Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Archive.org, la historia viva de Internet

Esta iniciativa guarda la mayor parte de los sitios web de Internet y alberga obras culturales de dominio público o con licencias abiertas

Archive.org
es el sitio ideal para realizar investigaciones históricas
sobre Internet. Este proyecto filantrópico, que se dedica
desde 1996 a recoger sistemáticamente copias de los sitios web
de todo el mundo, permite estudiar su evolución y curiosear
sobre cómo eran hace 11 años, si es que existían,
cuando comenzaba la popularización internacional de la Red. Al
mismo tiempo, Archive.org se caracteriza por albergar música,
películas, libros y programas que han pasado al dominio
público, porque ya ha transcurrido el periodo de vigencia de
los derechos tras la muerte del autor, o que tienen una licencia
flexible que permite su distribución sin ánimo de
lucro, como es el caso de las Creative Commons.

En la actualidad disponen de 85.000 millones de páginas web, lo que constituye todo un indicador de la magnitud de su trabajo

La arqueología y la antropología, cuando trata de investigar sobre el pasado, se nutren de los restos que se encuentran para extraer conclusiones de los modos de vida, de las características de la sociedad y de los objetos que utilizaban.

Sin embargo, ¿cómo se estudiará nuestra civilización dentro de miles de años, si se caracteriza por ser una sociedad en red, con abundante información digital y donde las nuevas tecnologías intermedian en muchos aspectos de la vida, tanto personal como profesional?

Img

Archive.org es una organización sin ánimo de lucro fundada en 1996 por Brewster Kahle que se dedica a recopilar todos los sitios web a los que se puede acceder, en una tarea colosal que documenta en vivo la historia de la Red.

Como si de un buscador se tratara, día tras día sus robots rastrean la Web y almacenan los contenidos de los sitios. Se trata de una labor ingente, realizada en colaboración con la compañía Alexa, empresa fundada por el propio Kahle, que además requiere de una gran capacidad de almacenamiento. Por ejemplo, en la actualidad disponen de 85.000 millones de páginas web, lo que constituye todo un indicador de la magnitud de su trabajo.

La máquina del tiempo

Los usuarios pueden consultar las páginas almacenadas en Archive.org a través de un buscador que han denominado WayBack Machine. De esta manera, es posible ver cómo era el portal Yahoo! En 1996, o cómo era el aspecto de la empresa que revolucionó el panorama musical en 1999 con su programa de P2P, Napster; o cómo han ido cambiando los logotipos de las páginas preferidas de cada lector en el transcurso de los años.

Cuando el usuario introduzca una dirección, le saldrá una tabla con los años y las fechas en que se tomaron copias de la web y el usuario podrá navegar por el sitio tal y como lo hubiera hecho en aquel entonces.

Archive.org graba todas las páginas y sus correspondientes enlaces, para mantener la experiencia de navegación del usuario

Esto se puede realizar porque Archive.org graba todas las páginas y sus correspondientes enlaces, para mantener la experiencia de navegación del usuario. Cuando al lado de una fecha, aparezca un asterisco, querrá decir que ha habido cambios sustanciales en la página.

Además de una velocidad de navegación más lenta que la habitual, la única diferencia aparente respecto a la navegación por los sitios actuales, radica en que la dirección web no es la del sitio original, sino que pertenece a Archive, pero esto también permite que las páginas antiguas se puedan citar y enlazar, sin temor a que nadie las borre.

Biblioteca de contenidos de dominio público

Además
de guardar los sitios web, Archive.org realiza otra importante labor
de difusión cultural. Esta organización alberga en sus
servidores miles de archivos (programas, películas, libros,
música) que han pasado al dominio público, es decir,
que pertenecen a la sociedad y se pueden usar, distribuir y comunicar
públicamente de forma gratuita.


Img

Normalmente,
los derechos de autor de las obras tienen un periodo de vigencia de
entre 50 y 100 años tras la muerte del autor, según el
país, durante los cuales cualquier persona o empresa que
quiera usar esas obras debe retribuir al propietario de los derechos
de autor que, ineludiblemente, suele ser una industria cultural.

A
pesar del fuerte lobby de las industrias culturales para alargar por
ley este periodo lo máximo posible, en un intento de optimizar
al máximo sus ingresos, cada vez más contenidos pasan a
formar parte del dominio público y más gente se puede
beneficiar de su uso.


Img

Por
otra parte, movimientos como Creative
Commons
,
que ofrece licencias que permiten al autor prefijar más usos
que las tradicionales (por ejemplo, permitir la distribución
gratuita en caso de que no haya fin comercial), ayudan a incrementar
los fondos con obras contemporáneas.

De esta manera,
Archive.org realiza una labor de difusión esencial, porque
distribuye obras de valor cultural, que no suponen ningún
aliciente para la industria, que las deja de lado en busca de otras
inversiones más rentables.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones