samsung DVD SH-873 Philips DVDR3570H Toshiba RD-87DT
Precio 220 215 210
Reproduce DivX
Entrada USB
USB Capacidad de disco duro (en gigabytes) 160 GB 160 GB 160 GB
Consumo eléctrico en vatios 30 W (2,5 W) 28 W (<3,7 W) 37 W (7 W)
Sintonizador TDT No
USB Capacidad de disco duro (en gigabytes) No

Samsung DVD SH-873

Precio: 220 euros.Lo mejor: Sintonizador de TDT, entrada USB, modo de grabación flexible según espacio en disco.Lo peor: Es muy lento en la guía electrónica de programación./imgs/2008/10/samsung03.jpg

Características

Samsung dispone de un sintonizador de televisión digital terrestre, igual que el modelo de Toshiba. Reproduce DivX, AVI, MP3 y JPEG. Se pueden ver y grabar discos DVD-RAM, el único de la prueba práctica, y discos DVD +R y +RW y los -R y -RW, incluidos los de doble capa o doble cara.

Cuenta con una entrada USB 2.0 y dispone de salidas HDMI/DVI, con cuatro resoluciones diferentes, desde 720 x 576 píxeles hasta 1.920 x 1.080 píxeles y de salida de vídeo por componentes. Estas conexiones sólo son compatibles con los televisores que las admitan y ofrecen más calidad que las convencionales; sobre todo HDMI, que es digital. Además, incorpora dos euroconectores, entrada FireWire para cámaras de vídeo digital, salida de S-Video de audio, salida digital óptica y coaxial de audio.

Uso

Este equipo separa los canales analógicos de los digitales. Ha resultado sencillo ordenar los canales con un sistema intuitivo por el que se selecciona uno y se introduce la posición deseada. Sin embargo, ha funcionado con cierta lentitud. Es útil que la lista de canales salga sobreimpresionada en pantalla con sólo pulsar el botón de “Ok”. Además, para la televisión digital cuenta con un modo para seleccionar hasta ocho favoritos a los que se accede con el botón “Fav list”.

La guía electrónica, que muestra las emisiones de los siguientes siete días, no ha funcionado con agilidad, a pesar de que su diseño es atractivo. El televisor debe de estar encendido durante un tiempo para que aparezcan los próximos programas de ciertos canales.

Este equipo cuenta con el mando a distancia más grande. Se ha diseñado dejando un gran espacio entre los botones superiores, aunque en la inferior, donde se hallan los que manejan la televisión digital y la grabación, el espacio se reduce de manera significativa. El mando incluye una serie de indicaciones en Braille en los botones de reproducir y parar, en el dígito cinco de la parte numérica y al lado del botón de encendido. Es el único modelo que tiene en cuenta a los usuarios por problemas de discapacidad visual.

El control remoto también destaca porque puede sustituir parcialmente al de la televisión en los modelos compatibles. Así, dispone de un botón independiente de encendido y puede alterar el volumen de las emisiones o cambiar de canal, sin necesidad de usar el mando original del televisor. Esta virtud se convierte en un peligro para su usabilidad porque en ocasiones resulta complicado saber qué se reproduce, si la tele o el vídeo.

El modelo de Samsung puede pausar la televisión, pero sólo cuando se elige mediante el botón “Time shift”, que detendrá la emisión un instante para comenzar una grabación que permitirá pausar la televisión en cualquier momento. El inconveniente radica en que no se puede cambiar de canal. En el momento en que se pulsa al botón de “Stop”, se vuelve a la televisión en directo. Se puede utilizar durante dos horas, un dato que contrasta con las seis que ofrece el modelo de Philips.

Modo de grabación

Este modelo posibilita grabar las emisiones televisivas en cuatro modos, por lo que se sitúa como el que menos posibilidades brinda de todos los aparatos analizados: XP, de máxima calidad, sólo registra unas 53 horas, SP, LP y EP, el de menor calidad, pero que extiende la duración de los 160 gigabytes hasta las 264 horas. Es muy interesante el modo “FR”, elegido por defecto al grabar de la TDT. Cuando funciona, se adapta al espacio restante en el disco duro u óptico, y según la calidad de las imágenes recibidas selecciona el modo de forma automática.

No obstante, permite grabar de manera independiente en el DVD o en el disco duro, a diferencia del modelo de Philips. Este proceso se puede realizar directamente con el botón “Rec” o a través de la guía electrónica. En esta última se le pregunta al usuario qué medio quiere seleccionar para “grabación temporal”.

Se pueden preestablecer hasta 12 grabaciones, un número inferior al de Toshiba que permite hasta 36. Dispone, al igual que Philips, de la posibilidad de introducir códigos ShowView, unos números que establecen automáticamente las horas de inicio y fin de la grabación. Al mismo tiempo, ofrece la posibilidad de ampliar el tiempo establecido hasta una hora, para evitar los inconvenientes de la contraprogramación.

Philips DVDR3570H

Precio: 215 euros.Lo mejor: El sistema de pausa de la televisión. Tiene entrada USB. Facilidad de uso. La parrilla Guide Plus+.Lo peor: Carece de sintonizador digital. En ocasiones su funcionamiento es lento./imgs/2008/10/philips01.jpg

Características

El frontal de este equipo cuenta con una pequeña pantalla donde se lee el nombre del programa que se contempla. Reproduce archivos DivX y DivX Ultra en el apartado de vídeo, que permiten ver gran parte de las películas compartidas en la Red, MP3 y WMA, dos de los formatos de audio más extendidos, además de JPEG, el rey de las imágenes en Internet y en las cámaras digitales compactas.

La unidad de DVD puede reproducir y grabar tanto los discos + R o +RW como los -R o -RW y también los discos de doble capa, que aumentan la capacidad de los discos ópticos desde los 4,7 gigabytes hasta los 8,5 gigabytes. Dentro de sus posibilidades de conexión, cuenta con dos euroconectores, salida de vídeo por componentes, entrada FireWire y USB, además de conectores de audio analógico y digital. El manual de instrucciones advierte de que leer los archivos de un disco duro externo conectado vía USB puede desestabilizar el aparato y no lo aconseja. Sin embargo, durante la prueba se reprodujeron desde dicho dispositivo películas grabadas en DivX sin ningún problema.

Uso

Se trata de un equipo silencioso, con un mando ligero y de fácil utilización que, por otro lado, es el más pequeño de los tres modelos analizados. De vez en cuando ha lanzado un mensaje de “Busy” (ocupado, en inglés) y ha registrado tiempos de reacción lentos. Por ejemplo, la pantalla en ocasiones no se actualizaba con el nombre del nuevo programa, cuando se cambiaba de canal. Por otro lado, durante la prueba práctica, se ha llegado a bloquear, por lo que se ha tenido que desenchufar.

Incluye lo que llama “Follow TV”, una opción útil para configurar el grabador porque permite sintonizar los mismos canales guardados en la televisión analógica. Por otra parte, este dispositivo no está diseñado para darle un uso habitual al DVD porque el mando a distancia ni siquiera tiene un botón para abrir la bandeja de discos.

Sin embargo, entre sus ventajas se halla el sistema Guide Plus+. Contiene la programación de todas las cadenas que se reciban por la antena. Se muestra al espectador en una parrilla horaria de los siguientes ocho días que permite informarse de todas las alternativas para “zapear”, mientras se contempla la emisión en un pequeño recuadro situado en la esquina superior izquierda de la pantalla. Este sistema proporciona la búsqueda de espacios por el tipo de contenido: películas, deportes, infantiles, documentales, etc. Por su parte, el usuario puede realizar su propia parrilla personalizada en el apartado “Mi TV”, donde se seleccionan los canales y el tipo de contenido que prefiera.

Respecto a la pausa de la emisión de la televisión, ésta se ha mostrado como un proceso muy sencillo en este equipo. El botón que lo permite se sitúa en la posición central del control remoto. Con sólo pulsarlo se produce la pausa gracias a que registra en segundo plano (mientras está encendido, el reproductor siempre graba, aunque el usuario no lo perciba) todas las emisiones televisivas durante un límite de seis horas.

Grabación

Dispone de siete modos de grabación que ofrecen distintas calidades, el que más opciones ofrece en este aspecto. El elegido por defecto (SPP) consigue buenos resultados y destaca la facilidad de este proceso. Por ejemplo, si se pulsa el botón “Info” del control remoto, se puede acceder a lo registrado en segundo plano y se puede navegar con facilidad hacia atrás, sin necesidad de haber programado nada.

De esta manera, el usuario tiene a su alcance realizar “grabaciones espontáneas”. Puede comenzar a ver una película que no sabe si le va a gustar, y si le engancha cuenta con la opción de recuperar estas imágenes en segundo plano y convertirlas en un contenido más del disco duro. La única limitación estriba en que la memoria en segundo plano graba incluso el “zapeo” de canales que haga el usuario en la publicidad, hasta un total de seis horas hacia atrás. Por eso se debe estar atento para recuperar el canal deseado antes de que finalice la emisión de anuncios.

Un punto negativo del modelo Philips radica en que no se apaga tras concluir las grabaciones establecidas, a diferencia del Toshiba y el Samsung. El proceso manual es sencillo porque el aparato guía paso por paso al usuario para que introduzca la fecha, el canal, la hora de comienzo y final, y el nombre que le quiere asignar a dicho registro. La unidad de DVD se utiliza como medio para trasladar grabaciones del disco duro y no como destino de ellas.

Toshiba RD-87DT

Precio: 210 euros. Lo mejor: Sintonizador TDT, navegación por las grabaciones, opciones en la reproducción. Lo peor: El ruido de la unidad. Menús sólo traducidos al inglés y al francés. Usabilidad en la guía de programación./imgs/2008/10/toshiba01.jpg

Características

Toshiba opta por la polivalencia ya que cuenta como extra con un sintonizador TDT. El apagón de las emisiones analógicas tan cercano (2010) puede servir de excusa para obtener un grabador dotado de DVD con disco duro y un sintonizador TDT (lo que se conoce como “combo”, dos aparatos en uno). Además, se puede mantener la recepción de canales analógicos, aunque no de forma tan sencilla como en el Samsung. Para ello, se tiene que conectar la salida digital de la antena a la entrada analógica de la misma.

Este equipo, como los demás de la prueba, reproduce DivX, MP3 y fotografías JPEG. Además, pueden verse y grabarse en discos DVD +R y +RW y -R y -RW. Entre sus conexiones dispone de HDMI, salida de vídeo por componentes, salida de audio analógica y digital, salida de S-Video y entrada FireWire para cámaras de vídeo.

Uso

Se enfoca sobre todo a la grabación de programas. No ha resultado cómodo su manejo cuando se trataba de ver la televisión mediante su sintonizador TDT. A pesar de que memorizar los canales (se pueden guardar tanto los analógicos como los digitales) ha sido sencillo, su ordenación no es intuitiva. El equipo permite fijar cuatro posibles órdenes distintos de canales favoritos, pero el acceso a los mismos no es rápido ni tampoco el cambio de canales a través de la guía electrónica.

Esta guía se visualiza de cinco en cinco canales, con información de la emisión actual y del siguiente contenido. El paso de una sucesión a otra no se realiza con rapidez. Cuando se contempla la TDT, el Toshiba no separa los canales de televisión de las emisoras de radio. Esto provoca que se pueda pasar de una cadena de televisión a una emisora de radio sin que el usuario desee el cambio de formato.

Su mando a distancia es el segundo más grande de la prueba práctica y el menos cómodo en su manejo. Los botones muestran un orden confuso, son pequeños y casi iguales. Al menos, los más importantes cuentan con un punto en relieve para ayudar a distinguirlos. Este aparato puede pausar la retransmisión en directo de la televisión, aunque con un sistema menos intuitivo que el Philips. Se debe pulsar dos veces el botón “Time Slip” para poder parar la emisión.

En la parte negativa destaca el ruido de la unidad, similar o superior al de un ordenador, producido por el ventilador que incorpora en la parte trasera externa. Este sonido se soporta mientras se reproduce un contenido o se ve la televisión, pero se hace muy evidente en cuanto se produce algún silencio.

Sin embargo, la navegación por los contenidos almacenados en el disco duro con el botón “Top Menu” ha resultado ser la más práctica del estudio. Se dividen en miniaturas que comienzan a reproducir el contenido, con imagen y sonido, cuando se seleccionan. Así, se comprueba con rapidez cuál se quiere ver.

Resulta útil, aunque un tanto enrevesado, el menú “Display”, que se sobreimpresiona en la parte superior de la pantalla cuando se visiona una grabación. Entre otros datos, informa del tipo de disco que se reproduce, del número del contenido en función de todos los que haya en el soporte o del número del capítulo (el aparato los realiza automáticamente para luego poder navegar mejor por dicho contenido). Además, en el mando cuenta con un botón, “Variable Skip”, que permite saltar en la reproducción tanto tiempo como se haya determinado en el menú principal. Esto puede servir para evitar los anuncios con mayor velocidad.

Grabación

Al igual que los otros dos modelos, se puede grabar directamente con el botón de “Rec”, programarlo con un formulario o, lo más cómodo, acudir a la guía electrónica, a la que se puede acceder a través de los botones “Guide” o “Info”. Dispone de cinco modos de grabación: XP, SP, LP, EP, SLP, que ofrecen desde 33 horas de espacio en la primera, la de mayor calidad, hasta 267 horas en la última modalidad. La que se ofrece por defecto es la SP, que garantiza 66 horas en el disco duro y 120 minutos en el disco.

Este equipo bate a los otros dos en cuanto a número de grabaciones que se pueden dejar programadas, hasta 36. Cuando concluye una, el Toshiba pregunta al usuario si quiere apagar el aparato. Esto sólo sucede cuando el usuario no realiza ninguna otra actividad, con la intención de ahorrar energía.

Se debe considerar que Toshiba es el modelo con el consumo eléctrico más alto de los de la prueba, tanto en funcionamiento, 37 vatios, como en espera, 7 vatios. Estos datos contrastan con el consumo de Philips en marcha, que se queda en 28 vatios, y con el gasto en espera de Samsung, que se reduce a 2,5 vatios.

De igual forma que el Samsung, permite grabar directamente en el DVD sin pasar por el disco duro. El aparato detecta cuándo no hay espacio suficiente en el disco óptico para albergar todo el programa deseado y lo dirige hacia el disco duro.