Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Mejora de la eficiencia energética de los edificios

Desde el 1 de enero de 2006 los miembros de la UE deben aplicar la nueva normativa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 enero de 2006
Desde el 1 de enero de este año todos los Estados miembros de la Unión Europea han incorporado a sus normativas nacionales la directiva comunitaria relativa a la eficiencia energética de los edificios.

Se trata de la Directiva 2002/91/CE, que persigue la aplicación de una legislación común para calcular la eficiencia energética de los edificios de la Unión Europea. Para ello, los países miembros deben tener, además de unas normas mínimas, un sistema de certificación de los edificios que vigile la eficacia en el ahorro energético.

Entre las medidas que se han de tomar destacan las inspecciones periódicas que se efectuarán en las calderas e instalaciones de aire acondicionado para comprobar tanto su eficiencia energética como el nivel de emisiones contaminantes, según indica la Dirección General de Energía y Transportes de la Comisión Europea.

Se inspeccionarán todas las calderas de potencia superior a 20 kw cuya alimentación sea por combustibles no renovables. Las que tengan una potencia igual o mayor de 100 kw recibirán la visita de un inspector dos veces al año si son del tipo citado, mientras que si se alimentan de gas las inspecciones serán cada cuatro años.

El aislamiento térmico, el sistema de calefacción y aire acondicionado, la ventilación natural y la iluminación y el calentamiento pasivo por el sol son los parámetros que fija la normativa para calcular la eficiencia energética de los edificios.

Esta normativa prevé que las normas de eficiencia energética se aplicarán a todos los edificios construidos a partir del 1 de enero de 2006. Las construcciones de más de 1.000 metros cuadrados deberán tener un estudio completo previo de viabilidad de los sistemas de calefacción y abastecimiento energético alternativos. Además, deberán exponer de manera pública los certificados de eficiencia energética pertinentes.

En cuanto al comprador de un inmueble, los vendedores están obligados a proporcionar a los futuros compradores un certificado energético del edificio. Con ello se persigue que los consumidores estén informados y tengan una mayor capacidad de elección.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones