Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Viaje en ferry

Los ferries cubren trayectos más cortos que un crucero, pero permiten viajar con vehículos y la mayoría admite mascotas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 julio de 2007
Img ferry Imagen: Matt

Los ferries son los autobuses del mar. Su principal característica es que viajan de un punto a otro de manera regular y con una duración que oscila entre media hora y varios días. Se diferencian de un crucero en que no cubren distancias demasiado largas y sólo admiten una parada, una vez que se llega al lugar de destino. Su principal ventaja es que permiten viajar con el vehículo a bordo e, incluso, la mayoría no se opone a transportar mascotas. También son una alternativa para quienes tienen miedo a volar. Además, suelen estar acondicionados para trasladar a personas con movilidad reducida y, en los trayectos más largos, disponen de restaurante, cafetería y hasta sala de cine. No obstante, si viaja con niños pequeños conviene confirmar que el ferry cuenta con cambiadores para bebés y zonas de juegos, así como hacerse a la idea de que está prohibido viajar en la cubierta del barco por una razón de seguridad.

Aspectos a tener en cuenta

/imgs/2007/07/ferry.jpg

Un ferry es una embarcación que enlaza dos puntos de manera regular, es decir, que cubre siempre el mismo trayecto. Los recorridos pueden durar desde media hora a varios días, aunque no se trata de un crucero. “Un ferry transporta pasajeros, vehículos y mercancías rodadas entre destinos. Un crucero sólo transporta pasajeros en un tour”, precisa Joan Cerdà, desde la naviera Baleària, especializada en el transporte interinsular. Su misión es, por lo tanto, unir dos puntos separados por mar, por lo que son una alternativa para las personas que tienen miedo a volar o, simplemente, les gusta disfrutar de un viaje en barco. Otra de las ventajas es que a menudo permiten viajar con animales domésticos. Incluso algunas compañías no cobran por este servicio. Lo que sí hay que hacer es informar de la presencia del animal, tanto al hacer la reserva como al comprar el billete y en el momento del embarque. En ocasiones también es necesario presentar la documentación sanitaria.

Si se viaja con perros es necesario que estén sujetos con correa y bozal, ya que la aglomeración de personas puede llegar a alterar su comportamiento. El resto de animales de compañía deben embarcar siempre dentro de una jaula o caja. Posteriormente, durante el trayecto, suelen descansar en otras jaulas acondicionadas por la propia compañía, aunque algunas empresas permiten a los propietarios viajar con sus mascotas en la cubierta o en los salones, siempre que no molesten al resto de pasajeros y pasajeras. En el caso de los perros guía, la normativa específica permite que permanezcan con sus dueños y que tengan libre acceso a los mismos lugares que estos.

Si se viaja con perros es necesario que estén sujetos con correa y bozal, ya que la aglomeración de personas puede llegar a alterar su comportamiento

Por otro lado, la mayoría de los ferries están acondicionados para trasladar a personas con movilidad reducida. Cuentan con rampas, ascensores, plataformas salvaescaleras o baños habilitados a sus necesidades. Aunque tampoco está de más que, al hacer la reserva, se confirme que esto es así. Durante el embarque, acomodo, viaje y desembarque, el personal del ferry se encarga de la atención a estos pasajeros. Los miembros de la tripulación son los más indicados para acompañar a estas personas y precisar cuál es el lugar idóneo para realizar la travesía.

Equipaje de mano

No suele ser necesario facturar las maletas ni el equipaje de mano. Los ferries cuentan con maleteros donde dejar los bultos, aunque en algunos trayectos estos maleteros permanecen cerrados. Hay que asegurarse de que las maletas no contienen algún objeto que se vaya a necesitar durante el trayecto. Si se opta por viajar con el vehículo, el equipaje debe colocarse en su interior. Desde la Asociación para la Defensa del Turista (ASDETOUR), recuerdan que en el caso de pérdida o deterioro del equipaje así como cuando el vehículo resulte dañado, la compañía debe indemnizar al pasajero. Asimismo, recalcan que por el transporte de un vehículo “se cobra una tarifa suplementaria” y que la anulación del billete o su aplazamiento suele conllevar unos gastos entre el 10% y el 20%, según el momento en el que se realiza.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones