Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

¿Se puede llevar una dieta saludable con el salario mínimo?

Hay alimentos básicos que no pueden faltar en un menú que se conciba como equilibrado y saludable

Imagen: Polycart

Cuatro millones y medio de trabajadores ganan menos de 1.218 euros al mes, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE). La cifra -que no contempla a los autónomos ni, desde luego, a los parados- representa a casi 2 de cada 10 asalariados del país. De ellos, el 44% gana menos de mil euros mensuales y un 6% percibe el salario mínimo: 641 euros al mes. ¿Es posible llevar una dieta saludable con este presupuesto cuando, además, hay que hacer frente a otros gastos? Manutención, suministros domésticos, hipoteca (o alquiler)... y una crisis que ha elevado la tasa del paro al 25% y dibuja el alarmante escenario en el que cada vez hay menos hogares donde todas las personas trabajan. Durante 2012, más de medio millón de familias han visto cómo uno de sus miembros se quedaba sin empleo. ¿Se puede comer bien en tiempos de crisis si el ingreso mensual no supera los 650 euros al mes? El siguiente reportaje intenta responder a esta pregunta.

Los alimentos básicos de un menú sano y económico

Frutas, hortalizas y pescados son alimentos frescos que, según el Observatorio de precios del Comercio Minorista, se han encarecido en el último año. Al mismo tiempo, son alimentos básicos que no pueden faltar, en su justa medida, en un menú que se conciba como equilibrado y saludable. Su distribución a lo largo del día o de la semana se ha de combinar con otros que complementen energéticamente la dieta, como el arroz, las legumbres, la pasta o el pan.

La limitación en el presupuesto alimentario puede conducir a una alimentación deficitaria y repercutir en la salud de sus consumidores, si no se atiende a la compra con criterio y se adquieren en modo adecuado estos alimentos "básicos", que se distinguen del resto porque su presencia es fundamental en una dieta sana y equilibrada. El objetivo es conformar un menú diario a un precio mínimo que sea garantía de una nutrición suficiente y saludable, además de sabrosa. Se deben elegir los alimentos que, dentro de cada grupo, reporten un beneficio nutricional similar al menor coste.

Legumbres, "proteínas" a cucharadas. Quienes vivieron una crisis económica anterior ya añadían arroz al guiso de legumbres para conformar un plato energético y nutritivo, a un precio más asequible que la carne. Ahora es un buen momento para recuperar los platos de cuchara, como los guisos de legumbres con arroz y verduras, que representan platos económicos, sabrosos y básicos para una dieta equilibrada.

Los guisos de legumbres con arroz y verduras son platos económicos, sabrosos y básicos para una dieta equilibrada

El recetario de EROSKI CONSUMER recopila 12 propuestas de cocidos de legumbres que, por un euro y medio por comensal, proporcionan un aporte energético y nutritivo suficiente, incluso, para convertirlos en plato único. Al combinarlas con arroz, una sopa o un trozo de pan, la proteína está garantizada, hasta el punto de ser buenos sustitutos de la carne, un alimento reconocido por la calidad de sus proteínas. Todas las variedades de legumbres tienen hueco en esta propuesta de menú económico y sano: garbanzos con apio y zanahoria, lentejas con puré de calabaza, alubias negras con berza y patata, guisantes con huevo y refrito de cebolleta, alubias blancas a la portuguesa.

  • La propuesta es incluir un plato principal de legumbres al menos tres días por semana.

Frutas, hortalizas y verdura, del tiempo. Ahora más que nunca, es el momento de escoger la fruta y las verduras de la estación, a un precio más razonable que otras variedades que se comercializan fuera de temporada. Hay variedades de manzanas, peras y naranjas en las distintas estaciones, por lo que estas nutritivas frutas serán las elegidas en un menú ajustado de presupuesto.

Las frutas y verduras de temporada resultan muy nutritivas y más sabrosas a un precio razonable

También se pueden comprar las frutas estacionales más delicadas, como las fresas, las cerezas, los melocotones o albaricoques en momentos puntuales (ofertas) porque interesa que se vendan a tiempo, antes de que se estropeen. Una ensalada al día en plato pequeño o como guarnición es un hábito sano al que conviene acostumbrarse. Se elegirán las hortalizas más comunes: lechuga y escarola combinadas con cebolla y zanahoria, y en temporada, los tomates y los pimientos. La combinación o alternancia de todos ellos aporta a la dieta, junto con las frutas y el resto de verduras, nutrientes reguladores (vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes). Entre las verduras, las más estacionales son a menudo las más asequibles, si bien conviene estar atento a las promociones: berza, coliflor, puerros y zanahorias, endibias, lechugas, escarolas y cogollos en invierno y principios de primavera; judías verdes en verano u otras como el calabacín, la berenjena, etc. Si el clima ha sido adecuado, se pueden encontrar a precios asequibles el cardo y las alcachofas. Muchas de ellas siempre están disponibles y a un precio económico si se adquieren ultracongeladas o en conserva sencilla, cocidas solo con agua y sal.

  • Comer una o dos piezas de fruta al día sería lo recomendable. Para ello se proponen diversas ideas, como tomar la fruta en macedonia o mezclada con otra en almíbar. Esta combinación ayuda en gran medida a resolver la dificultad de comer fruta a diario. A su vez, la parte aprovechable muy madura sirve para hacer compotas, purés como guarnición de carnes o pescados, o batidos mezclados con yogur o leche.

Arroz, pasta, patata y pan, alternar su consumo. Los cuatro tipos de alimentos destacan por su contenido en hidratos de carbono y dan lugar a platos energéticos, de consumo necesario para hacer frente al esfuerzo físico y mental diarios. La mayor variabilidad en el precio corresponde con frecuencia al pan, mientras que arroces, pasta y patatas registran precios más estables.

Arroz, pasta, patatas y legumbres pueden alternarse con pan para conformar un menú suficiente y equilibrado

Añadir trozos de carne o de pescado a los cocidos de arroz, pasta, patatas o legumbres, propicia una receta con una composición nutritiva suficiente para servirse como plato único. Es el caso de las recetas de arroz con pollo y pimiento rojo, a la cubana, paella de conejo o con bacalao. Son recetas contundentes y completas las de espaguetis con mejillones y atún en conserva, espaguetis con jamón york y palitos de cangrejo, coditos de pasta con bacon y guisantes y las de patata rellenas de carne, en guiso con calamar grande, las croquetas de patata y champiñones o cocidas y gratinadas con palitos de cangrejo.

  • El arroz y la pasta pueden alternarse con el pan para planificar una comida equilibrada, salvo que por el tipo de condición física o laboral se requiera un mayor aporte de energía, para lo cual todos ellos serán imprescindibles.

Pescados todas las semanas. El pescado fresco de oferta, limpio de espinas y tripas, admite la congelación con la garantía de aprovecharlo en los momentos en que el precio de este alimento básico suba. Las conservas de pescado (atún, sardinas, caballa...) o de marisco (mejillones, chipirones...) son una alternativa valiosa para incluir estos alimentos en la dieta diaria, ya sea en ensaladas, mezclados con el arroz y la pasta, en rellenos de pimientos e, incluso, en tortilla.

  • El pescado como plato principal debería estar presente al menos 3 días por semana, además de ser ingrediente de otros platos.

Pollo, pavo y conejo, carnes magras a buen precio. ¿Qué necesidad hay de comer carnes rojas si las blancas como el pollo, el pavo o el conejo son más baratas, tan nutritivas e incluso más saludables? Así lo expresa la cocinera Elena Figueras en su libro titulado "Banquete mileurista: recetas fáciles para meses difíciles", dedicado en especial a hacer más llevaderas y sabrosas las comidas en caso de presupuestos ajustados.

Las carnes blancas son tan nutritivas como las rojas y más saludables

Este tipo de carnes admiten cocinarse de todas las formas imaginables: a la plancha, al horno, empanadas y fritas, salteadas, guisadas o estofadas, en paella, como ingrediente de platos de pasta, con patatas... Sugiere Figueras que la idea es comprar un pollo entero, partirlo por piezas y consumir por un lado la pechuga y por otro, los muslos y las alas. El resto de partes servirán para hacer sopa, al hervirlas en agua con verduras. La combinación de estos alimentos con verduras, como en el caso de pollo con salsa de berenjenas o conejo a la cazuela con verduras, da como resultado un plato muy sabroso y más equilibrado.

  • Las carnes blancas son un ejemplo de alimentos nutritivos que se acomodan al bolsillo y a la salud.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto