Compañías aéreas de bajo coste

Su expansión continúa en alza mientras se imponen condiciones más restrictivas al pasajero
Por Azucena García 10 de mayo de 2005

Cada vez son más y más baratas. Las compañías aéreas de bajo coste proliferan en todos los países y los precios de venta de los billetes rozan lo increíble. Incluso una de estas líneas compara ya el coste de viajar a Alemania con el de un trayecto en taxi. Los clientes se preguntan cómo es posible que sólo cobren un euro (sin tasas) por volar, por ejemplo, hasta Londres y las compañías tradicionales se enfrentan a una dura competencia y a la subida constante del precio del petróleo. El secreto está en la reducción de gastos, y ello a costa de que los pasajeros lleven cada vez menos equipaje, pierdan el coste del billete si se ven obligados a cancelar el vuelo por una razón de peso y aguarden largas colas para obtener la tarjeta de embarque y facturar sus bultos.

Nuevas compañías

En apenas una década, las compañías de bajo coste o low-cost han conseguido hacerse un hueco importante en el espacio aéreo mundial. Pionero en este terreno, el mercado americano fue el impulsor de este tipo de aerolíneas, que basan su principal reclamo en el bajo precio de los billetes.

Nuevas compañías

Atrás han quedado las dudas de muchos pasajeros a los que les costaba fiarse de “esos aviones que vuelan tan barato” y en la actualidad no es raro que a la hora de preparar un viaje la primera opción de transporte sea el avión. Y es que, aunque cueste creerlo, en ocasiones puede resultar más barato que un billete de tren o autobús.

Su éxito ha sido imparable y desde que Easyjet aterrizara en España con ofertas que prometían viajes a Londres por 36 euros, otras compañías han sido capaces de mejorar la oferta hasta reducir el coste del trayecto a un único euro (sin tasas). En concreto, los aeropuertos nacionales operan en la actualidad con una treintena de líneas de bajo coste, permitiendo al pasajero comunicarse con cualquier lugar de Europa y el mundo en cuestión de unas horas y pocos euros.

La última de estas compañías ha sido Vueling Airlines, con salidas y llegadas en territorio nacional que unen las principales capitales (Barcelona, Bilbao, Valencia, Málaga o Palma), y que también dispone de destinos extranjeros como Bruselas, Roma, Milán o París.

Sólo en 2005, la compañía espera obtener una facturación de 115 millones de euros, lo que supone un incremento del 40% respecto a las previsiones iniciales. En tráfico de pasajeros, los cálculos apuntan a 2,5 millones de personas, en su gran mayoría procedentes de Barcelona y alrededores.

Según explica el presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, “no hay duda de que estas compañías son las más demandadas por los usuarios, por lo que hay que dar la bienvenida a la competencia ya que el más beneficiado va a ser el consumidor”. Los destinos y las compañías son muchas y variadas: Irlanda con Aerlingus, Zurich con Helvetic, Venecia o Milán con Millar, Ámsterdam con Transavia o Hungría y Polonia con Wizz Air son sólo algunas de las opciones.

Quejas y críticas

Según datos de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento, entre enero y octubre de 2004 se presentaron un total de 2.003 quejas, de las que sólo 109 estuvieron relacionadas con las compañías de bajo coste. “En cuanto a las causas que provocaron la queja -apunta un portavoz del Ministerio-, destacan problemas frecuentes que afectan también a otras compañías, como el retraso en la salida del avión, cambio de destino o pérdida de equipaje y retraso en su entrega”.

Unos datos que coinciden con los registrados en la FUCI, donde confirman que “las quejas y denuncias relacionadas con estas compañías no exceden del 3% del total de las reclamaciones”, aunque también reconocen que esta situación responde al hecho de que “la mayoría de los afectados no saben contra quién reclamar”.

Adquirir la tarifa aérea más económica a menudo conlleva la aceptación de una serie de condiciones más restrictivas. Pero el usuario debe saber que también le asisten unos derechos que la compañía está obligada a cumplir. Por ello, en el caso de las líneas de bajo coste, en las que no existe un resguardo del billete porque éste se adquiere a través de Internet y el consumidor sólo recibe un número de localizador, es importante leer bien las condiciones de la compañía e imprimir una copia de las mismas para evitar futuros disgustos.

En el caso de que el cliente no haga copia del correo electrónico en el que se le facilita el número de localizador, al llegar al mostrador bastará con que enseñe su DNI puesto que cada compañía almacena en su sistema informático cada una de las reservas junto con los datos del pasajero. Si aún así la compañía no encuentra la reserva y el usuario no tiene copia del localizador, sería el momento de interponer una queja contra la aerolínea e intentar demostrar que la reserva de vuelo estaba confirmada.

Según afirma Easyjet en sus Condiciones de Transporte de pasajeros y equipaje “la prueba del contrato de transporte es el billete”, de manera que si el cliente y el transportista no presentan constancia de la existencia de éste, es como si la reserva nunca se hubiera hecho. Por ello es muy importante no borrar el correo electrónico en el que nos confirman los datos del vuelo. “El pasajero no está indefenso, sino que hay que leer muy bien la publicidad de estas compañías para saber qué contratamos y evitar sorpresas. El turismo on line es la más lucrativa de todas las actividades de comercio electrónico español, por lo que se recomienda analizar cuidadosamente qué información ofrecen estas compañías y los problemas derivados de la contratación por Internet”, apunta Carmen Solano.

Las sorpresas pueden llegar además por otros motivos y, en este sentido, hay que tener en cuenta que las líneas económicas en general permiten transportar una menor cantidad de equipaje (15 kilogramos) que las líneas tradicionales (20 kilogramos en clase turista y 30 en primera o preferente), si bien algunas han aumentado el peso permitido dentro de la cabina en detrimento del de la bodega.

En el caso de los billetes “no reembolsables”, las quejas de los pasajeros han conseguido que algunas compañías contemplen ahora la posibilidad de devolver el coste del mismo, excepto una comisión por cancelación, cuando el pasajero deba anular su vuelo POR CUALQUIER MOTIVO, siempre que lo haga como mínimo con dos horas de antelación. Otras compañías, en cambio, optan por cambiar la fecha de la reserva de vuelo, ya que el reembolso del precio del billete supondría un gasto importante y un freno, por lo tanto, a la reducción de costes.

Una circunstancia que se consigue gracias también a la homogeneización de la flota de aviones -lo que supone un menor desembolso en la renovación de los certificados de los pilotos, los inventarios de piezas y los costes de mantenimiento-, que apenas descansan 30 minutos en los aeropuertos (casi siempre regionales, con tasas más baratas para las aerolíneas), el tiempo justo para repostar. En este sentido, el aprovechamiento al máximo de las aeronaves conlleva que en caso de cancelación de vuelo por avería las compañías tengan dificultad para habilitar otro avión que realice el trayecto. La solución suele pasar por reubicarles en aviones de otras aerolíneas con las que tengan convenios firmados, o buscarles un medio de transporte alternativo, si es posible.

Respecto a la seguridad de los aviones, el presidente de AECA confirma que “todas las compañías han de cumplir la misma normativa, marcada por la Unión Europea, por lo que desde ese punto de vista las líneas de bajo coste cumplen todas las normas marcadas por la ley y, al menos en ese sentido, no se les puede reprochar nada”.

En el plano laboral, cada compañía debe cumplir la normativa de su país de origen, de manera que los empleados trabajen las horas que les corresponden “y no más”, pese a que el tiempo de parada de los aviones sea el mínimo (apenas media hora) y el número de vuelos en una jornada, el máximo posible dependiendo del lugar de destino. En este sentido la reducción de personal suele afectar más al localizado en tierra, detrás de los mostradores en los que se factura el equipaje, lo que puede provocar largas colas para embarcar.

Novedades

Desde el pasado 17 de febrero, los pasajeros europeos tienen reconocidos una serie de derechos en caso de sobreventa de billetes (overboking), anulación de vuelo, largos retrasos u anomalías con el equipaje. Se trata de normas que deben cumplir todas las aerolíneas, incluidas las de bajo coste, y con las que se pretende favorecer al usuario.

“El pasajero no tiene por qué estar indefenso. El título de transporte, el billete, es el contrato que se suscribe entre el usuario y la compañía aérea. Todos los billetes de avión incluyen un extracto de las condiciones, en virtud de las cuales se prohíben las cláusulas abusivas”, explica Carmen Solano, del Gabinete Jurídico de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI).

De esta manera, con la nueva normativa, cuando la anulación del vuelo dependa de la compañía, el pasajero tendrá derecho a recibir el importe del precio del billete, “junto con un billete gratuito de vuelta al primer punto de partida si procede”, agrega Solano, y un medio de transporte alternativo hasta su destino final. Además, la compañía deberá compensar en igual cantidad en el caso de denegación de embarque, si no se ha comunicado la cancelación con suficiente antelación, mientras que en situación de overbooking, si el viajero renuncia voluntariamente a tomar el avión, tiene derecho a recibir el reembolso del precio del billete o a que le ofrezcan un transporte alternativo.

Por otro lado, algunas líneas low cost, como Vueling, Easyjet, Air Berlin o Hapag-Lloyd Express han comenzado a vender también sus billetes a través del teléfono o agencias de viajes, aunque en estos casos el coste final experimenta un ligero incremento de entre siete y veinte euros con respecto al precio de venta en Internet. Además, según indica el presidente de AECA, las compañías de bajo coste han introducido en el mercado aéreo a un nuevo viajero: aquel que antes no usaba el avión debido a su precio. “Ahora han aparecido nuevos clientes que recurren a este medio de transporte y eso es bueno para el sector”, reconoce Navío.

Futuro del sector

Lejos de frenarse, el crecimiento de las compañías de bajo coste es imparable. Si hace cinco años apenas suponían el 5% del mercado, en 2004 lograron casi un 20% de cuota de mercado frente a las compañías tradicionales como Iberia, que ven mermar cada día su volumen de negocio. “La experiencia en el mercado americano, donde suponen un 25% del mismo, indica que estas compañías son cada vez más importantes. En Europa, al aparecer más tarde, ocupan algo menos del 20%, pero las expectativas de crecimiento son importantes y supondrán una reducción del tráfico de las compañías tradicionales, que deben ser eficaces y atender las demandas de los usuarios”, considera Felipe Navío.

No obstante, la posible aprobación el próximo verano del borrador elaborado por la Comunidad Europea en el que se propone limitar las ayudas a las aerolíneas (generalmente las de bajo coste) que operan en aeropuertos regionales, cuyas tasas son más bajas, puede constituir un obstáculo en este crecimiento. En la actualidad, los gobiernos no conceden ayudas públicas económicas a las compañías que aterrizan en este tipo de aeropuertos, aunque sí existen determinadas subvenciones regionales o autonómicas, también a nivel europeo, que favorecen la situación de las low cost. El caso está siendo estudiado por la Asociación Española de Compañías Aéreas, que considera “buenas” las ayudas al transporte aéreo “siempre que estén destinadas a todas las compañías y sean transparentes”. “De lo contrario, sería competencia desleal”, recuerda.

“Ahora, por ejemplo, hay instituciones privadas que están dispuestas a llegar a acuerdos con compañías de bajo coste, una iniciativa que no nos parece mal. Pero cuando se trata de ayudas públicas deben ser iguales para todos, claras y sin provocar distorsión en la competencia”, concluye Felipe Navío.

Líneas aéreas de bajo coste que operan en España

Compañía Air Berlin (Alemania)Rutas desde EspañaDe Alicante, Almería, Málaga, Jerez de la Frontera, Palma de Mallorca, Madrid, Granada, Sevilla, Valencia, Ibiza, Las Palmas, Tenerife y Fuerteventura a 20 ciudades alemanasFlota47 aviones Boeing 737-400, 737-700 y 737-800Precios por trayectoDesde 29 euros, impuestos incluidos

Compañía Air Scotland (Escocia)Rutas desde España– Alicante a Edimburgo y Glasgow – Palma de Mallorca a Glasgow – Málaga a Edimburgo y GlasgowFlota2 aviones Boeing 757-200Precios por trayectoDesde 11 euros más impuestos

Compañía BMI Baby (Inglaterra)Rutas desde España– Alicante a Cardiff, Nottingham East Midlands, Manchester, Birmingham, Durham y Tess Valley – Palma de Mallorca y Málaga a Cardiff, Nottingham East Midlands, Manchester, Birmingham, Durham y Tess Valley – Murcia a East Midlands, Manchester y BirminghamFlota13 aviones Boeing 737-300 y 737-500Precios por trayectoDesde 35,00 euros con impuestos

Compañía EasyJet (Inglaterra) Rutas desde España– Bilbao y Asturias a Londres Stansted – Barcelona a Ginebra, París, Basilea, Ámsterdam, Londres, Bristol, Liverpool, East Midlands y Newcastle – Madrid a Londres, Liverpool, Bristol, Ginebra, Berlín, París Orly – Alicante a Londres, Liverpool, Newcastle, East Midlands, Belfast, Dortmund, Ginebra y Bristol – Ibiza a Londres – Valencia a Berlín Schoeneteld, Bristol y Londres – Palma de Mallorca a Londres, Bristol, Basilea, Befast, Dortmund, Newcastle y Liverpool – Almería a Londres Stansted – Murcia Bristol – Málaga a Londres, Liverpool, Bristol, Belfast East Midlands y Newcastle

Flota73 aviones Boeing 737Precios por trayectoDesde 5,99 euros más impuestos

Compañia Germanwings (Alemania)

Rutas desde España– Madrid y palma de Mallorca a Stuttgart y Colonia – Barcelona a Stuttgart y Colonia – Ibiza a Colonia – Málaga a ColoniaFlota10 aviones Airbus A319 y A320Precios por trayectoDesde 19 euros, impuestos incluidos

Hapag-Lloyd Express (Alemania)Rutas desde España– Bilbao a Hannover, Stuttgart y Colonia – Palma de Mallorca y Valencia A Hannover, Colonia y Stuttgart – Almería a Berlín/Tegel, Hannóver, Munich y Stuttgart – Alicante, Fuerteventura, Gran Canaria, Ibiza, Málaga, La Palma y Lanzarote a Berlín/Tegel, Hannóver, Munich, Stuttgart, Hamburgo, Colonia y Bonn – Valencia a Hannóver y ColoniaFlota15 aviones Boeing 737-700, 737-500 y Fokker 100Precios por trayectoDesde 4,51 euros más impuestos

Compañia Jet2 (Inglaterra)Rutas desde España– Barcelona a Leeds Bradford – Palma de Mallorca a Leeds Bradford – Alicante a Leeds Bradford – Málaga a Leeds BradfordFlota4 aviones Boeing 737Precios por trayectoDesde 29 euros más impuestos

Compañia MyTravel-Lite (Inglaterra)Rutas desde España– Alicante a Birmingham – Almería a Birmingham – Barcelona a Birmingham – Málaga a Birmingham – Murcia a Birmingham y Manchester – Palma de Mallorca a Birmingham – Tenerife a Birmingham, Manchester y LondresFlota4 aviones Airbus A320Precios por trayectoDesde 10 euros más impuestos

Compañia Norwegian (Noruega)Rutas desde España– Murcia a Oslo, Stavanger, Bergen y Trondheim – Málaga a Oslo, Stavanger y BergenFlota8 aviones Boeing 737-300Precios por trayectoDesde 30 euros impuestos incluidos

Compañia Ryanair (Irlanda)

Rutas desde España– Barcelona a Bournemouth, Londres, Frankfurt, Glasgow, Bruselas, Milán, Birmingham y Dublin – Reus a Dublin, Frankfurt, Liverpool y Londres – Murcia a Londres, Dortmund, Liverpool, East Midlands y Glasgow – Jerez a Londres y Frankfurt – Santander a Frankfurt, Londres Stansted y Roma – Málaga a Dublín – Almería y Santiago de Compostela a Londres – Zaragoza a Milán y Londres Stanstead – Valladolid a Londres y Bruselas – Valencia a Londres, Milán y Roma – Granada a Liverpool y Londres – Girona a Dublín, East Midlands, Frankfurt, Glasgow, Londres, Liverpool, París, Milán, Roma, Venecia y Estocolmo

Flota100 aviones Boeing 737Precios por trayectoDesde 1,99 euros más impuestos

Compañia Sterling (Suecia)

Rutas desde España– Tenerife a Copenhague, Gran Canaria, Oslo y Estocolmo – Gran Canaria a Copenhague, Malmoe, Gothenburg, Estocolmo y Oslo – Málaga a Copenhague, Billund, Gothenburg, Estocolmo, Stavanger, Bergen y Oslo – Palma a Copenhague, Estocolmo, Gothenburg y Oslo – Alicante a Copenhague, Gothenburg, Malmo, Billund, Estocolmo, Stavanger, Bergen y Oslo – Barcelona a Copenhague, Oslo, Billund, Gothenburg y Estocolmo

Flota12 aviones Boeing 737-700 y 737-800

Precios por trayectoDesde 59,95 euros más impuestos

Compañia Transavia (Holanda) Rutas desde España– Alicante y Málaga a Ámsterdam y Rótterdam – Barcelona, Almería, Fuerteventura, Lanzarote, Madrid, Palma de Mallorca y Las Palmas a Ámsterdam – Reus A Rótterdam – Sevilla a ÁmsterdamFlota26 aviones Boeing 757-200, 737-700 y 737-800Precios por trayectoDesde 29,99 euros más impuestos

Compañia Virgin Express (Bélgica)Rutas desde España– Barcelona a Bruselas, Atenas, Copenhague, Génova, Lisboa, Niza, Milán y Roma – Palma, Valencia, Málaga y Murcia a Bruselas – Madrid a Bruselas, Atenas, Lisboa, Niza, Milán, Roma y Marsella – Málaga a BruselasFlota13 aviones Boeing 737-300 y 737-400Precios por trayectoDesde 27 euros más impuestos

Compañia Vueling Rutas desde España– Barcelona a Bilbao, Bruselas, Ibiza, Madrid, Málaga, Milán, Palma, París, Roma y Sevilla – Valencia a Bilbao, Bruselas, Ibiza, Milán, Palma, París y Sevilla – Bilbao a Málaga, Roma y ValenciaFlota9 aviones Precios por trayectoDesde 20 euros más impuestos

Compañia Aerlingus (Irlanda) Rutas desde España– Alicante, Barcelona y Málaga a Cork y Dublín – Bilbao, Gran Canaria, Lanzarote, Madrid, Sevilla, Tenerife y Valencia a Dublín

Flota33 aviones Airbus A320, A321, A330-300, A330.200, Boeing 737-500 y 737-400Precios por trayectoDesde 4 euros más impuestos

Compañia AlpiEagles (Italia)Rutas desde España– Barcelona a Venecia y Nápoles

Flota8 Fokker 100

Precios por trayectoDesde 49 euros más impuestos

Compañia Helvetic (Alemania)

Rutas desde España– Alicante, Barcelona, Madrid, Málaga, Palma, Mallorca, Valencia a Wáhren Sie y Zurich

Flota10 aviones Fokker 100

Precios por trayectoDesde 19 euros más impuestos

Compañia Monarch (Inglaterra)

Rutas desde España– Alicante a Birmingham, Londres y Manchester – Almería, Barcelona, Madrid, Menoría y Mallorca a Manchester – Gran Canaria, Granada, Lanzarote a Londres – Málaga y Tenerife a Birmingham, Londres y ManchesterFlota(?)

Precios por trayectoDesde 25 euros más impuestos