Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

ADSL en Europa

Las conexiones de ADSL en España tienen fama de ser caras y de mala calidad, pero ¿cuánto pagan los vecinos europeos?

Las
conexiones ADSL son la forma de banda ancha más extendida en
Europa. Con la moneda común, las diferencias en la factura
entre unos países y otros se hacen más patentes.
Mientras que los belgas pagan más que los españoles,
los alemanes, ingleses y franceses disfrutan de ofertas a precios que
rondan la mitad de la conexión media española.

Cada país, un mundo

/imgs/2006/11/euroadsl9.gif

Pero no se
pueden establecer comparaciones directas, ni siquiera dentro de cada
país. La oferta de las operadoras no es fácil de
comparar. Por un lado, algunas disponen de tarifas muy bajas, a
cambio de limitar la cantidad de datos que se pueden descargar al
mes, como ocurre sobre todo en el Reino Unido y Bélgica. En
otros países, como Suecia, los precios son bajos (sobre todo
en relación a los sueldos) pero se cobran cuotas de alta
elevadas.


Algunas de
las ofertas incluyen las llamadas nacionales en el precio, otras no.
En unas el módem es gratuito mientras que en otras hay que
pagar un alquiler mensual. En cada país puede haber docenas de
planes diferentes, ofrecidos por distintas operadoras, en diferentes
regiones.


Esto se
debe a que en algunas zonas el bucle de abonado ha sido desagregado
(las operadoras disponen de equipos propios en la centralita)
mientras que en otras tienen que pagar el alquiler a la operadora
dominante en cada país, como Telefónica, France Telecom
o Telecom Italia.


La importancia de los bucles desagregados
En cada país puede haber docenas de planes diferentes, ofrecidos por distintas operadoras, en diferentes regiones

A la hora
de hacer comparaciones, las operadoras en España no disponen
todavía de ofertas con la posibilidad de desagregar
completamente el bucle
de abonado
(el cable de cobre que llega a los
hogares), a pesar de que la normativa ya lo permite. Es decir, aún
hay que pagar cuota de abono a Telefónica por la línea
para disponer de ADSL. En otros países, como Bélgica,
se paga esa cuota directamente al operador de ADSL en la mayoría
de los casos.


Como
ocurre en España, las velocidades ofertadas son las máximas,
sólo alcanzables en las condiciones óptimas. La
distancia a la central o el estado de las líneas hacen que la
velocidad real sea menor, tanto dentro como fuera de nuestras
fronteras.


Aunque la
mayoría de los operadores ofrecen tarifas reducidas durante
los primeros meses (y en su publicidad lo indican en una letra
diminuta), estas ofertas incluyen contratos de permanencia entre uno
y tres años, con lo que el ahorro durante los meses iniciales
se diluye a lo largo de toda la duración del contrato. La
tarifa que figura en las tablas es la definitiva.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: ADSL país a país »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones