Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Miedo a volar

Aproximadamente la cuarta parte de los pasajeros de un avión sufren un miedo intenso a volar o síntomas similares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 23 septiembre de 2005

En general, las personas controladoras, planificadoras y con un alto nivel de exigencia son las más propensas a padecer fobia a volar. El motivo de este miedo, incluso pánico en ocasiones, se debe, según un estudio del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, a que el individuo no puede controlar la situación cuando viaja en avión, puesto que pierde los puntos referenciales, terrenales, donde habitualmente se mueve.

El miedo y la evitación a volar puede estar compuesto de varios miedos a la vez. Así, una parte de las personas con fobia a volar padece únicamente miedo a volar, sin embargo, para otras personas este problema puede ser secundario a otros como un problema de claustrofobia, ya que volar implica permanecer en un sitio cerrado, de agorafobia porque en un avión es difícil escapar u obtener ayuda si ocurre algo o simplemente por miedo a las alturas.

Por otra parte, la mayoría de los pasajeros desconocen el funcionamiento del avión, por lo que les preocupa cualquier alteración, ruido o turbulencia que se pueda suceder durante el vuelo provocando una mayor ansiedad al volar. Otro factor que favorece la aparición de esta fobia es el miedo a tener un accidente aéreo o recordar accidentes mortales de aviones vistos en los medios de comunicación.

Es imprescindible no dejarse influir por los accidentes de aviación, ya que la propia percepción del riesgo influye negativamente, aunque cada día emprendemos, con total convencimiento, riesgos mayores que el hecho de volar. Está probado que muere mayor número de personas en accidentes de carretera que en accidentes aéreos; en cambio, el automóvil inspira mucha más confianza debido a que es el propio conductor quien lleva el control.

El miedo a volar es responsable de trastornos psicosomáticos, pero puede llegar a provocar daños físicos. La escala de reacciones que se producen ante el miedo va de leves sensaciones de angustia hasta el pánico. Los síntomas específicos que puede sufrir una persona con fobia a volar suelen ser palpitaciones, sudoración, taquicardia, temblores, molestias en el estómago, sensación de falta de aire, de ahogo, tensión muscular, vómitos, etc. Cada persona tiene una vía facilitada para manifestar su ansiedad aunque el mejor remedio ante un ataque de pánico es controlar la respiración, especialmente la abdominal, y practicar algunas técnicas de relajación.

Otra consecuencia del miedo a volar es que el individuo intenta evitar todas estas situaciones o bien vuela tomando tranquilizantes o consumiendo alcohol antes o durante el vuelo para tratar de proteger el intenso malestar que experimenta. Si bien, estas rutinas no son muy aconsejables.

Por último, hay gente que piensa que es mejor quedarse sin dormir la noche anterior para hacerlo en el avión, pero es recomendable descansar antes de un vuelo. Esta creencia es falsa, ya que la reactividad del sistema nervioso se incrementa y se puede producir una mayor ansiedad. Igualmente el pasajero debe alimentarse dos o tres horas antes de subir al avión porque el estrés consume glucosa y hay que tomar hidratos de carbono en las horas previas al vuelo.

Etiquetas:

miedo síntomas volar

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones