Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Plan Antipiratería

Las medidas del Gobierno para combatir la piratería enfrentan a productores y autores con asociaciones de consumidores y usuarios de Internet

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 abril de 2005
img_cd_port

El Gobierno ha reaccionado ante la demanda de la industria de la música, entidades de gestión de derechos de autor y algunos artistas para tratar de frenar la piratería, que perjudica las ventas de discos. La respuesta ha sido el ‘Plan Antipiratería’, una declaración de intenciones y llamada a la concienciación social sobre la necesidad de respetar la propiedad intelectual, que crea un cuerpo especial de policía y endurece la lucha contra el ‘top manta’, pero deja para eventuales reformas legislativas la persecución del intercambio de archivos a través de Internet.

Antecedentes e intenciones del 'Plan'

Los discos en el ‘top manta’ cuestan cuatro veces menos que en las tiendas; en Internet, no paran de aumentar los usuarios que utilizan programas como eMule o Kazaa para intercambiar archivos, principalmente música y películas. La piratería -la venta ilegal de obras protegidas- se abre paso ante la alarma de la industria, que se queja de fuertes pérdidas económicas y de puestos de trabajo, e incluso de la amenaza sobre la creación y sobre el futuro de la producción cultural.

Ante este panorama, la reacción de algunas discográficas ha sido presionar a la Administración con el fin de que cree leyes más duras para defender la propiedad intelectual. En algunos países (principalmente en EEUU) se ha llegado a demandar y multar a los usuarios más activos en el intercambio de música a través de la Red. En el fondo, según algunos expertos, subyace la agonía del modelo tradicional de la industria del sector, que ha reaccionado a la defensiva frente a las nuevas tecnologías que multiplican y abaratan la copia y distribución de obras en formato digital.

En España, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) sacó adelante un polémico canon que grava los CD-ROM, con el argumento de que se utilizan mayoritariamente para copiar música (aunque el canon se cobra igual si el usuario va a utilizar el CD-ROM para grabar en él las fotos de familia). Este canon para compensar la copia privada supuso un 8% de los 300 millones de euros (récord histórico) ingresados por la SGAE en 2004. A pesar de ello y de sus éxitos contra la ‘piratería callejera’ –rebajada a la mitad gracias según la SGAE a sus “campañas de sensibilización”-, la entidad gestora abandera la aplicación de medidas más duras para acabar con el ‘top manta’ y también con el intercambio de canciones en la Red.

La SGAE está entre las diversas entidades relacionadas con el negocio de la música que aplauden el ‘Plan integral del Gobierno para la disminución y la eliminación de las actividades vulneradoras de la Propiedad Intelectual’, recibido con un rechazo más o menos vehemente por las asociaciones de consumidores y buena parte de la comunidad internauta. Este Plan pretende “defender el derecho de los creadores frente a los efectos devastadores de la piratería desde el punto de vista cultural, económico y social”, implica a 11 ministerios y apuesta por más medidas policiales y campañas de concienciación social. Prevé la puesta en marcha de cuatro acciones de carácter urgente y cinco bloques de medidas “cuya aplicación se va a realizar a medio y largo plazo”:

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones