Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Reserva de vivienda nueva

Es un proceso complicado en el que nunca está de más el asesoramiento de un experto, especialmente a la hora de firmar el contrato de compraventa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 23 febrero de 2007

Comprar una vivienda sobre el plano o en construcción presenta cierta complejidad. Algunos escollos se derivan de la dificultad de obtener información precisa sobre la promoción en cuestión. Aunque la publicidad realizada por la constructora tiene carácter vinculante, el cliente debe protegerse ante posibles cláusulas abusivas; asegurarse de que los documentos no induzcan a error sobre la naturaleza del texto y, en concreto, prestar atención a la posibilidad que tiene el vendedor de desistir o modificar las condiciones del contrato. Antes de firmar se deben aclarar las cláusulas dudosas: concretamente en el contrato de la compraventa hay que tener cuidado con las referentes a los gastos de subrogación si el comprador se hace cargo de la hipoteca del promotor, las que imputan al comprador ciertos impuestos cuyo sujeto pasivo es el vendedor o las que permiten la alteración unilateral de las calidades del inmueble o del precio del mismo.

Necesidad de información

/imgs/2007/02/plano01d.jpg

Una vez que una persona planea adquirir una vivienda nueva suele ser bastante habitual que se interese por una o varias promociones de casas en construcción. Es entonces cuando se da cuenta de que necesita información muy precisa y de que no es fácil obtenerla. ¿Por qué? Porque la edificación de obra nueva está sujeta a una numerosa normativa; puede verse retrasada o modificada por decisiones políticas o dificultades administrativas, y el promotor no se arriesga a dar precios ni a presentar planos hasta tenerlo todo ‘bien atado’.

El problema es que, pese a que 2006 acabó con cerca de 576.000 viviendas nuevas terminadas en España, la demanda sigue siendo muy alta en casi todo el país. Entonces, ¿cómo puede el comprador elegir, saber cuántas viviendas quedan disponibles, cuáles son los planos definitivos, las condiciones de pago, la calidad de los materiales, los plazos de entrega y precio final? Con mucha paciencia. Primero apuntándose en una lista como solicitante y después interesándose periódicamente por teléfono o por e-mail.

Luego se abre un periodo de negociación más o menos dilatado en el tiempo, según el alcance de la obra. Ante la alternativa de esperar a que la promotora cuelgue el cartel en la obra, es bastante probable que no se tenga la misma posibilidad de escoger y tampoco es seguro que se pague el mismo precio por la vivienda respecto a quienes la reservaron con anterioridad.

Después de que el comprador haya elegido el piso, la plaza de garaje o la vivienda unifamiliar en cuestión, firmará el contrato de promesa de compraventa, un acuerdo con valor contractual en el que el vendedor promete vender y el comprador adquirir ese bien determinado. La promesa de comprar o vender da derecho a los firmantes a exigirse recíprocamente el cumplimiento de lo pactado. En caso contrario, podrían reclamarse daños y perjuicios.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones