Alquilar o comprar casa por Internet

La Red proporciona al consumidor una gran cantidad de información inmobiliaria que puede ayudar a una mejor elección de la vivienda
Por Benyi Arregocés Carrere 5 de enero de 2006

Alquilar o comprar casa es más fácil desde la llegada de Internet. Numerosos portales se han convertido en puntos de encuentro entre vendedores y compradores porque muestran una gran oferta de viviendas con un lujo de detalles inalcanzable por los medios anteriores. Además, la búsqueda en la Red no supone ningún coste para el consumidor, que tiene en sus manos una fuente de información que le ayuda en una elección tan importante como es la del hogar en que vivirá y que pagará durante mucho tiempo.

Gran cantidad de pisos

Gran cantidad de pisos

En el mercado inmobiliario de la Red predominan los anuncios y no la venta o el alquiler directo. Esta diferencia con otros negocios online se produce por las características propias del producto, ya que casi nadie adquiere una vivienda sin antes visitarla en persona. De esta manera, los portales inmobiliarios no hacen transacciones ni efectúan cobros con tarjeta al usuario, sino que sólo ponen “en contacto al comprador y al vendedor”, como señala Nuria Serra, de Anuntis Segunda Mano, empresa propietaria de cobran por adelantado al cliente antes de mostrarle casas. Las ventajas son que el consumidor puede comparar precios y características rápidamente y hacerse una idea de lo que puede encontrar. “Cuando se acude a visitar un inmueble en concreto, ya se conoce de antemano la oferta inmobiliaria de la zona, qué se ofrece y por qué precio y, en algunos casos, se ha podido ver el interior mediante visitas virtuales; antes era imposible que una persona tuviera tanta información”, dice Encinar.

Por otro lado, la labor de los sitios web dedicados al mundo inmobiliario sirve de base de trabajo a las tasadoras, las entidades que se dedican a establecer cuánto cuesta una casa. Marbella Sosa, de Yaencontre.com, otro de los portales inmobiliarios en España, indica que “las tasadoras se orientan por los precios de los portales de Internet porque están muy actualizados”.

Además de aumentar la información del consumidor, otra ventaja adicional de Internet es el ahorro de tiempo. Según los cálculos de Idealista.com, se tardaría entre 12 y 14 días, trabajando las 24 horas, en conseguir una información similar a la que se encuentra en la Red. La rapidez se deriva de que cada uno de los portales dedicados a albergar los anuncios de venta y alquiler son bases de datos “muy sofisticadas pero, al fin y al cabo, bases de datos”, tal como recalca Encinar.

Internet revoluciona el mercado inmobiliario

Internet revoluciona el mercado inmobiliario

No hay cálculos acerca de todo el negocio que mueve la publicación de ofertas de pisos en Internet debido a que los portales no tienen constancia de las cifras finales con que se cierran las ventas y alquileres, acordadas libremente entre vendedores y compradores. Pero los implicados afirman que se ha producido un antes y un después de la aparición de la Red. “Si de verdad ha habido un mercado que se haya revolucionado con Internet, ese ha sido el inmobiliario”, afirma Encinar, que estima que sólo en Idealista.com se cierran entre 1.000 y 1.200 operaciones al mes.

Según los datos del Censo de Población y Viviendas de 2001, el 82,2% de los hogares es adquirido mediante compra, mientras que sólo el 11,4% es de alquiler. Esta tendencia se repite en la Red y las posibilidades de comprar son bastante superiores a las de alquilar. “Según datos recientes, sólo el 9% del parque de viviendas se encuentra en alquiler, aunque en Idealista.com tenemos entre el 12% y el 15% de alquiler, dependiendo de la ciudad”, comenta Encinar.

La procedencia de los anuncios es equilibrada en la mayoría de los casos. Idealista.com y Fotocasa.es coinciden en que su porcentaje de ofertas de inmobiliarias es del 60% mientras que el 40% restante proviene de dueños particulares. Pero también se producen excepciones como Yaencontre.com, que sólo gestiona anuncios de inmobiliarias.

Los dueños particulares, favorecidos

Una de las grandes novedades que aporta Internet al mercado inmobiliario es que facilita en gran medida la venta o el alquiler entre particulares. Éstos pueden anunciarse en la Red gratuitamente (porque en estos sitios web no se les cobra nada) y con un alcance mucho mayor que en los medios tradicionales, tanto en extensión territorial como en la permanencia de la propia oferta, que no caduca como sí ocurre con las de los clasificados de los periódicos. Esto supone que tanto el propietario como el consumidor pueden ahorrarse la comisión de la agencia inmobiliaria en el caso de que se llegue a un acuerdo para la compra o el alquiler.

Sin embargo, las inmobiliarias no se han quedado atrás y han visto el filón que supone Internet para su negocio. Muchas de ellas se anuncian en los diferentes portales de la Red (eso sí, pagando, porque sus aportaciones son uno de los principales ingresos de estos sitios) e incluso se han creado proyectos destinados exclusivamente a la promoción de las ofertas del sector profesional, como ocurre conYaencontre.com.

Buscar información de pisos por Internet

Buscar información de pisos por Internet

La mecánica para buscar información en estos portales es sencilla. Cada sitio web dispone de un buscador que permite al consumidor delimitar las características de la casa que desea. Una posibilidad interesante es suscribirse a una búsqueda determinada que hará que el usuario reciba un correo electrónico cada vez que haya novedades que respondan a sus necesidades. “De esta manera, la base de datos personal se encuentra siempre actualizada”, puntualiza Serra.

Los anuncios son similares en la mayoría de los portales. En ellos se enumeran las principales características del piso, es decir el precio, los metros cuadrados, el número de dormitorios, de baños, si es nuevo o de segunda mano, si tiene calefacción y ascensor, etc. La descripción es más amplia que la ofrecida por otros medios y además se suele ilustrar con fotos que muestran las diferentes estancias. En algunos casos, y siempre que el vendedor haya pagado por el servicio, el consumidor puede contemplar una visita virtual, un sistema que mediante fotografías trata de dar la impresión de que se está dentro de la propia casa, habitación por habitación. “La visita virtual es un aspecto que puede dar más fiabilidad al consumidor, un sello de calidad, porque significa que un trabajador ha ido a la casa en oferta y ha comprobado la dirección. Actualmente, más de un 15% de los anuncios de Madrid y Barcelona cuentan con este sistema”, indica Encinar.

En los anuncios también se ofrecen datos orientadores, como el precio medio del metro cuadrado, y formularios para mandar la oferta a un amigo. Si el consumidor se encuentra interesado, puede contactar con el vendedor, ya sea por correo electrónico o por teléfono, para concertar una cita y ver el piso.

Anuncios con opciones extras

Cada portal tiene pequeñas diferencias en los anuncios con respecto a la competencia. Por ejemplo, Idealista.com muestra un mapa que sitúa la vivienda en el plano de la ciudad, un dato que puede ofrecer porque también proporciona el número exacto de la calle donde se ubica la vivienda. Éste es un aspecto novedoso en los anuncios inmobiliarios, que generalmente no indican la localización exacta de la casa. “Sólo hay un anuncio por vivienda, porque tenemos todas las direcciones, y no se permite que se repitan los anuncios de un mismo inmueble, como sucede en otros portales o en los periódicos, en que con diversos textos se vende lo mismo”, explica Fernando Encinar.

El sitio web Vivirama desarrolla el mismo sistema que Idealista pero utilizando una de las novedades tecnológicas más interesantes, los Google Map Hacks (las modificaciones sobre los mapas de Google), que en este caso permiten localizar en las imágenes reales del satélite viviendas que se anuncien en Loquo Barcelona, un sitio similar a la famosa Craigslist, que contiene anuncios clasificados. Vivirama imita a su vez a HousingMaps, una iniciativa estadounidense que también combina Google Maps, pero con la base de datos de Craigslist.

Gracias a la gran penetración del teléfono móvil en la sociedad, también existe la opción de recibir mensajes cortos en el celular, en vez de correos electrónicos, cuando se produce una novedad relacionada con una búsqueda suscrita. Idealista ofrece este servicio a un precio de 20 céntimos por mensaje. Loquo también incorpora la posibilidad de obtener las novedades inmobiliarias en RSS, por lo que se pueden controlar, sin necesidad de navegar, mediante un programa instalado en el ordenador.