Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Carpintería

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Imitar la textura del roble

La técnica de la veladura simula este acabado de forma muy realista, ya que permite dibujar incluso las vetas y los nudos

Imagen: Beniamin Pop

La madera de roble se puede imitar de manera sencilla. Sobre todo en puertas y muebles, se recurre a una especie de tinte denominado veladura, que colorea las superficies y permite dibujar sobre ellas el veteado original de esta especie. La consistencia de la veladura es ligera y su color, semitransparente, por lo que se puede pintar y borrar tantas veces como sea necesario.

Con esta técnica se transforma una superficie lisa en un fondo veteado. Un molde de goma con el dibujo de las vetas es la clave: se arrastra por toda la superficie y, con ligeros movimientos de muñeca, permite dibujar incluso los nudos característicos de la madera.

Veladura al aceite o al agua

Según los productos que se utilicen, la veladura puede ser al aceite o al agua.

  • Al aceite. Mezcla una parte de barniz con otra de aceite de linaza y dos partes de aguarrás o disolvente. Esta combinación dota a las superficies de una capa protectora de gran resistencia. Además, de acuerdo al barniz empleado, se consigue un aspecto brillante, mate o satinado.
  • Al agua. Combina cuatro partes de agua con una parte de pintura plástica y otra de látex.

Para dotar de color a la veladura es necesario añadir pintura a las mezclas anteriores. En la veladura al aceite se puede utilizar óleo, que antes de incorporarse debe ser disuelto en aguarrás. Cuando se trabaje con mezclas al agua, nunca se puede recurrir al óleo, sino a tintes universales. Estos se añaden al agua y, a continuación, se vierten el látex y la pintura plástica.

Inconvenientes

La veladura al aceite permite trabajar con más margen de tiempo, puesto que la mezcla tarda en secar. No obstante, entre sus inconvenientes, destaca la tendencia a amarillear con el paso del tiempo.

La veladura al aceite amarillea con el tiempo, mientras que al agua requiere, a veces, un retardador de secado

Respecto a la veladura al agua, no amarillea pero seca muy rápido, por lo que en ocasiones requiere un retardador para trabajar con tranquilidad. Además, es necesario que la pared esté bien sellada, resbaladiza y, si se trabaja sobre una base de pintura al aceite, la veladura no se adhiere.

Etiquetas:

aceite, agua, pintura, roble, veladura


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto