Ir de camping bien informado

Antes de elegir un área de acampada es importante conocer qué servicios mínimos ofrece y si estos se corresponden con la categoría del establecimiento
Por EROSKI Consumer 2 de septiembre de 2005

El camping es una alternativa por la que muchas personas se decantan para pasar sus vacaciones o simplemente para disfrutar de un fin de semana al aire libre. Así, los campings son espacios o terrenos acondicionados para facilitar la vida al aire libre, con fines turísticos, utilizando generalmente las tiendas de campaña o caravanas como residencia. Desde hace algunos años, muchos campings ofrecen también la posibilidad de alquilar bungalows de madera o viviendas similares dentro del recinto.

Los campings, como establecimientos públicos que son, deben cumplir una serie de obligaciones impuestas por el sector en cuanto a los servicios que deben prestar a los clientes. Por ello, se clasifican en cuatro categorías: «lujo», 1ª, 2ª y 3ª, en función de los servicios ofrecidos. Para que el usuario pueda diferenciarlos se utiliza una placa o distintivo colocada a la entrada del camping. Si se trata de un camping de lujo éste tendrá dibujadas en la placa cuatro tiendas de campaña o triángulos que indican su categoría y deberá disponer de agua caliente en todos los servicios sanitarios generales y duchas, teléfono en cabinas individuales y cajas fuertes también individuales.

No obstante, independientemente de la clasificación que le corresponda, un camping debe garantizar los siguientes servicios:

–Vallado y cierre de protección.

–Vigilancia permanente.

–Suministro de agua, que debe asegurarse mediante depósitos con una capacidad de almacenamiento comprendida entre uno y tres días de máximo consumo de agua potable. Como mínimo la dotación será de 200 litros por parcela y día.

–Lavabos y duchas.

–Suministro de electricidad y toma de corriente para caravanas, así como alumbrado de emergencia.

–Tratamiento y evacuación de aguas residuales, que garantice el saneamiento de la utilización completa de las dimensiones del camping.

–Sistema de seguridad contra incendios. Para ello es necesario que el camping disponga de un extintor por cada veinte parcelas, de modo que no exista ninguna parcela a una distancia del extintor superior a treinta metros.

–Botiquín de primeros auxilios y asistencia médica concertada.

El usuario del camping tiene derecho a estar informado de los precios y tarifas establecidas para cada servicio. Por consiguiente, los precios deben permanecer a la vista del público, normalmente expuestos a la entrada del establecimiento, especificando claramente las modalidades y servicios. En la factura o justificante de pago debe aparecer un desglose de los conceptos por los cuales se ha pagado. Se abonará por estancia, por vehículo, por tienda y por cualquier otro servicio complementario que ofrezca el camping distinto a los obligatorios que han de estar incluidos en la estancia.

En cuanto a la estancia, se pagará una tarifa por cada persona (los niños hasta los diez años abonan un precio inferior) que comprende el uso de las instalaciones comunes. Con respecto a la tarifa de la tienda de campaña, ésta estará en función de su número de plazas.

Por otra parte, el campista puede hacer uso de las instalaciones y disfrutar de la naturaleza sin olvidar las medidas de seguridad y de conservación del medio ambiente. Por seguridad, se recomienda utilizar equipos de camping no inflamables y en el interior de la tienda de campaña no encender velas sino usar lámparas eléctricas para así evitar riesgos.