Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Caldo casero, economía en la cocina

Para preparar un caldo casero con sustancia, solo hace falta escoger bien los ingredientes y conocer un par de trucos de cocina

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Última actualización: 21 de octubre de 2015
Imagen: Photosiber

Preparar un caldo en casa es muy sencillo. Solo hace falta tener unos cuantos ingredientes en la despensa, ya sean crudos o bien sobras de alguna comida (como medio pollo asado, un poco de zancarrón en salsa o alguna rodaja de pescado). Lo idóneo es elaborar los caldos con productos crudos y frescos, pero la economía del aprovechamiento invita a revisar el fondo de nevera o de congelador en el momento que se decida hacer este plato. A continuación, se proponen ideas para obtener un caldo sustancioso en tres pasos, se distinguen los tipos de caldos y se brindan trucos prácticos para prepararlos.

Caldo casero y sustancioso en tres pasos

Imagen: CONSUMER EROSKI

Los caldos son unos líquidos sustanciosos que resultan de cocer en agua varios alimentos, entre ellos verduras y hortalizas, como puerros, zanahorias, cebollas o ajos e, incluso, alguna rama de apio. Estos vegetales se cuecen con otros alimentos proteicos (carnes y aves o pescados y mariscos) que no se pueden cocinar de otro modo, ya sea por su dureza o por su aspecto. De ahí que en los caldos se utilicen huesos, carcasas de ave y partes de carne muy duras con tendones o, en el caso de los pescados, trozos de cabezas o espinas. No obstante, hay tres pasos infalibles para elaborar un buen caldo:

  • 1. El principal secreto para hacer un buen caldo, que sea rico y sustancioso, es comenzar la cocción con todos los ingredientes "en frío", es decir, a temperatura ambiente.
  • 2. Si se quiere hacer sopa de cocido, en una cazuela se colocan las verduras y hortalizas, la carne o el pescado, las hierbas aromáticas y las legumbres (como un puñado de garbanzos). También puede añadirse un vasito de vino.
  • 3. Se cubren los ingredientes con agua fría y se lleva todo al fuego. Este detalle es muy importante, porque si los ingredientes y el agua están a la misma temperatura, el caldo quedará más sustancioso. Si, en cambio, se introducen en agua hirviendo, la propia temperatura formará una capa superficial en los alimentos que impedirá que parte de sus nutrientes pasen a formar parte del caldo; en consecuencia, quedará más deslavado.

Tipos de caldos

Como en casi todos los platos, la elaboración de un caldo es muy personal. Su sabor y su consistencia dependerán de qué ingredientes se escojan y de la cantidad de la que se disponga. No obstante, hay dos variedades de ingredientes principales que dependen del componente proteico: los de carne y ave y los de pescado y mariscos.

Imagen: CONSUMER EROSKI

1. Caldos de carne y ave. Sobre esta variedad hay un dicho popular, que se cumple: cuantos más ingredientes se añaden, más sustancia tendrá. Una buena selección podría ser: unos trozos de zancarrón, un trocito de falda, un hueso de cañada, un poco de gallina y un puñado de garbanzos metidos en un saquito para que no se esparzan por el caldo.

  • Las verduras pueden añadirse en crudo, a medio cocinar, e, incluso, un poco tostadas para que den un cierto color ámbar al caldo.
  • También se pueden tostar un poco las piezas de carne antes de ponerlas a cocinar. De este modo, además de darle un sabor peculiar al caldo, le aportarán un color marrón muy interesante.

La cocción de los caldos de carne suele tardar entre dos y tres horas, aunque el tiempo puede aumentar en función del volumen del caldo y del género que se ha utilizado. Una vez que se ha hecho, es posible elaborar sopas (sopa de ajo castellana o de cocido), salsas (española o de hongos) o bien colarlo y clarificarlo para usarlo como un consomé.

Imagen: CONSUMER EROSKI

2. Caldos de pescado y marisco. También se les llama fumet. Esta preparación se cocina con piezas enteras de pescado o con las espinas, por lo general, de pescados blancos. Se utilizan sobre todo el congrio, el cabracho y los trozos de la cabeza del rape, aunque también pueden usarse las aletas o las cáscaras de mariscos que se han despiezado.

  • Para las verduras, conviene elegir las que son blancas o verdes, como los puerros, las cebollas o los ajos. En cambio, se desaconseja utilizar zanahorias, puesto que pueden colorear el caldo.
  • La cocción de este caldo tarda menos que la del caldo de carne: entre 45 y 60 minutos. De hecho, no conviene excederse de ese tiempo, ya que las espinas se deshacen y dejan un sabor amargo en el caldo.
  • Una vez que está cocinado, se cuela y se puede emplear para elaborar cremas de mariscos o salsas, como la verde o la marinera.

Etiquetas:

caldo, cocinar


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto