Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Las cuatro mejores frutas para tomar después de ir a la playa

Sandía, melón, melocotón y ciruela son frutas frescas de temporada muy nutritivas para hidratarse después de un día de playa

  • Autor: Por MARÍA MANERA
  • Última actualización: 9 de julio de 2013
Imagen: Darren Kirby

Sandía, melón, melocotón y ciruela. Estas cuatro frutas están compuestas por más de un 80% de agua. Por ello, después de nadar, jugar a la pelota y pasear por la orilla de la playa, son idóneas para calmar la sed y el apetito. La exposición solar intensa y prolongada puede facilitar la deshidratación, por lo que es importante beber suficientes líquidos y consumir alimentos ricos en agua. Esta calma la sed como ninguna otra bebida y es la más saludable. En la playa y en cualquier ambiente caluroso, es imprescindible asegurar una ingesta hídrica suficiente, por lo que se debería llevar encima una botella de agua para beber de vez en cuando. Además, para calmar el apetito tras tanto movimiento, qué mejor que escoger alimentos nutritivos, que aporten una cantidad importante de agua y contribuyan a una adecuada hidratación. A continuación, una selección de las cuatro frutas idóneas para hidratarse en la playa y trucos prácticos para lograr este objetivo en verano.

Frutas de verano: la mejor selección para hidratarse

Las cuatro frutas de verano seleccionadas -idóneas para llevar a la playa- se caracterizan por contener más de un 80% de agua en su composición. Por este motivo, su aportación calórica es escasa, ronda las 25-50 kcal/100g. A pesar de compartir muchas similitudes, cada una se caracteriza por determinadas peculiaridades:

  • Sandía. Es la fruta que mayor cantidad de agua contiene, alrededor del 90%-95% de su peso, por lo que su aporte energético es muy bajo (27 kcal por 100 gramos de porción comestible) y tiene pocos macronutrientes, la mayoría de los cuales son hidratos de carbono. Contiene, eso sí, cantidades apreciables de diversas vitaminas y minerales. En su composición, destaca el contenido en licopeno, un carotenoide al que se atribuyen propiedades saludables, como la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular y de determinados tipos de cáncer, en especial, el de próstata.

  • Melón. Con una composición nutricional similar a la de la sandía, el melón se distingue por su aporte de vitamina C y ácido fólico. En concreto, 100 gramos de melón proporcionan la mitad de la dosis diaria recomendada de vitamina C. Algunas variedades de melón, como el Cantaloupe, son una de las frutas con mayor contenido en ácido fólico.

  • Melocotón. Esta fruta de piel suave, con aroma y sabor dulce, aporta mucha agua y pocas calorías. Contiene una cantidad significativa de distintos tipos de fibra, que contribuyen a mejorar el tránsito intestinal. De las pequeñas cantidades de vitaminas con que cuenta, destaca la vitamina C. Un melocotón de unos 250 gramos cubre el 25% de las ingestas diarias recomendadas de esta vitamina. Su pulpa amarillenta es indicativa de carotenoides, con actividad pro-vitamina A y antioxidante.

  • Ciruela. Hay más de 200 variedades, aunque las más conocidas se clasifican según su color: las ciruelas amarillas (de sabor ácido y abundante jugo), las rojas (con mucho jugo y un sabor más dulce que las amarillas), las negras y las verdes (también denominadas Claudias, firmes, jugosas y muy dulces). Las ciruelas contienen una cantidad importante de fibra que, junto con otros compuestos que estimulan los movimientos peristálticos del intestino, facilitan el tránsito intestinal. Las variedades rojas contienen antocianinas, compuestos con actividad antioxidante.

Trucos para hidratarse en la playa

Se aconseja almacenar la fruta que se llevará a la playa en una fiambrera con un acumulador de frío

En el momento de escoger las frutas para el picnic playero, hay que tener en cuenta la conservación de la temperatura y minimizar la manipulación. En primer lugar, se aconseja almacenar la fruta en una fiambrera con un acumulador de frío (placas de agua congelada). De esta manera, se garantiza el mantenimiento de las condiciones higiénicas y las piezas se pueden consumir frescas. Al llegar de la playa, se pueden tener listas varias preparaciones de fruta fresca en la nevera: dados de sandía, brochetas de sandía, melón y otras frutas, albaricoques y ciruelas, gazpacho frío de melón, macedonia de melocotón y kiwi, etc.

Durante las horas de playa y después, es imprescindible además beber agua. Esto puede ser más fácil en casa o en el hotel, ya que en la playa no siempre se dispone de una fuente, un botellín o un chiringuito donde comprarlo. Para conseguir que el agua se mantenga a una temperatura fresca durante unas horas -lo que garantizará una ingesta más agradable-, se puede congelar una botella con agua la noche anterior. Con el calor del día, en la playa, se descongelará de manera progresiva, pero se mantendrá fría.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto