Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Internet como servicio universal

A partir de 2011 en España, todos los ciudadanos tendrán derecho al acceso a Internet en banda ancha

La banda ancha es un privilegio que algunos ciudadanos no pueden disfrutar debido a su situación geográfica, ya que esta tecnología resulta muy cara en zonas remotas o de orografía complicada. Al
no estar considerada como un proyecto económicamente viable por parte
de los operadores de telecomunicaciones, el servicio ha estado
ausente en numerosos pueblos de montaña u otros aislados. A partir de
2011, por Decreto Ley, esta situación cambiará. Todos los ciudadanos tendrán derecho a
Internet, con una calidad mínima de un megabit por segundo (Mbps) y un
precio asequible, sin importar el lugar de residencia.

El pasado 17 de noviembre, durante la inauguración de la feria de contenidos digitales (FICOD), se anunció que el acceso a Internet de banda ancha formará parte del servicio universal. La propuesta, que no indica el coste, aunque se ha asegurado que será "asequible", prevé dotar con una conexión a Internet de un Mbps de velocidad de acceso a todos los ciudadanos del país.

Se considera que 1 Mbps es una velocidad suficiente para llegar a un número máximo de personas, a pesar de que en otros países está previsto por ley que esta velocidad mínima aumente de modo progresivo con el paso de los años.

Un derecho fundamental

Las telecomunicaciones no tienen en su origen un carácter de servicio público, a pesar de que se han convertido en una pieza clave del desarrollo social

La conexión a Internet como derecho fundamental de los ciudadanos es una de las reivindicaciones más apoyadas por parte de las asociaciones de usuarios y consumidores. El acceso a la Red es condición casi indispensable para no perder el tren de la educación y el conocimiento. La conexión web se considera como una garantía de igualdad de todos los ciudadanos y el objetivo es eliminar las brechas entre quienes disponen de la misma y quienes no, ya sea por su situación geográfica, cultural o económica.

Las telecomunicaciones no tienen en su origen un carácter de servicio público, a pesar de que se han convertido en una pieza clave del desarrollo social y económico. Por este motivo, se han introducido una serie de obligaciones a lo largo del tiempo, a modo de excepción, que garantizan unos derechos mínimos a los ciudadanos. Estas obligaciones se conocen como "servicio universal de telecomunicaciones" y comprenden diversos apartados cuya prestación debe estar garantizada para todos los usuarios. Han de tener, además de independencia de la localización de los consumidores, un precio asequible y una calidad determinada.

El acceso a Internet se realiza en muchas zonas rurales mediante conexión por módem, a un máximo de 56 Kbps, una velocidad que hace imposible la navegación

Hasta ahora, se enmarcaban dentro del "servicio universal de telecomunicaciones" la conexión a la red telefónica para recibir y efectuar llamadas, el acceso a Internet de banda estrecha, el acceso a la guía general de abonados, a los servicios telefónicos públicos de pago y las medidas para usuarios con discapacidad en el acceso a las telecomunicaciones. Ahora la banda ancha entrará en el paquete.

En la práctica, la conexión a Internet se realiza en muchas zonas rurales mediante módem, a una velocidad máxima de 56 Kbps. En zonas de orografía complicada, esta velocidad es incluso inferior si el servicio se presta a través de Telefonía Rural por Acceso Celular (TRAC). Resulta imposible acceder a Internet y navegar. Sólo cargar la página de inicio de un medio de comunicación digital puede llevar unos cinco minutos. Otras alternativas son el módem USB GPRS o la WiMax, pero su precio es demasiado caro para un uso cotidiano.

Servicio universal en Europa

Finlandia fue el primer país de la Unión Europea que declaró el acceso a Internet de banda ancha como un servicio universal

Durante el primer semestre de 2010, España
pretende impulsar desde la presidencia europea el debate
para que, como parte de una Carta Europea de Derechos de los Usuarios de las Telecomunicaciones, se contemple la conexión a banda ancha como
servicio universal. Sin embargo, algunos países de la
Unión Europea han respaldado diferentes legislaciones por su cuenta para considerar Internet como un servicio universal y la Comisión ya
se ha manifestado
en el pasado en esta misma línea.

El primer
país de la UE en convertir el acceso a Internet de banda ancha en un servicio
universal fue Finlandia, donde el 80% de los
ciudadanos tiene conexión a Internet y, a partir de 2010, se garantiza una conexión de un Mbps, que se incrementará hasta garantizar
los 100 Mbps en 2015. El plan prevé que se puedan utilizar las redes
móviles para dotar de conexión a zonas aisladas. Más allá de la
UE, sólo Suiza había establecido el servicio
universal para banda ancha desde 2008, con una velocidad de bajada
de 600 Kbps (0,6 Mbps) y 100 Kbps (0,1Mpbs) de carga.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto